Tiene el proyecto de hacer un calendario

Mariana Herazo: la historia de la “Kim Kardashian colombiana”

Noticias destacadas de Gente

La modelo, criada entre Colombia y Venezuela, fue la portada y la “playmate” de la edición española de “Playboy”. Sus rasgos, voluptuosidad y picardía en las redes sociales hacen que sus seguidores se incrementen a diario.

“Gracias a Playboy España, y (a) todo el equipo de trabajo por esta meta alcanzada… No solamente soy portada, también la playmate del mes. He trabajado muy duro por esto y (hoy) creo que los sueños se hacen realidad”. Así anunció Mariana Herazo, modelo colombiana, en su cuenta de Instagram, la noticia sobre su aparición en la portada de esta publicación.

No era para menos su alegría: Playboy es, desde su creación, en 1953, en Chicago (Estados Unidos), por el legendario editor y empresario Hugh Hefner, y luego en su expansión por diferentes países, una de las marcas más importantes del entretenimiento y es una de las revistas para adultos más leídas.

Y es particularmente destacada por el matiz que desde siempre le imprimió su creador: una publicación audaz, arriesgada para la época, que desde su primer número se diferenciaba de todo lo que ofrecía el mundo editorial en ese momento, con un contenido mixto, de calidad, que incluía fotografías eróticas de modelos despampanantes, combinadas con textos de opinión, conocidos desde entonces por tener buena calidad periodística y literaria, sobre diversos y relevantes temas de actualidad. Por eso es tan importante en la carrera de una modelo pertenecer a este selecto grupo de portadas que ya han visto millones de personas en todos los rincones del planeta, pues ahora le tocó celebrar este logro profesional a una colombiana. Y aunque, hace un par de años, la revista impresa fue cerrada en su país de origen, más de seis décadas después este sello se mantiene. Mariana Herazo, barranquillera de padre venezolano, es su más reciente protagonista en la versión española. Y por partida doble, como ella misma lo dio a conocer por la red social: es la imagen de la portada de mayo: y la playmate; es decir la dueña de las páginas más apetecidas, las del centro.

Así lo recordó ella en entrevista con El Espectador, rememorando ese momento que le produjo sorpresa. “Apenas cuatro horas antes de cerrar la edición, la directora de la publicación me dijo que habían descartado la opción de otra modelo latinoamericana, y que por lo tanto yo era la elegida”. Sorpresivo y alegre, también, fue el hecho de que la edición física fuera una realidad, teniendo en cuenta las dificultades del contexto actual y lo que ha significado para las publicaciones, sobre todo las impresas.

A pesar de las alegrías, el proceso para llegar a esto no fue pequeño, según cuenta la modelo. Primero estuvo la opción de participar en Playboy Italia, país en el que reside desde hace un buen tiempo, pero la coincidencia con el inicio de la cuarentena complicó su desarrollo.

Sin embargo, el fotógrafo de la sesión en Italia, que es el mismo para todas las publicaciones de la revista en Europa, le dijo a Mariana Herazo que había una posibilidad de aparecer también en la edición en España. Le habló del equipo editorial, mientras realizaban las imágenes, y comentó las características de la directora, una mujer aguerrida con la cabeza puesta en un objetivo: seguir con la revista a pesar de las adversidades.

La colombiana se sintió identificada con el espíritu intrépido de la directora, pues además de las actividades tradicionales que le demandan el modelaje, como las pasarelas y las sesiones fotográficas, tiene otra ocupación a la que dedica buena parte de su tiempo y un porcentaje significativo de su atención: las redes sociales.

Con entusiasmo y en medio de sonrisas pícaras, cuenta que desde siempre se interesó en la vida digital y en particular en Instagram, donde desde hace siete años viene cosechando seguidores (tiene más de un millón) distribuidos en los cinco continentes.

