Colombia clasificó a cuartos de final de la Copa América

hace 1 hora

"La convicción de Kyaw Soe Oo y Wa Lone es un ejemplo para el periodismo"

Así lo señaló la Fundación Guillermo Cano Isaza, ayer durante un discurso en la ceremonia de entrega del Premio Mundial de la Libertad de Prensa Unesco - Guillermo Cano, la cual premió a dos periodista birmanos de la Agencia Reuters. El galardón lleva el nombre del director de este diario que fue asesinado en 1986 por la mafia colombiana.

La Corte Suprema de Justicia de Birmania, condenó a siete años de prisión a los dos periodistas. El alto tribunal no habría hecho ningún análisis a profundidad de las razones por las cuales fueron condenados los comunicadores.Tomada de la Unesco

En la noche del pasado jueves 2 de mayo se llevó a cabo en Addis Ababa (Etiopía) la ceremonia de entrega del Premio Mundial de la Libertad de Prensa Unesco - Guillermo Cano, galardón que lleva el nombre del director de este diario asesinado en 1986 por el Cartel de Medellín. Este año, los ganadores fueron los reporteros de la Agencia Reuters en Birmania, Wa Lone y Kyaw Soe Oo. Los peridistas de país del sudeste asiático fueron condenados en 2017 a siete años de prisión por investigar una supuesta masacre.

:: Esta es la historia de los reporteros que ganaron el premio Unesco/Guillermo Cano Isaza::

Durante la versión número ventidos del evento, la Fundación Guillermo Cano Isaza brindó un discurso en el cual se homenajeó "el coraje" que los comunicadores tuvieron a la hora de indagar en un país en el cual, desde 2017, vive una situación crítica  por cuenta de conflictos religiosos. "Aun sabiendo las implicaciones que podía tener el cubrimiento de presuntas violaciones de derechos humanos en el estado birmano de Rakáin, ambos periodistas se arriesgaron por conseguir más información", sañaló la Fundación Guillermo Cano Isaza.

A su vez, la intervensión de la fundación resaltó la labor del equipo periodístico de Reuters al intentar buscar más información para su artículo.  "El orgullo por su trabajo en un contexto jamás deseado para ser periodista, es un acto no solo de coraje, sino también de admiración. La convicción de Kyaw Soe Oo y Wa Lone (...), es un ejemplo para millones de nosotros que trabajamos en las salas de redacción en todo el mundo con anhelo de estar contribuyendo, por lo menos un poco, a la construcción de mejores sociedades".

El discurso integro puede leerlo a continuación:

La violencia contra los periodistas no cesa y desde hace un tiempo existen lugares y contextos donde ejercer esta actividad es un acto de coraje. Los 22 galardonados del Premio Mundial de la Libertad de Prensa Unesco/Guillermo Cano, desde su creación en 1997, son prueba de ello. Kyaw Soe Oo y Wa Lone no son la excepción. Aun sabiendo las implicaciones que podía tener el cubrimiento de presuntas violaciones de derechos humanos en el estado birmano de Rakáin, ambos periodistas se arriesgaron por conseguir más información.

El resultado fue su encarcelamiento y su posterior condena a siete años de prisión. El Estado los acusó de violar la Ley de Secretos Oficiales, una norma de la era colonial considerada por defensores de la libertad de información como una medida para prevenir el periodismo independiente en Myanmar. Después de conocer el fallo en su contra, ambos periodistas salieron con la frente en alto, reiteraron que no cometieron ningún delito y que, por el contrario, su única “pecado” había sido obtener más información para su reportaje.

El orgullo por su trabajo en un contexto jamás deseado para ser periodista, es un acto no solo de coraje, sino también de admiración. La convicción de Kyaw Soe Oo y Wa Lone de que su trabajo fue legal y necesario en un país cuyas tensiones y disputas religiosas han ocasionado masacres y desplazamientos masivos, es un ejemplo para millones de nosotros que trabajamos en las salas de redacción en todo el mundo con anhelo de estar contribuyendo, por lo menos un poco, a la construcción de mejores sociedades. Mejores democracias.

El trabajo no es fácil. Ha presiones de todo tipo. Censura directa o indirecta, hostigamientos, persecución legal, presiones económicas, amenazas, desapariciones, secuestros, encarcelamientos y hasta asesinatos. El panorama no parece mejorar en ninguna parte del mundo. En cuanto una voz sobresale del resto e intenta analizar el funcionamiento de la sociedad, más allá de los discursos oficiales, y con su investigación aporta nuevos marcos explicativos que ayudan a estructurar el conocimiento público, las represiones, y sus autores, muestran sus dientes.

Pero sin duda, el éxito de la democracia radica en la existencia de información de calidad, fiable y precisa para el ciudadano. De una información que sea verídica porque, tal y como lo dijo el poeta soviético Evgueni Evtuchenko, cuando la verdad es remplazada por el silencio, el silencio es una mentira. Y en una sociedad que no es capaz de de escuchar la verdad, no tiene espacio para la democracia.

El rol de los medios, y de nosotros como periodistas, es promover la construcción de una esfera pública deliberativa, basada en información de calidad y verdadera, no solo porque el público nos exige nada menos que eso, sino porque el mundo lo necesita. Para la Fundación Guillermo Cano Isaza en un honor seguir impulsando, consolidando y proyectando un Premio como este cuyo máximo objetivo es reconocer el trabajo de periodistas de todo el mundo comprometidos con la construcción de sociedades más democráticas, o como decía mi abuelo: más igualitarias, más justas, más honestas y más prósperas.

Guillermo Cano Isaza no tuvo la oportunidad de ver a su país consolidar un acuerdo de paz, como tanto lo anheló en ese intento inalcanzable que defendió hasta el día de su asesinato de ver crecer, por lo menos un poco, a la democracia colombiana hacia nuevos horizontes. Pero la esperanza que albergamos es que periodistas como él, o como Kyaw Soe Oo, Wa Lone, Nizar Nayouf, Mónica González Mujica o Anna Politkóvskaya, por mencionar algunos de los ganadores de este premio, sean para siempre nuestro faro en la búsqueda de una libertad de expresión plena y un motivo de inspiración para llenarnos de coraje.

A Kyaw Soe Oo y Wa Lone, y a todos los periodistas que en el mundo ennoblecen esta labor, muchas gracias.

 

 

últimas noticias

La serie de FX "Pose" tendrá tercera temporada