Ya se conocen los sencillos “Duele” e “Internacionales”

Bomba Estéreo y su quinta apuesta

Liliana Saumet y Simón Mejía acaban de presentar “Ayo”, un registro que surgió gracias al poder y la magia de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Liliana Saumet y Simón Mejía son los integrantes de la agrupación colombiana Bomba Estéreo. / Sony Music

La comunión entre Liliana Saumet y Simón Mejía creó Bomba Estéreo. Aunque, por separado, también ambos portan los genes de la banda. Él se encarga de gestar las melodías y de realizar las pistas. Ella, por su parte, se esmera en la elaboración de las letras. Estas iniciativas las adelantan de manera individual, casi ni se hablan mientras ejecutan lo que ellos mismos denominan el esqueleto de la canción. Se unen, eso sí, para desarrollar el proceso de embellecimiento, porque ahí se requiere de las cuatro manos para adicionar exitosamente los ritmos, implementar adornos sonoros y tratar de convertir la propuesta desnuda en una explosión de alegría, una manifestación del goce y una muestra de su poder sonoro.

Liliana Saumet y Simón Mejía, quienes han sido secundados en esta experiencia musical de más de una década por personajes como el guitarrista y teclista Julián Salazar y el baterista Kike Egurrola, entre otros fieles devotos de las manifestaciones electrónicas con marcados tintes folclóricos y tropicales, acaban de publicar Ayo, su quinta producción discográfica de estudio. Esta dupla creativa, por momentos más exitosa en el exterior que en la propia escena colombiana, considera que los ingredientes urbanos, los asfaltos y las ciudades, con todo y sus problemáticas, son esenciales dentro de su propuesta. Sin embargo, son igualmente relevantes para Bomba Estéreo los mares, la arena y los aires representativos de aquellas regiones colombianas que intentan conservar el carácter autóctono en el arte.

“Este nuevo disco nació en la Sierra Nevada de Santa Marta, uno de los lugares más poderosos del mundo. El título del álbum, Ayo, es un homenaje a ese sitio mágico. Una ceremonia espiritual abrió el camino hacia la construcción de las canciones que lo integran y ese evento hizo que nos conectáramos mucho más con las raíces caribeñas de Bomba Estéreo y, a la vez, sigue mirando hacia el mundo con los ojos y oídos abiertos, tomando riesgos hacia nuevos senderos”, cuenta Simón Mejía.

Sus infancias estuvieron marcadas por los vinilos, los acetatos, los elepés. Cientos de álbumes de 33 revoluciones de todos los registros musicales dominaron el ambiente en el que crecieron y, gracias al gusto de ambos por la salsa y su devoción por sus raíces africanas, decidieron incorporar el trópico en las directrices de Bomba Estéreo.

Su primera producción discográfica se llamó El volumen 1 (2006) y con él acumularon la experiencia para aventurarse en el competido mundo de la música. Luego lanzaron al mercado Estalla / Blow Up (2010), trabajo en el que mostraron toda la historia de la banda y experimentaron con una multiplicidad interesante de sonidos. Dos años después exhibieron Elegancia tropical, con el que realizaron extensas giras internacionales. Y en 2015 hicieron el cierre de su primera etapa como banda con el exitoso disco Amanecer. Ahora, el protagonismo lo tiene Ayo, del que se conocen los sencillos Duele e Internacionales.

Internacionales aborda la música como el lenguaje más grande y hermoso que traspasa todas las barreras. Más allá de cuestiones de raza y cultura, somos lo mismo cuando se trata de compartir la pista de baile”, dice Mejía, convencido de que el álbum logra reflejar, no sólo los distintos momentos de creación colectiva, sino que también muestra los diferentes escenarios en los que se fue edificando. Tiene, de igual manera, elementos norteamericanos y sonidos muy colombianos, sin olvidar la esencia ancestral indígena aportada por la Sierra Nevada de Santa Marta.

Para Liliana Saumet y Simón Mejía, este grupo es una especie de laboratorio en el que se pueden hacer exploraciones musicales, en el que se crece como ser humano y se caracteriza por la libertad. Es como un escenario de sorpresas, porque ni siquiera ellos saben muy bien lo que va a pasar con la banda, pero lo que está claro es que siempre reinarán la música, la alegría y la honestidad.

Temas relacionados