AMAR A COLOMBIA ES

Los ciudadanos también forjaron la Independencia

Una exposición da voz a personajes que también contribuyeron, desde diferentes condiciones, a las transformaciones políticas y sociales.

Acuarela “El carretero”, de José María Domínguez Roche, 1835. Colección Museo Nacional de Colombia. / Cortesía
Acuarela “El carretero”, de José María Domínguez Roche, 1835. Colección Museo Nacional de Colombia. / Cortesía
 
 

 


1819, un año significativo es la exposición con la que el Museo Nacional quiere recordar que la Independencia no solo se logró gracias a los militares, pues la comunidad en general se involucró en este proceso que cambiaría el curso de sus vidas y del territorio.

Curada por el historiador Francisco Ortega, el objetivo es presentar al público que, además de los ejércitos patriotas, durante la campaña libertadora hubo otros protagonistas que contribuyeron, desde diferentes condiciones, perspectivas y acciones, a las grandes transformaciones ocurridas hace 200 años.

Mucha de la memoria colectiva que se remite a 1819 recuerda tres nombres: Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y Pablo Morillo. De resto, es como si nadie hubiera participado en ese evento, y entonces siempre la Independencia se remite a la guerra”, dice Ortega, quien recuerda que ese año fue tan turbulento, que generó impacto y conmoción en los diferentes rincones del país.

Por eso, él y su equipo investigativo conformado por jóvenes de las universidades Nacional y Externado quisieron recuperar muchas voces de personajes que hoy por hoy pueden decir cómo lucharon por el destino de sus propias vidas, influyendo también en el destino colectivo.

Mujeres, artesanos, indígenas, clérigos, funcionarios, memorialistas, esclavos, extranjeros, comerciantes y, claro, también militares son los 10 sujetos que representan tres voces: simpatía con los republicanos, adhesión por el rey, o la contradicción, aquellos que no saben qué creer o pensar.

Cada una de estas tres visiones se representa en tiempo presente, porque la intención de la muestra es situar al visitante como si viviera en 1819 para que sienta y experimente la incertidumbre de no saber a dónde lleva el día de mañana, una situación que debe resolver a medida que recorre la sala expositiva que se podrá visitar desde el 19 de julio hasta el 18 de agosto de 2019.

Por medio de documentos (resoluciones de juicios, certificados de compra o memorias) que reposan en el Archivo General de la Nación o la Biblioteca Nacional, los investigadores recuperaron la historia, por ejemplo, de un esclavo que trabajaba para ahorrar suficiente dinero para comprar a su esposa y a dos de sus cinco hijos; o de un grupo indígena que logra convencer al rey que el cura que está en su pueblo es abusivo, un caso que jamás fue resuelto, porque llegó a Santafé el 7 de agosto de 1819, día en que se selló la Independencia de Colombia.

Con estos episodios de la vida cotidiana el curador quiere humanizar el año 1819 para “devolvérselos a los colombianos, para que sea una historia de historias y de múltiples historias”, pues para él, una sociedad que no conoce su pasado o que tiene una comprensión tan reducida posee dificultades para entender lo que implica hacer un país de un conjunto tan heterogéneo de personas, voces e intereses. El conocimiento, además, ofrece herramientas para enfrentar los retos del presente.

Eso que nos falta hoy en día, imaginación política: ¿cómo nos vemos viviendo conjuntamente? De eso te nutres cuando miras el pasado, que sí ayuda a entender, nos enriquece, nos devuelve una historia que es muchísimo más compleja”, reflexiona.

Por eso la incertidumbre es tan importante en la puesta en escena de 1819, un año significativo; así como muchos no entendieron que cuando entró Bolívar a Bogotá se hablaba de una independencia (que entre otras cosas podía revertirse), en los tiempos actuales, a veces, se siente que el país tiene un futuro incierto.

Durante todos estos años se han construido múltiples futuros forjados desde que se instauró el sistema republicano, que reconoció como ciudadanos tanto a indígenas, como mestizos, como blancos, como negros y eventualmente también esclavos.

Y aunque hoy en día hay un montón de promesas incumplidas, desde hace dos siglos se intenta construir un régimen de igualdad cuando todos los grupos sociales se miran entre sí y deciden construir un futuro común… más allá de los políticos o los militares.

Tener visión de nuestro pasado nos permite recuperar esas expectativas y construir escenarios donde podamos construir nuevas promesas”, concluye Francisco Ortega.

***
A ti que estás en el exterior, te invitamos a suscribirte y a disfrutar del buen periodismo sin límites. Aprovecha esta promoción por ser el día de la independencia. Recibe el 20 % de descuento en la suscripción digital de El Espectador del paquete básico anual, por tan solo $79.200. Promoción válida desde el 19 de julio de 2019 hasta el 22 de julio de 2019. Para más información ingresa aquí.

871775

2019-07-19T21:00:00-05:00

article

2019-07-19T21:00:01-05:00

[email protected]

none

Lilian Contreras Fajardo / @ProhibidodeLili

Gente

Los ciudadanos también forjaron la Independencia

49

5635

5684

 

últimas noticias

Magola Moreno: la aprendiz que ya sabía