Britney Spears protege a sus hijos y cambia su testamento

La cantante no quiere que los pequeños de 11 y 10 años tengan acceso automáticamente a su inmensa fortuna una vez alcanzada la mayoría de edad.

La cantante Britney Spears con sus hijos en 2013.

La cantante Britney Spears habría dado ya los primeros pasos para cambiar su testamento, que redactó antes del nacimiento de sus hijos Sean (11) y Jayden (10), con el objetivo de que ellos no se vean súbitamente con una enorme fortuna en su poder si a ella le sucediera alguna desgracia.

Según el arreglo actual, Sean y Jayden serían los herederos de todo su patrimonio, valorado en cientos de dólares, y podrían disponer del mismo en cuanto alcanzaran los 18 años, algo que la princesa del pop quiere evitar a toda costa.

La intención de Spears es crear un fideicomiso del que los pequeños solo se beneficien una vez alcanzados los 35 años. Hasta entonces, ambos recibirán un porcentaje limitado de la herencia, aunque este aumentará una vez cumplidos los 25.

De esta forma, Britney Spears también se asegura de que Sean y Jayden desembolsen menos dinero en concepto de impuestos de sucesión al recibir su herencia.

Por el momento, la medida de la princesa del pop aún debe ser ratificada por un juez, pero lo más probable es que no se encuentre con ningún obstáculo para cambiar su testamento.

Sin duda, de esta forma Spears espera evitar que sus hijos caigan en la espiral de excesos de la que a ella tanto le costó salir, cuando era una de las jóvenes más famosas y ricas del planeta.

La artista fue capaz de encarrilar su vida tras ingresar en un centro de rehabilitación para combatir una profunda crisis nerviosa que quedó de manifiesto en su decisión de afeitarse la cabeza, en los altercados en los que se vio envuelta con los paparazzi y, sobre todo, con el errático comportamiento que desplegó durante la apertura musical de los MTV Video Music Awards del año 2007. Por esa razón, la estrella de la música no le pesa lo más mínimo cumplir años, ya que a los 35 se encuentra en un momento inmejorable.

"Me gustan mucho más mis 30 que la época de los 20. Tengo que admitir que los 20 fueron horribles y jamás volvería a esos tiempos. Cuando era adolescente, mi vida era muy divertida también, pero disfruto mucho más de los 30. Son geniales porque me conozco mucho mejor a mí misma y la experiencia es un grado", dijo recientemente en el programa de la televisión británica 'Lorraine'.

Temas relacionados