Publicidad

Amalia Andrade y su debut en el teatro con “Las cosas maravillosas”

Esta obra cuyas funciones se realizan desde el 14 de febrero hasta el 1 de marzo en Estudio de la Piña, abarca temáticas de salud mental, como la depresión y el suicidio, con una franqueza mordaz y un gran sentido del humor.

Daniela Suárez Zuluaga
15 de febrero de 2023 - 01:03 p. m.
La obra es un monólogo, parcialmente interactivo, en formato 360º, es decir que Amalia está en el centro y el público a su alrededor.
La obra es un monólogo, parcialmente interactivo, en formato 360º, es decir que Amalia está en el centro y el público a su alrededor.
Foto: Cortesía

La escritora, periodista e ilustradora colombiana Amalia Andrade, reconocida principalmente por sus libros: “Uno siempre cambia el amor de su vida”, “Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas”, debuta en los escenarios presentando “Todas Las Cosas Maravillosas”. Esta es la primera adaptación para Latinoamérica del aclamado monólogo “Every Brilliant Thing”, el cuál ha sido interpretado en diversos escenarios alrededor del mundo.

Esta obra es en formato 360º, es decir que Amalia está en el centro del teatro y el público a su alrededor. Esta obra es un monólogo, parcialmente interactivo, donde el público tiene la opción, más no la obligación, de involucrarse para momentos especiales dentro de la narrativa. Lo cual hace de la experiencia algo único.

“Todas Las Cosas Maravillosas” es una obra difícil de categorizar, si bien usa la comedia para hablar con candidez sobre temas difíciles, también aborda con sensibilidad y el poder que otorga hablar desde la experiencia temas como la depresión y el suicidio. Es una obra que deja al público reflexionando pero a la vez genera una ligereza en el espíritu. Además es una oportunidad para poder abordar temas de los que no se habla mucho socialmente y menos en Colombia.

Sigue a El Espectador en WhatsApp

Gracias a los temas que Amalia ha tratado en sus libros, se ha convertido en una vocera de la consciencia de la salud mental y al siempre haber soñado con ser actriz de teatro, toma la decisión de cumplir este sueño junto a Esteban Godoy, el director, para llevar a cabo una obra nunca antes vista en Colombia.

¿De qué trata la obra?

Tienes siete años. Un día papá te recoge en el colegio para llevarte a una clínica donde está mamá. Dice que ella hizo algo estúpido. Le está costando encontrar razones para ser feliz. En un balance perfecto entre evocar lo complejo de la vida y celebrar todo lo que es hermoso de ella.

“Todas Las Cosas Maravillosas” explora con una franqueza mordaz y gran sentido del humor la dura realidad de la depresión y la impotencia que se siente cuando no puedes hacer feliz a alguien que amas.

Esta obra trata temas sobre salud mental, depresión y suicidio. Si sientes que necesitas ayuda en alguno de estos temas, comunícate con la fundación Porque Quiero Estar Bien: porquequieroestarbien.com.

Un espacio con Amalia Andrade

¿Cómo llega ese proyecto a usted y por qué decide hacer parte de él?

Es una historia muy bonita, y como todos los grandes proyectos de los que he tenido la fortuna de participar (incluidos mis libros), sucedió como una conversación entre amigos. Hubo un momento en mi vida en el que quise trascender más allá de los libros para seguir hablando de los temas que amo, porque soy consciente de que hay otras expresiones artísticas que tocan de manera diferente a los demás... vi esta obra, que es una adaptación del aclamado monólogo “Every Brilliant Thing”, y un día fui a tomarme un café con Juancho Muñoz, que está a la cabeza de Moon Enterntainment, y le dije que yo quería hacer el monólogo. Él aceptó sin pensarlo.

Cuéntenos un poco sobre el formato de “Las cosas maravillosas”, donde es usted la que está en medio del público...

La obra está concebida desde su origen como un formato 360° y nosotros estamos honrando a los creadores en ese sentido, pero la razón fundamental es porque es una obra interactiva, eso significa que el público participa.... quiero aclarar que no todo el mundo debe interactuar, si a alguien le da pena y no lo quiere hacer, no hay ningún problema. Es muy vivencial, donde independientemente de la cantidad de personas que estén en la sala el tema es muy íntimo y ese 360° permite que se desarrolle la historia en su naturaleza más verdadera, que es alguien contando algo profundamente privado y transformador para su vida involucrando a los otros como personas que, a su manera, hacen parte de la historia y pueden sentir empatía con ella.

La obra es difícil de categorizar, porque aunque tiene comedia, toca temas complejos como la depresión, la ansiedad y el suicidio, ¿cuál es la importancia de hablar sobre salud mental hoy? ¿cómo se utiliza la comedia en este caso?

Creo que sigue habiendo mucho tabú y demasiada desinformación sobre estos temas, sobre todo cuando se habla del suicidio. Me parece que son temas fundamentales, porque el acceso al tratamiento y la información debería dejar de ser un privilegio, no se nos puede olvidar que la salud mental es un tema de salud pública, y al mismo tiempo debería ser un tema en el que seamos educados todos como sociedad. El arte es un espacio maravilloso para quitarle la máscara a temas que pueden ser muy difíciles, y que no se tocan... la manera en la que se abordan estos temas en la obra es con mucho corazón y humor a la vez. Es una genialidad la forma en la que está escrita. A través del humor es más fácil, bonito y directo hablar sobre estos temas que traen tanto dolor.

¿Cuál fue la diferencia entre escribir sobre salud mental y llevarlo a las tablas? son formatos distintos...

Fue un proceso increíble, una de las razones por las cuales todos accedimos a hacer esto, es porque la obra es muy generosa con el sentir de las personas, ni siquiera importó que yo no tuviera una experiencia actoral previa, simplemente buscábamos contar la historia de una forma verídica, y creo que Esteban fue una parte fundamental para que esto pasara. Es un reto que me da pánico y ha sido muy miedoso porque es algo nuevo para mí, y al mismo tiempo esta obra tiene tantos paralelos por mi propia obra, que me siento un poco en casa, sostenida por una red segura.

Temas recomendados:

Sigue a El Espectador en WhatsAppSíguenos en Google Noticias

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar