Harvey Weinstein se disculpa por su comportamiento y fiscalía investiga los ataques sexuales

La respuesta del exproductor llega justo cuando se conoce la noticia del suicidio de la exrepresentante de la actriz Rose McGowan (primera en denunciarlo por agresión sexual), y cuando la policía de Los Ángeles presentó ante fiscales tres casos de ataques sexuales contra el productor caído en desgracia.

Harvey Weinstein.AFP

Harvey Weinstein, exproductor de Hollywood internado en una clínica de rehabilitación de Arizona para lidiar con sus supuestos problemas adicción al sexo, se pronunció nuevamente sobre las acusaciones realizadas Salma Hayek, quien relató en diciembre pasado todo lo que vivió rodando la película "Frida" con la productora Miramax de los hermanos Weinstein. 

La respuesta de Weinstein llega justo cuando se conoce la noticia del suicidio de la exrepresentante de la actriz Rose McGowan (primera en denunciarlo por agresión sexual), y cuando la policía de Los Ángeles presentó ante fiscales tres casos de ataques sexuales contra el productor caído en desgracia.

En el caso de Salma Hayek, Weintein primero respondió a la actriz mexicana que debía estar agradecida por haberla apoyado en Hollywood, ahora dice que sus diferencias creativas fueron principalmente con la directora Julie Taymor.

Por medio de su abogado, el exproductor se disculpó con Salma Hayek por cualquier comportamiento "grosero" que ella se hubiera visto obligada a soportar.

"Como sucede en cualquier proceso de colaboración, en "Frida" hubo ciertas diferencias creativas y, en todo caso, estas ayudaron a perfeccionar el proyecto. No resultó un proceso sencillo y el señor Weinstein se disculpa por la forma en que pudo abordar la situación. Espera que todos los involucrados puedan al menos estar de acuerdo en que la película acabó siendo maravillosa", arranca el comunicado en el que ha pedido perdón por su reacción durante una de las proyecciones iniciales de la cinta, alegando que ese montaje le resultó muy decepcionante. (Contexto: Salma Hayek denuncia que Harvey Weinstein la amenazó y presionó para grabar escenas de sexo).

En unas declaraciones más recientes, Salma Hayek explicó en detalle a Oprah Winfrey cómo el productor había amenazado con "matarla y romperle las rodillas", después de que el rechazo constante de la actriz ante sus proposiciones de naturaleza sexual le enfurecieran.

"En cualquier caso, su conflicto era con Julie Taymor, no con la señora Hayek. Él nunca discutió con la señora Hayek en el set y ese comentario no refleja sus sentimientos hacia ella. Y no recuerda haberle dicho algo tan terrible", agrega el comunicado enviado por Harvey Weinstein.

Respecto al comportamiento supuestamente inapropiado que habría desplegado en presencia de la intérprete, el exproductor respondió con 'pruebas' de la estrecha relación que ambos habrían seguido manteniendo tras concluir su trabajo en "Frida" y que chocaría con el desprecio y miedo que Salma aseguraba sentir contra la persona a la que ha definido como "su monstruo".

"A lo largo de los últimos veinte años, tras el éxito de la película, las hijas de la señora Hayek y el señor Weinstein han jugado juntas en muchas ocasiones y sus respectivas familias han pasado tiempo juntas cuando han coincidido durante sus vacaciones, y los dos han compartido cenas en las que discutieron posibles proyectos y colaboraciones, como que el señor Weinstein distribuyera la película 'Evelyn' de Salma Hayek o una oferta para que ella participara junto a Penélope Cruz en una cinta sobre una dictadura en Sudamérica titulada 'The Lives of Others'", afirmó.

Las palabras de Harvey Weinstein legan justo después del suicidio de Jill Messick, ejecutiva de Hollywood que fue representante de Rose McGowan cuando ésta fue presuntamente violada por Harvey Weinstein. (Leer también: Harvey Weinstein arremete contra Rose McGowan tras publicación del libro "Brave")

Messick, de 50 años, luchó durante años contra la depresión y recientemente se había sentido "victimizada" por los informes inexactos sobre su papel en ese asunto, dijeron sus familiares en un comunicado que circula por los medios estadounidenses.

Messick, que trabajaba para Addis-Wechsler -ahora Industry Entertainment- era la representante de McGowan cuando la actriz alega haber sido violada por Weinstein en una tina caliente durante el Festival de Cine de Sundance de 1997.

Caso Harvey Weinstein en la fiscalía de Los Ángeles

 

La policía de Los Ángeles presentó ante fiscales tres casos de ataques sexuales contra el productor caído en desgracia Harvey Weinstein, dijo el jueves la fiscalía de distrito.

"Tres casos fueron presentados a nuestra oficina el 1º de febrero por el departamento de Policía de Los Ángeles concernientes al señor Weinstein y están bajo revisión", dijo el vocero, Greg Risling, en un comunicado, sin ofrecer más detalles.

También se cree que la oficina está revisando otros dos posibles casos previos que fueron presentados por el departamento de Policía de Berverly Hills.

Decenas de mujeres de Hollywood, incluidas Ashley Judd, Gwyneth Paltrow, Kate Beckinsale y Salma Hayek, acusaron a Weinstein de actos que van del acoso sexual hasta la violación.

El productor veterano, quien es reportado en tratamiento para la adicción al sexo mientras enfrenta de manera paralela investigaciones de la policía de Nueva York y Londres, ha rechazado repetidamente haber tenido sexo sin consentimiento. (Leer Harvey Weinstein pagaba un millón de dólares a mujeres que acosaba).

El escándalo desencadenó un diluvio de acusaciones contra hombres poderosos del mundo del entretenimiento, la política, medios de comunicación, forzando al medio empresarial a examinar sus políticas en los lugares de trabajo.

La actriz Uma Thurman, vinculada al estudio Miramax de Weinstein a través de icónicos papeles en "Pulp Fiction" y "Kill Bill", se convirtió el sábado en la última en detallar sus acusaciones. (Quentin Tarantino reconoce que cometió errores con Uma Thurman).

 

últimas noticias

Tocando acordes para un sueño

Mickey: el ratón noventón

Will Smith correrá en una maratón en La Habana