Conversatorio de Colombia 2020

hace 5 horas
María Patricia Marín Arango es su directora

El Teatro Metropolitano festeja 31 años por lo alto

Con un concierto de talla internacional, con la Orquesta Sinfónica de Houston, el director Andrés Orozco-Estrada, la violinista Hilary Hahn y la pianista Yuja Wang, este motor de la cultura para los antioqueños celebrará el 18 de septiembre un aniversario más de actividad.

María Patricia Marín Arango es comunicadora social y llegó al Teatro Metropolitano, de Medellín, hace 21 años. / Luis Benavides

María Patricia Marín Arango llegó al teatro hace 21 años. Esta comunicadora social, con una especialización en gerencia de mercadeo, tenía la responsabilidad de construir una agenda sólida con líneas de programación claras, que ayudara a crecer al teatro. Su experiencia en la Orquesta Filarmónica de la ciudad le abrió las puertas en este nuevo escenario. Quince años después asumió la dirección del teatro más importante de la capital. Para celebrar los 31 años de actividad preparan un espectáculo nunca antes visto en Medellín, a la altura de las grandes urbes del mundo.

¿Qué es el Teatro Metropolitano para Medellín?

Es uno de los actores más importantes que tiene Medellín. Es una institución que se ha consolidado como eje de proyección artística, de difusión permanente de las diversas artes escénicas y musicales, de acompañamiento constante a los principales procesos y proyectos artísticos de la ciudad. Es una ventana al mundo que tiene Medellín para poder acercarse a distintas culturas y expresiones del arte, y asimismo, fortalecer y contribuir en el desarrollo integral de los ciudadanos. En este momento los teatros son actores muy importantes en todo el mundo, porque están promoviendo la sensibilidad. Una persona que sale de un concierto de música clásica tiene anulado cualquier impulso violento, y eso lo dice la ciencia.

¿Cuántos años celebra el Teatro Metropolitano construyendo este imaginario?

Celebramos 31 años de actividades permanentes. Hicimos un receso de nueve meses debido a unos trabajos que tuvimos que atender, pero esa no fue excusa para suspender las actividades, porque buscamos los demás recintos. Sin embargo, es importante agregar que antes de que se tuviera el teatro, antes de que se construyera por la Asociación Medellín Cultural, que es la entidad fundadora, ya venía operando en la ciudad y entregándole este tipo de espacios en los escenarios que se tenían, entonces son 31 años del Teatro Metropolitano y son 43 de la Asociación Medellín Cultural.

¿Cuál ha sido el momento más importante en estos 31 años?

Para entidades como la nuestra, sin ánimo de lucro, autosostenible, que cada año está gestionando sus recursos, cada año que se gana es un gran momento. Otros grandes momentos son esos retos gigantescos de programación que muchas veces nos hemos trazado sin siquiera saber cómo lo vamos a lograr, simplemente dando el primer paso y confiando en que de la mano de la empresa privada y, algunas veces, del sector público, y sin duda alguna nuestros cómplices mayores, que son nuestras audiencias, lo vamos a lograr. Hay algunos momentos históricos de programas como hace muchos años que fue tener a la Orquesta Sinfónica de Moscú, yo creo que eso fue como uno de los hitos del primer comienzo del Teatro Metropolitano. Hemos ido fortaleciendo ese camino con una serie de conciertos estelares en los últimos años que representan grandes momentos porque nos ubican en la escena artística mundial, como los conciertos estelares de la temporada internacional de música clásica, Mischa Maisky, Maksim Vengérov, Pinchas Zukerman, Academy of Sain Martin in the Fields, el mismo Andrés Orozco, se convierten en hitos. Un gran momento discutiblemente fue la reapertura del teatro del 9 de noviembre de 2016 porque nos trazamos esa meta y la trabajamos durísimo con un gran equipo interno-externo y lo logramos.

¿El momento más difícil entonces fue el cierre?

Sí. Ha sido uno de los momentos difíciles para el teatro. Tuvimos que hacer una reparación inminente en uno de los módulos metálicos de la fachada, la decisión se tomó inmediatamente se detectó el problema y se hizo acorde con la conciencia y con el compromiso social que tiene el teatro. Fue difícil porque el costo fue cercano a los $3 mil millones. Nos devolvimos al origen, decidimos tomar esto como una gran oportunidad de medirnos frente a otros escenarios, fuera de nuestra zona de confort y volver a reactivar un poquito ese origen y esa misión de un Medellín Cultural intangible que puede desarrollar su vocación, su visión en cualquier lugar de la ciudad.

¿Cómo van a celebrar estos 31 años?

Hemos contado en los últimos años en Medellín Cultural con un gran amigo y aliado, que es el maestro Andrés Orozco-Estrada, con él trabajamos un aniversario cada vez más sólido y de mayor proyección internacional. La celebración ha tenido un marco de música sinfónico-coral, que ha sido el espacio para que circulen la mayoría de las grandes instituciones musicales de Colombia, las orquestas, los directores, los solistas que nos representan. Este año se presenta una oportunidad invaluable para el teatro y la ciudad, ya que el maestro Orozco viene con una de sus orquestas, la Sinfónica de Houston. Es un sueño que hemos tenido desde hace muchos años y que finalmente logramos concretar para esta celebración. Se hará la unión por primera vez con la Orquesta Filarmónica de Medellín, que celebra sus 35 años, más que merecido. También a través de él logramos tener otra invitada de lujo, es una solista, violinista norteamericana, Hilary Hahn. Es ese sueño que tiene cualquier teatro que programe música clásica, la quieren todos. Es una música de la nueva generación donde les da mucha importancia a las músicas contemporáneas, interactúa la música clásica con otras disciplinas. Recientemente grabó un disco donde contrató a alguien para que compusiera 27 pequeñas piezas que ella va interpretando, cuando regala los bis a su público. Es un privilegio tener estos artistas que tienen sus agendas copadas a 3 y 5 años.

¿Qué tan consciente es el público de este esfuerzo?

Creo que parte de nuestro público es consciente, pero todavía gran parte no lo es. Hay que entender que la música clásica en nuestro país todavía es un camino por recorrer, es un proceso; un gran concierto forma parte del recorrido que nosotros tenemos que ofrecerle a nuestro público para que pueda acercarse. Qué esperamos nosotros, que de verdad haya una audiencia masiva, porque no puede ser que en todos los escenarios internacionales estos dos personajes, Andrés Orozco-Estrada y Hilary, agoten sus boletas una semana después de que salen a la venta y que en Medellín nos cueste hacer esos esfuerzos a pesar de que son precios muy inferiores. Hay muchos motivos para asistir, dos orquestas juntas, un director que esta ciudad adora, una solista que es un lujo, hay muchos motivos para que la gente viva la música clásica, no hay que entenderla. Esperamos que las 1634 sillas estén completamente llenas.

¿Qué tanto respaldo reciben ustedes del gobierno local?

Todavía es incipiente. Siento que se les da mucha importancia a los eventos artísticos tipo festival, tipo fiesta, tres días de muchos eventos más que a los procesos, y en ciudades como Medellín, donde estamos formando públicos y tenemos artistas en formación, es muy importante también respaldar los procesos. Te puedo decir qué le deja un proyecto como el concierto de aniversario a la ciudad, le deja la posibilidad de que entren más de 300 estudiantes que no pueden acceder a su boleta, la posibilidad de un ensayo abierto con Andrés Orozco, donde ellos van a aprender cómo es que se mueve un director en un escenario.

 

últimas noticias

Christian Mesa y su "Armonización"

Sara Uribe comparte primera foto de su embarazo

Tocando acordes para un sueño