27 Jun 2019 - 2:00 a. m.

Carlos Villa, líder del sector solidario y asegurador

En los casi seis años que Villa asumió el rol de Presidente de La Equidad Seguros, aprendió a escuchar y ayudar a la gente. El 30 de junio se despide de su cargo para poder dedicarle tiempo a su familia y sus proyectos personales.

El Espectador

Carlos Villa, presidente de La Equidad Seguros. / Cortesía
Carlos Villa, presidente de La Equidad Seguros. / Cortesía

¿Cómo llegó a ser presidente de la empresa Equidad Seguros?

Era vicepresidente de Alianzas y Masivos en Seguros Colpatria cuando conocí la convocatoria abierta para la vacante de la Presidencia Ejecutiva, así que, conociendo la empresa y la experiencia que ya había tenido en ella por 10 años, pasando por varios cargos y terminando como vicepresidente de Mercadeo y Ventas, decidí postularme. Posteriormente fui contactado por el presidente de la junta de directores de Equidad Seguros para informarme en sesión ordinaria que fui aceptado y que debía empezar el 1° de agosto de 2013.

¿Qué retos representó para su vida personal y profesional asumir este cargo?

Fue maravilloso desde todo punto de vista. En esta actividad y cuando uno empieza de bien abajo, abriéndose espacios con trabajo, dedicación y estudios, es lo más soñado para un profesional, pues se trata de ocupar una de las 34 Presidencias de compañías de seguros del país, así que fueron muchos los retos asumidos y podría destacar como personales el crecimiento en competencias blandas como liderazgo, innovación, solidaridad, relaciones interpersonales, confianza y credibilidad, siendo leal y coherente con mis principios y valores.

En cuanto a los retos profesionales podría mencionar como principal, poner a Equidad Seguros en el lugar que se merece, a través de un trabajo continuo y una permanente preparación y refuerzo en temas nuevos y ya conocidos, para cubrir todos los frentes de la aseguradora como negocio, y su equipo humano como pilar fundamental, pues además debo recordar que al ser un organismo cooperativo tiene una gran visibilidad en el sector solidario, siendo una buena oportunidad de aprendizaje y una gran fuente de construcción de tejido social gracias a la  Fundación, el Club Deportivo y Cooperación Verde.

¿Qué le dejó este cargo para su vida profesional?

Me dejó la satisfacción del deber cumplido, aprendizajes, madurez, conocimiento de muchos líderes, buenas relaciones con colegas, gremios, entes de control, intermediarios y clientes; haber ayudado a mucha gente, especialmente a nuestros colaboradores; consolidarme como un líder del sector solidario y asegurador; materializar positivos resultados financieros y sociales que hoy proyectan una imagen muy diferente de la aseguradora, su fundación y su club deportivo, y las ganas de asumir nuevos retos en otros ámbitos o escenarios.

¿Cuál considera usted que es la importancia de la empresa en el país?

Es la única aseguradora cooperativa con sentido social 100% colombiana con 49 años de historia, de propiedad de 1.174 entidades del sector solidario como cooperativas, fondos de empleados y asociaciones mutuales, que tienen una base social de más de 3 millones de personas vinculadas, a quienes protegemos con soluciones integrales de seguros generales, vida y riesgos laborales, además, Equidad promueve abiertamente los principios universales del cooperativismo y aplica con convicción la responsabilidad social empresarial.

Muestra de ello y por mencionar algunos impactos sociales, tenemos los 15 programas que lideramos en la Fundación, beneficiando a más de 5.000 personas cada año, las becas de educación superior por mérito académico que han otorgado estudios a más de 961 niños y jóvenes de estratos 1,2 y 3, los más de 12.000 niños que practican fútbol en las escuelas propias y en convenio del Club deportivo,

¿Por qué decidió dejar la empresa?

Cuando acepté el reto de asumir la presidencia me puse como meta entregarme al 100 % con una proyección de 5 años, pues tenía la claridad del tiempo y la dedicación que requeriría este cargo para lograr los objetivos. Transcurridos casi 6 años, el tiempo que demanda este rol me implicaba muchos sacrificios familiares, físicos y personales que finalmente me llevaron a evaluar mi permanencia, pues en vez de bajar el ritmo al trabajo o cambiar las disciplinas y hábitos que me han caracterizado, preferí tomar la decisión de retirarme. Además de esto, conocí un estudio de Harvard Business, en donde se muestra que los CEO en grandes organizaciones tienen un promedio de tiempo altamente productivo de 4,8 a 5 años, para pensar en su retiro y asumir otros retos.

¿Cuánto tiempo duró como presidente de la empresa?

Estuve 5 años y 11 meses.

Comparte: