En vivo: ¿Cómo responder al aumento del desplazamiento interno en Colombia?

hace 2 horas

La Iglesia de Satán bendice el discurso de Christian Bale en los Globos de Oro

Parece que la polémica sobre el discurso de Christian Bale al recoger el premio como mejor de comedia en la 76ª edición de los Globos de Oro, en el que dio las gracias a Satanás por haberle inspirado para interpretar a Dick Cheney en 'El vicio del poder', siguen trayendo cola.

Christian Bale ganó el premio como mejor actor de comedia en la 76ª edición de los Globos de Oro.AFP

Ahora la Iglesia de Satán se ha pronunciado para agradecerle al actor que nombrase al mismísimo Diablo como referencia cuando subió a recoger el premio al mejor actor de comedia en los Globo de Oro 2019.

En su cuenta de Twitter, la iglesia satánica escribió que para ellos, "Satanás es un símbolo de orgullo, libertad e individualismo, que sirve como una proyección metafórica" del máximo "potencial" de las personas".

Posteriormente, la iglesia tuiteó que fue el "propio talento y habilidad" del actor lo que le hizo ganar el premio al mejor actor de comedia en la última edición de los Globos de Oro. "Nos parece lo más apropiado. ¡Alabado sea Christian! ¡Alabado sea Satanás!", escribió la iglesia.

 

También, esta particular iglesia aprovechó para comentar que la versión de Batman de Christian Bale es la mejor que ha habido sobre el Caballero Oscuro. Además de comentar "su inspiración" para meterse en la piel del exvicepresidente de los Estados Unidos, Bale también dijo en su discurso que Dick Cheney era un hombre "sin atisbo de carisma y vilipendiado por todos".

 

 

Su discurso sigue trayendo cola, provocando división de opiniones sobre si era correcta dicha mención en unos premios como los Globos de Oro. Sin duda, va en la línea de la recepción de 'El vicio del poder', la película de Adam McKay sobre la vida del exvicepresidente estadounidense, una oscura figura considerada responsable de algunos de muchos errores políticos cometidos durante el mandato de George W. Bush. La cinta ha logrado dividir a la crítica, entre aquellos que alaban la brutal sátira que se hace sobre las actuaciones de Cheney y los que consideran que el filme carga demasiado las tintas.