Su éxito lo atribuye a su recursividad para mantener un perfil fresco, interesante, dinámico, y hacer fotos entretenidas y muy variadas para el público que la sigue. Al respecto, dice también, que la conexión y simpatía con sus seguidores va más allá de la admiración por las fotos sensuales que habitualmente publica; y destaca que, de forma respetuosa y cariñosa, le reclaman cuando a veces se desaparece sin publicar algo que tenga que ver con su rutina o estilo de vida.

Sin duda, el tema la apasiona: “Yo creo que el modelaje y las redes sociales van muy de la mano”. Y las ubica como “un punto de encuentro donde se mueven muchas cosas a nivel comercial”. A pesar de esto, y de que ha recibido propuestas para apoyar y ser imagen de algunas marcas y diversos negocios, prefiere, por ahora, apoyar a pequeños emprendimientos que por el contexto actual están pasando dificultades económicas.

Las mismas dificultades que tal vez conoció hace años cuando le tocó ir y venir de Colombia a Venezuela y viceversa. Fue así como vivió en ambos países por temporadas intermitentes a causa de la constante búsqueda de oportunidades laborales de su familia. Luego, comenzó a trabajar y a abrirse camino en el modelaje, sobre todo con fotografías para revistas deportivas en Venezuela y México, donde, según contó, tiene muchos seguidores.

Así, creciendo poco a poco en el aspecto profesional transcurrió el inicio de la carrera de Mariana Herazo, hasta que en 2018 cruzó el océano para ampliar su horizonte profesional y también para encontrarse en Europa con su pareja, un italiano con el que lleva pocos meses de casada. Allí, ha tenido que seguir trabajando, pues abrirse camino en esta profesión en un país europeo, con cierto prototipo físico marcado sobre todo por conceptos de belleza femenina muy ligados a una figura esbelta, no ha sido sencillo.

Mariana Herazo, a pesar de una timidez insinuada y extraña para su oficio, es espontánea al hablar de cualquier tema. Sin filtro, ella esboza sus ideas con soltura. Con humildad, por ejemplo, comenta que, en otros tiempos, cuando la figura femenina delgada ejercía una especie de dictadura en cuanto a gustos, “vivía acomplejada” por no poder alcanzar ese punto de delgadez exigido con rigurosidad en este ámbito”.

Más adelante reflexiona y dice que los tiempos han cambiado en el mundo del modelaje y que ahora lo más importante es “aceptarse uno mismo tal como es. Cada mujer es linda, tiene algo, y brilla. (Cada uno) tiene que aprender a resaltar su belleza”. Su desnudo en la revista lo describe como algo “para nada pornográfico y mucho más elegante, sensual y erótico. Y más a la antigua, estilo Marilyn Monroe, que en 1953 hizo para el primer número de la revista un desnudo de este tipo”.

La modelo se confiesa admiradora de la eterna diva del cine Marilyn Monroe, en la que destaca su naturalidad e imperfección. De igual manera, expresa su devoción hacía la modelo e influencer Kim Kardashian, con quien la han comparado por su contextura física voluptuosa. De hecho, la han llamado “la Kim colombiana”, cosa que no la molesta en lo absoluto; más bien lo toma como un elogio, pues considera que todo lo que esta celebridad ha hecho ha sido con mucha creatividad y tesón. “Incluso, está estudiando leyes y apoya muchas causas sociales”, remata, pues para ella es una referencia positiva.

Por ahora, consciente del complicado momento que atraviesa el mundo, sigue tranquila, en su casa, disciplinada con recomendaciones y cuidados, y disfrutando de su buen momento personal y profesional, que espera siga en ascenso. Y aunque no habla mucho del futuro, uno de sus proyectos es crear un canal en YouTube en el que le gustaría, entre otras cosas, viajar por todas partes. Además, tiene en mente un calendario con sus fotos, que es muy tradicional en la carrera de una modelo. Por último, espera, eso sí, seguir representado al país en tierras europeas para, según sus palabras, “aportar una cuota de optimismo y alegría en medio de este caos”.

Comparte en redes: