Publicidad
23 Jun 2021 - 2:00 a. m.

Gherardo Amaduzzi: “La música es una evocación de la esperanza”

El embajador de Italia en Colombia habla de los nexos entre los dos países y revela las razones por las que apoya la participación de 15 artistas en el Cartagena Festival de Música de 2021. Además, adelanta detalles sobre el evento en 2022.
El embajador Gherardo Amaduzzi fue designado ministro plenipotenciario en 2016 y tiene el título de Caballero Oficial de la Orden del Mérito de la República en 2011. / Jorge Londoño
El embajador Gherardo Amaduzzi fue designado ministro plenipotenciario en 2016 y tiene el título de Caballero Oficial de la Orden del Mérito de la República en 2011. / Jorge Londoño
Foto: Jorge Londoño

Este año, el Cartagena Festival de Música se convierte en uno de los primeros eventos que le apuestan a la presencialidad, y la Embajada de Italia lo está apoyando. ¿Por qué decidieron respaldar este tipo de experiencia?

Italia ha venido apoyando por diversos años el Cartagena Festival de Música porque representa perfectamente lo que Italia sabe hacer mejor: encuentro. La decisión de hacerlo bajo un modelo bioseguro, que combine presencialidad y los recursos virtuales, es valiente y responsable.

Puntualmente, ¿en qué consistirá ese apoyo?

Consiste en que el tema del Festival este año gravite alrededor de la tradición operística y lírica, bajo el muy comprensivo e inspirado título de Il Bel Canto y con la participación de 15 artistas italianos patrocinados por la embajada. Con esto no solo se rinde homenaje a un género que por casi cuatro siglos ha llevado el mundo de la composición y la interpretación a niveles excelsos, sino que ha constituido casi que un elemento identificativo de la creación italiana.

No es la primera vez que se escucha repertorio italiano en Cartagena, ya que existe una relación de muchos años entre el Festival y la embajada, ¿no es verdad?

Me agrada pensar que en los albores del siglo XIX, cuando el gran libretista italiano Lorenzo da Ponte cruzó el océano para iniciar una nueva vida en las Américas, traía en su equipaje partituras y libretos de aquellas obras absolutamente mágicas que significaron la consagración del inmenso Mozart. Los públicos americanos conocían, tarareaban, se involucraban en sus vidas, coros, arias y escenas de Le nozze di Figaro, Don Giovanni o Cosí fan tutte. La ópera y el bel canto constituyen un lenguaje universal del que Colombia y su público no están exentos. Las coproducciones realizadas con el Festival de los Dos Mundos de Spoleto y cercanos proyectos con el muy acreditado Teatro Comunal de Bolonia así nos lo confirman.

El Festival plantea un recorrido por la historia y evolución de la ópera. ¿Ha descubierto un interés del público colombiano hacia la cultura italiana?

El universo cultural italiano es no solo inmenso, sino trasversal, y diría que en permanente evolución y transformación. Ligado obviamente al pasado, pero a su vez lanzado a las visiones y opciones más vanguardistas. El arte y la cultura han ayudado a establecer un nexo histórico o contemporáneo con Italia, contribuyendo, también con su migración, a la formación de enteras generaciones de creadores, intérpretes, artistas y gestores de la cultura en todos los frentes y en todas las regiones de Colombia.

El vínculo musical entre los dos países comienza, quizá, con el hecho de que la música del himno de Colombia la escribió un compositor italiano. Pero, ¿qué destacaría como italiano de la cultura colombiana?

Añadiría el hecho de que el propio Oreste Sindici fue un artista del bel canto. Italia une con orgullo ese vínculo patrio entre Colombia y el maestro Sindici. La embajada y el Instituto Italiano de Cultura en Colombia han recientemente sufragado la total restauración de su sepulcro en la rotonda histórica del Cementerio Central de Bogotá.

Pasando a temas de actualidad, ¿cómo ve el gobierno italiano la situación colombiana actual? ¿Puede la cultura aportar a una mejoría?

La música ha representado a lo largo de los siglos una evocación de la esperanza. Ella posee el extraordinario atributo de reconciliar y solucionar las fragmentaciones, los contrastes humanos propios de nuestra voluble condición. La música acerca, vence distancias, supera cronologías y, al convocar a su alrededor, disminuye tensiones y propicia la escucha del otro, el respeto por el otro, la polifonía que crea.

Desde ya se habla del próximo Festival de Cartagena, en enero de 2022, que será una especie de continuación del de 2021. ¿Qué nos puede adelantar de ese evento en enero de 2022?

Al traer al gran público de Colombia y Cartagena la magistral ópera El barbero de Sevilla, en coproducción con el muy destacado Teatro Comunal de Bolonia, que con La Scala, La Fenice, el San Carlo y la Ópera de Roma es una de las grandes instituciones culturales italianas, estamos dando para 2022 un nuevo salto en lo referente a este hermoso camino.

Síguenos en Google Noticias