En el disco participan Carlos Vives, Goyo y Catalina García

Kany García: borrar tristezas con canciones

Noticias destacadas de Música

“Mesa para dos” es el recorrido que propone Kany García para hacer en esta cuarentena. La puertorriqueña vuelve a la escena musical con su séptimo álbum, un homenaje a las ideas, al deseo de reinventarse y a la mejor respuesta para amar sin medida.

Como si se tratara de una obra de teatro, con diferentes escenas, llega el nuevo álbum de la puertorriqueña Kany García. Se trata de Mesa para dos, un derroche de emoción, buena energía y sobre todo mucha versatilidad, que se evidencian en el repertorio de diez canciones a dueto que hace la artista, junto a personajes como Nahuel Pennisi, Carlos Rivera, Camilo y Goyo (de ChocQuibTown) y Catalina García (de Monsieur Periné), entre otros. (Lea: Kany García estrena su álbum: “Mesa para dos”)

En este registro, García abre su corazón y su vida privada. Lo que en ti veo, el sencillo que acompaña el lanzamiento del álbum, es una de las respuestas oportunas a esos momentos que han puesto a la intérprete a valorar cada instante que le regala la vida. Por eso, la cantautora entiende esta canción como un homenaje a Jocelyn Trochez, su pareja. (Recuerde: Kany García presentó “Soy yo”, su nuevo álbum, en Bogotá)

¿Cómo fue el proceso de selección de los temas que hacen parte de “Mesa para dos”?

El proceso de selección es sentarse a escribir. Este no es de los discos en los que pensé hacer veinte canciones y seleccionar las que mejor sonaran; por el contrario, esta vez me senté y decidí que fueran diez, y con esas sacamos esta nueva producción. Es la primera vez que es así, porque una de las cosas que me ha dejado esta cuarentena es encontrarme con todo el tiempo del mundo para hacer aquello que tanto anhelaba, sobre todo bajo las razones que no deseé nunca. Tener tiempo para escribir, para pensar, para reconectarse con los colegas y hacer esta locura de invitarlos y que tuvieran el tiempo para poder sacar adelante este proyecto fue el mejor motivo para trabajar en este aislamiento.

¿El proceso de coautoría que ha venido afinando desde hace varios años, reuniendo varias voces y escribiendo en compañía, le ha gustado?

No me gusta nada si te soy bien honesta, casi no lo hago. Lo hago solamente con gente que me hace tener ilusiones increíbles, porque en serio sufro mucho cuando me enfrento a ese proceso. La verdad es que no siempre me ha ido bien con esto. Cuando trabajo con alguien que admiro mucho y respeto, lo hago, pero soy un poquito selectiva con eso. Soy mucho más de escribir en solitario. Siempre que alguien me suma y me trae cosas a la mesa, me motivo, me lanzo y termino pasándola espectacular, como en el caso de dos coautorías que se encuentran en este nuevo disco: con Leiva y Camilo.

Hay algunas canciones en las que recorrió matices de los artistas a los que invitó a hacer parte de su trabajo, como es el caso de Carlos Vives, y hay otros que, por el contrario, decidieron sumarse a su estilo musical. ¿Cómo fue eso?

Exactamente, hay esas dos vertientes. A mí me encanta montarme en el ADN de un artista y tratar de acercarme a él, porque ahí es donde uno se da cuenta de que hay mucho que aprender de los otros. Esto pasa cuando los miras, cuando te das cuenta de cómo gesticulan y hablan, ahí dices: “No es que quiera hacerlo igual, es que quiero aprender”, y eso solo lo logras escuchando, atendiendo a lo que pasa.

“Lo que en ti veo” es una canción empoderada, con muchas aristas, pero especialmente con una acústica muy bien lograda. ¿Cómo fue trabajar con Nahuel Pennisi?

Fue bien lindo. Lo que en ti veo tiene muchas ramificaciones; está el lado de hablar de lo que uno da por sentado. Fíjate que lo que uno ve en el otro nunca se lo dice, y para mí eso es una pérdida total porque cuando alguien se atreve a decirte algo, se vuelve un ejercicio que tiene un poder gigante en quien recibe el mensaje. Yo quería hacer al menos una canción en solitario, en cuanto a voz, pero no quería que perdiera el concepto de colaboración. Tenía que buscar en este caso a un artista que fuera un gran músico. Nahuel se me vino rápido a la cabeza. Hay gente que todo lo hace bien, yo no sé Nahuel qué hace mal... toca guitarra increíble, compone espectacular, canta como los dioses, es un gran amigo, un gran humano.

En el video de “Lo que veo en ti” aparece Jocelyn Trochez, su esposa. ¿Fue fácil tomar la decisión de incluirla en esta canción?

Hacer esta canción con un video grabado en casa, donde participó mi esposa, no fue una tarea fácil. Si te das cuenta, la canción tiene otra ramificación. El video expone una relación de dos personas del mismo género, donde lo que pretendemos con Jocelyn es seguir visibilizando de alguna manera, para muchos y muchas, algo que es muy necesario: seguir hablando de la equidad en todos los sentidos.

¿Por qué escogió a dos colombianas para interpretar “Acompáñame”, una canción que habla sobre los cacerolazos latinoamericanos?

Primero porque yo tengo mucho arraigo con Colombia, ha sido un país que me ha dado mucho, entre otras cosas muchos amigos a los que quiero demasiado. Segundo, cuando decidí hacer esta canción quería encontrar artistas que tuvieran mucha valentía, que no tuvieran miedo de opinar, y mucha conciencia social. Pensé en Goyo porque desde aquella primera canción que escuché de su grupo (“De donde vengo yo”) hablaba con mucho orgullo de sus raíces y de dónde venía ChocQuibTown, eso me parecía hermoso. Ahora mismo, con todo lo de la muerte de George Floyd, Goyo nuevamente volvió a alzar la voz alrededor de todo el tema de la injusticia racial; eso fue lo que me confirmó que debía estar ahí conmigo. En el caso de Catalina García, de Monsieur Periné, sabía que ella había estado en las manifestaciones que se habían presentado en Colombia recientemente; eso me demostró que es una mujer con una sensibilidad y un compromiso social muy grande.

¿Cómo fue el encuentro con el productor Julio Reyes Copello, otra de las cuotas colombianas de su disco?

Estoy sumamente molesta conmigo, porque nos tardamos casi una década en volver a vernos. Pero aquí había un gran reto, producir un álbum en treinta días. Entonces pensé en que este disco debería tener a una persona que tuviera la capacidad de llamar a músicos para que grabaran desde sus casas y luego pudiéramos unir fuerzas. Para que quedara y sonara bien, para mí Julio (Reyes Copello) era el único hombre que podía lograrlo y llevar ese bote a la orilla, y así fue, no me equivoqué. Creo que hay poca gente en la que uno puede confiar, Julio es uno de ellos, de verdad le puso el alma.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.