3 Jul 2021 - 12:55 a. m.

Filarmónica de Bogotá: actos y escenas en el Cartagena Festival de Música

La participación protagónica de este colectivo representa y reafirma uno de los sucesos más importantes: la orquesta de los bogotanos ahora es más colombiana y universal.

Irene Littfack

Quince años del Cartagena Festival de Música se celebran en esta edición dedicada al bel canto, ese magnífico universo de la ópera italiana que nos regala obras virtuosas, brillantes y deslumbrantes en el despliegue vocal y en la sonoridad orquestal. Para esta ocasión, la orquesta residente será la Filarmónica Juvenil de Cámara, una de las agrupaciones de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, que durante cuatro noches realizará esta travesía musical por el mundo de la ópera desde el Teatro Adolfo Mejía. Además, la orquesta principal de la Filarmónica de Bogotá será la encargada de cerrar esta versión del festival bajo la batuta de su director asistente, Andrés Felipe Jaime.

La participación protagónica de la Cartagena Festival de Música 2021 representa y reafirma uno de los sucesos más importantes que empezó a cultivarse en 2020: la orquesta de los bogotanos es cada vez más una agrupación de los colombianos y del mundo. En palabras de su director general, David García, «este periodo de pandemia ha significado, sin lugar a dudas, una internacionalización de la Filarmónica mediante los conciertos que hemos proyectado por distintas plataformas. De esta manera, ser invitados a esta versión del Festival de Cartagena significa estar en el ámbito de un evento cultural de trascendencia internacional».

(Le puede interesar: Cartagena Festival de Música 2021: deleite en tiempo real)

La Juvenil de Cámara tendrá a su cargo la interpretación de algunas de las oberturas y arias más importantes de la historia de la ópera, iniciando con La fábula de Orfeo, de Monteverdi y culminando con La bohème de Puccini. En este viaje por el Barroco, el Clasicismo y el Romanticismo, los jóvenes de esta orquesta tendrán el inmenso desafío de acompañar algunas de las voces más destacadas de Colombia y el mundo, y enfrentarse a un repertorio de primera talla y gran exigencia musical. Para esta ocasión, la orquesta será dirigida por el italiano Sebastiano Rolli, quien se destaca como director, músico de cámara y dramaturgo musical.

Esta orquesta de jóvenes es el resultado de la misión de la Filarmónica de Bogotá de contribuir a la educación musical en la capital a través de su proyecto educativo y de la red de orquestas, en la que se encuentran siete agrupaciones infantiles, prejuveniles y juveniles que incluyen el coro, la banda y la filarmónica de música colombiana.

(Lea también: Un festival en tres actos)

García destaca la importancia de participar en el festival con la Filarmónica Juvenil de Cámara, pues es un buen ejemplo para Cartagena de las orquestas que podrían surgir de la enseñanza musical que tiene esta ciudad en algunos de sus colegios. «Observo con sumo interés que el plan de gobierno de la actual alcaldía de Cartagena tiene un especial énfasis en que la ciudad sea incluyente y se garanticen los derechos culturales. En ello coincidimos con los propósitos de la Filarmónica y podemos contribuir desde nuestra experiencia».

La celebración de esta década y media del festival finaliza con la presentación de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, aquella institución con 54 años de historia, dos Grammy Latino y una nominación junto a Juanes en los Latin American Music Awards por Mejor Concierto Virtual. En el Teatro Adolfo Mejía, interpretarán algunas de las arias de óperas italianas más representativas, entre las cuales se destacan las obras de Donizetti, Rossini, Verdi, Puccini, Massenet y Mozart, en la dirección de Andrés Felipe Jaime y con la actuación de cantantes de Colombia e Italia.

(Además: “II Bel Canto” voces y otros protagonistas)

Tras los aplausos y el fin de la función, esta versión del Festival quedará marcada en la memoria por ser un evento en el que las voces resonaron unidas tras un año de silencio, pero también, por ser una edición en la que los artistas colombianos brillaron en escena y donde el protagónico de la Filarmónica de Bogotá reafirma que la orquesta es tan universal como el lenguaje mismo de la música.

Comparte: