24 Feb 2021 - 2:00 a. m.

Chócolo: “Hay que saber dibujar para evitar la ofensa”

Chócolo, como se le conoce, quien ganó el CPB a mejor caricatura periodística, dice que no es un cuentachistes, sino un crítico de la realidad colombiana.

Ganó el premio del Círculo de Periodistas de Bogotá a mejor caricatura periodística por “La misma normalidad”. ¿Qué tan fácil es ser actual en un país en el que las noticias son siempre las mismas?

La caricatura es el arte de observar, como un voyerista, esta asombrosa realidad, así que el material del caricaturista de opinión es la actualidad. Aquí los hechos son muy parecidos. Básicamente, se podrían publicar las caricaturas de hace veinte o treinta años, porque los temas que se tratan casi siempre son los mismos. En este país tan subdesarrollado, tan violento, tan desigual y con una corrupción rampante cambian los nombres propios, los sujetos de la noticia, pero se mantiene la esencia de la realidad negra que nos tocó como colombianos.

Chócolo ganador del premio CPB - Mejor caricatura 2021

“La misma normalidad” es una denuncia sobre el asesinato de líderes sociales, en medio de la pandemia. ¿Qué nos puede contar del proceso de creación?

Yo estoy pensado toda la semana, día y noche, en caricatura. Siempre he colaborado en periódicos de humor, pero no soy un cuentachistes, no soy comediante; soy un crítico y con esta realidad negra en la que vivimos siempre estoy pensando y asociando. Una de las virtudes humanas es el poder dibujar, que está asociado con la alegría, la paz, una mirada buena del mundo, lástima que el mundo no es bueno.

Hablando de normalidad, ¿cómo es su relación con este concepto, respecto a su vida, su trabajo?

Sinceramente, he sido bastante sedentario porque me gusta mucho dibujar y soy un hombre de la casa. Mis tiempos callejeros los disfruté durante mi juventud y desde que existe internet estoy teletrabajando. Desde los años 90 trabajo en mi casa… bueno, la verdad es que desde antes, porque antes aprovechaba el telefax para enviar mis caricaturas. Así que para mí la normalidad o la nueva normalidad no ha cambiado mucho.

En estos días en los que se reclama lo políticamente correcto, ¿qué tan fácil es hacer humor crítico?

En un país como Colombia, que es políticamente violento, hay que saber decir las cosas y hay que saber dibujar para evitar la ofensa y procurar que el lector entienda. El reto es trabajar para crear una buena dosis de crítica, siempre con el humor, el buen humor.

A usted le gusta generar reflexión sobre temas difíciles . ¿Cree que el ejercicio de reflexionar se realiza fácilmente en estos tiempos donde todo sucede tan rápido?

Reflexionar ahora, en esta sociedad tan digital, tan rápida y en la que se reciben muchos estímulos, también se hace ágil, sobre todo con las altas dosis de malas situaciones que nos da un país como el nuestro. Es tan sencillo como aplicar las viejas reflexiones a esta voltereta porque, como dije, son las mismas historias con diferente nombre propio. Para un caricaturista que, como yo, se mantiene pensando en caricatura, es relativamente fácil reflexionar.

Su nombre está frecuentemente en la lista de los premios. ¿Qué significan estos reconocimientos para usted?

Significan que soy bien leído, que me han entendido y que no estoy lejos de ser un crítico agradable para cierto rango de lectores que quieren conocer la interpretación que tengo sobre diferentes aventuras de nuestros políticos. Me gusta mucho dar mi opinión sobre los desgobiernos que me han tocado, y los premios me ponen feliz porque soy un opinador con cierto rango de importancia y me gusta porque da a entender que mi lectura de la realidad tiene efecto positivo en la mente de los lectores, de los espectadores.

¿Cómo percibe usted la caricatura frente al meme?

El meme me encanta, los he realizado, pero el rollo con este formato es que no tiene autor, mientras que con mis caricaturas yo me responsabilizo de lo que digo, de lo que interpreto y de lo que dibujo. El meme es como la evolución de la caricatura, refleja las ganas de la gente de opinar, y las redes sociales ofrecen esa posibilidad… así que veo el meme como el confeti que se tira en la fiesta de las redes. Corre el riesgo de ser políticamente incorrecto, pero es un buen ejercicio para la gente a la hora de mirar su realidad.

¿Cómo ve el futuro de la caricatura?

La caricatura es aprovecharse del entorno para hacer algo risible. Los colombianos somos muy buenos para eso, y con el material que nos da el día a día, pues veo que el futuro de la caricatura es próspero. Los caricaturistas no nos tenemos que preocupar porque vamos a tener trabajo hasta que podamos mover las manos y dibujar… en mi caso, seguiré hasta que pueda sostener el marcador, el lápiz o el pincel; voy a tener trabajo sin la necesidad de volverme universal. El humor es una cualidad humana y es bien universal, así que veo que en el futuro es posible que los periódicos tengan más caricatura que ahora.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X