Con película y libro, Lily Collins habla de su trastorno alimenticio

Noticias destacadas de Gente

La también modelo, de 28 años, confesó que tardó en hacer público sus trastorno con la comida por miedo a que se interpusieran en su carrera como actriz.

La actriz Lily Collins esperó hasta inicios de este año para desvelar, con motivo del estreno de su película To The Bone en la cual interpreta a una chica con anorexia, que ella misma había sufrido trastornos alimenticios en el pasado. Unos meses después, relató su historia al completo en sus memorias, tituladas Unfiltered: No Shame, No Regrets, Just Me. Ahora, la también modelo de 28 años ha confesado que si tardó tanto en hacer públicos sus trastornos con la comida fue por miedo a que se interpusiesen en su prometedora carrera cinematográfica. (Lea: Lily Collins deja atrás el resentimiento contra su padre, el cantante Phil Collins)

"Consideraba que hablar de mi lucha contra un desorden alimenticio podría ensombrecer mis logros como actriz, pero también sabía que era algo que tenía que hacer para seguir avanzando como ser humano y como actriz. Necesitaba dejarlo salir. Siempre me he esforzado por tener conversaciones sobre temas tabús con mujeres jóvenes. Compartir mi historia en Unfiltered [su autobiografía] coincidió -¡no estratégicamente!- con el estreno de To The Bone, pero siempre he admirado a las personas honestas y con las que te puedas identificar. Haber sufrido un trastorno alimenticio no me define, no me avergüenzo de mi pasado", ha compartido con la revista Shape Magazine, de la cual es portada. 

Sin duda, haber dado vida a Ellen en el mencionado filme ha ayudado a la intérprete a seguir con su proceso de mejoría en cuanto a su salud mental y física se refiere, al haber visto la enfermedad desde otro punto de vista.

"Aunque estuve varios años en recuperación antes de hacer la película, prepararme para el filme me permitió obtener algunos datos sobre los trastornos alimenticios por parte de profesionales. Fue una nueva forma de recuperación para mí. Lo pude experimentar como mi personaje, Ellen, pero también como Lily. Estaba aterrorizada de que la película pudiese hacerme retroceder, pero me tuve que recordar a mí misma que me habían contratado para contar una historia, no para tener un cierto peso. Al final, fue todo un regalo poder volver a verme en una situación en la que había estado pero desde una posición mucho más madura", se ha sincerado en la misma entrevista.

Comparte en redes: