La inocentada que perturbó las vacaciones de Alejandro Sanz

El artista disfruta estos días de unas merecidas vacaciones en su finca, pero también ha demostrado estar muy atento a las noticias que circulan sobre él.

Alejandro Sanz. EFE

Tras un año cargado de trabajo y de constantes viajes alrededor del mundo que le han llevado a visitar algunas de las grandes urbes del planeta, el cantante Alejandro Sanz ha decidido contrarrestar tanto ajetreo pasando los últimos días del año disfrutando de las bondades del medio rural, concretamente en la amplia finca que posee a las afueras de la localidad cacereña de Jarandilla de la Vera, en la región de Extremadura, en España. (Lea: ¿Por qué se celebra el día de los santos inocentes?) 

No obstante, y a pesar de su necesidad de hacer un alto en su rutina y escapar del ruido, el artista madrileño ha dejado patente que ni su estancia en medio del campo le ha llevado a desconectar por completo de la actualidad y, mucho menos, de aquellas "noticias" que sigue protagonizando a pesar de encontrarse inmerso en unas relajantes y merecidas vacaciones. (Lea: Alejandro Sanz, un personaje tocado por la música)

Eso sí, de la misma forma el intérprete ha demostrado que sentido del humor no le falta, ya que ha sido él mismo quien ha querido compartir con todos los internautas el "susto" que se llevó el jueves al encontrarse con semejante titular, que unía su nombre al del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

"Alejandro Sanz, invitado especial de Donald Trump", se puede leer en una captura de pantalla de lo que parece ser la imagen de un canal de noticias, en la que aparece el mandatario estadounidense esbozando una media sonrisa. "Qué graciosos...No va a pasar. 28 de diciembre. Santos Inocentes", ha escrito Alejandro en la descripción de su publicación para dejar claro que todo se trataba de una mera "inocentada", una de las tradicionales bromas que tanto definen este día. 

Al margen de estos sobresaltos puntuales, lo cierto es que el astro de la música vive una recta final del año muy tranquila y apacible gracias a sus paseos diarios por el monte junto a su inseparable perro, aunque también ha venido dedicando parte de su tiempo a experimentar sin limitaciones con su vello facial.

"¡Si tú me miras!... ya está... Es solo si tú me miras. Bigotes para los tiquismiquis", escribió hace unos días junto a un selfie que le retrata justo después de perfilar su bigote y barba.