Andrea Guzmán es la nueva portada de la revista Vea

Noticias destacadas de Medios

Hace casi 20 años la actriz, que ha superado dos veces el cáncer, cuenta que estaba desilusionada del corazón, quien después de un viaje encontró el sentido a su vida y el amor.

Hace casi 20 años, Andrea Guzmán estaba desilusionada de los asuntos del corazón. Después de vivir una experiencia complicada, intensa e incluso algo tóxica con Naren Daryanani, su compañero de escena en la recordada serie Padres e hijos, sentía que el amor era demasiado pesado y sufrido. Justamente, estaba en ese punto cuando, en medio de las grabaciones de Pedro, el escamoso, donde interpretó a Yadira, tuvo una semana de vacaciones y decidió que tenía que buscar tiempo para sí misma.

(Le recomendamos: Juan Diego Alvira protagoniza nueva edición de Revista Vea)

Sentía que podían soplar nuevos vientos. Semanas atrás había superado un cáncer de tiroides que la llevó por una montaña rusa de emociones. “Estaba en el veinteavo intento de dejar esa relación tan horrible, tormentosa e inestable”, dice Andrea.

Fue así como la actriz emprendió una búsqueda espiritual tras un viaje de vacaciones a Punta Cana. A pesar de que las dudas la asaltaron sobre si hacer o no el viaje, su madre la animó para que fuera.

“Me dijo vaya que siento que la vida le va a cambiar para siempre’”.

Y como si las palabras de su mamá fueran premonitorias, Andrea encontró sentido a su vida en aquel lugar. Descubrió que el amor verdadero existía y que era posible sentirse plena con el sentimiento. El responsable era un ciudadano italiano que, como ella, estaba solo.

Así comenzó la historia de amor de Andrea Guzmán y Paolo Miscia, que está por completar 20 años. “Hasta hoy, declara que él fue quien me conquistó. Empezó a escribirme, a llamarme y pensé, ‘creo que lo impacté’, y él me dice, “yo sabía que tú eras la mujer de mi vida y la madre de mis hijos. Tenía que conquistarte”.

El cáncer volvió a aparecer unos años después de la boda. Esa vez hallaron células malignas en su cuello uterino. Una vez más, gracias al diagnóstico a tiempo, no evolucionó. De ahí que Andrea sea la más juiciosa con los exámenes y controles.

Hoy los miedos de la actriz son menos que hace dos décadas y los resume en el temor de toda mujer que es madre.

Antes de comenzar Pedro, el escamoso, la actriz había tenido un romance con Gregorio Pernía y una de las actrices del elenco era Marcela Mar, en ese momento la actual novia del también actor. Sin embargo, las grabaciones le mostraron que Marcela era un gran ser humano y terminaron siendo amigas.

Comparte en redes: