Mujeres del Putumayo transforman el territorio lejos de la coca

hace 1 hora
Se presentan este sábado en Boogaloop Club (Bogotá)

La jugada maestra de Luis7Lunes y Vic Deal

“El Armador del sol” condensa en doce canciones aquellas cosas que le pasaron a Luis en esos dos años que duró escribiendo. Se trata de un disco introspectivo y de tintes oscuros.

Luis7Lunes y Vic Deal plantan bandera con "El armador del sol". Un disco de rap en estado puro, que hace alarde de todas esas cosas que los hicieron a ellos enloquecer con el rap.Cortesía

Si fuera necesario escoger una sola rima para ilustrar tanto la propuesta como el contexto en el que se pública el más reciente disco de Luis7Lunes y Vic Deal, El Armador del sol, sería esta: Hablamos de Rakim y ellos preguntan por Ken-Y / Ves la diferencia pai.

Porque mientras ellos hablan de Rakim, el legendario rapero norteamericano, uno de los mejores y más influyentes de la historia, que revolucionó el rap, revolucionando la manera de rapear. Los que preguntan por Ken-Y, es porque confunden a Rakim con R.K.M (léase también Rakim), un reguetonero puertoriqueño que hace dúo con Ken-Y.

Personajes incomparables, inconfundibles. Pero en estos tiempos en que los límites que separan al rap del reguetón y otros subgéneros tienden a desvanecerse, Luis7Lunes y Vic Deal plantan bandera con El armador del sol. Un disco de rap en estado puro, que hace alarde de todas esas cosas que los hicieron a ellos enloquecer con el rap.

Pero hay algo más. Rakim es al rap, lo que Michael Jordan es al básquet y este disco tiene todo que ver con eso, es su punto de partida. Y el juego de Luis y Vic, es como el de Steve Nash y Amal Stoudemire en los Phonenix Suns: practicar hasta hacerlo parecer fácil, para entenderse hasta el punto de pasarse el balón sin siquiera mirarse. Por eso en este disco, producido en su totalidad por Vic Deal, Luis7Lunes encuentra beats que le permiten rapear con fluidez y contundencia.

“El básquet es súper competitivo y súper directo. Usted es capaz de jugar basket o no. Porque un man no solo te la clava en la cara, sino que además de eso, te señala en el piso y te dice: paila, aquí no hay nada que hacer. Y el rap, para mí, es lo mismo. Usted vino aquí y sabe rapear o está inventando. Es capaz de rimar chimba o no es capaz.”, dice Luis.

Luis Miguel Veléz A.K.A Luis7Lunes lleva más de la mitad de su vida escuchando rap y poco más de una década escribiendo en rimas. Se graduó de medicina y quiere especializarse en psiquiatría. En los ratos que le quedan después de estudiar y ver pacientes, escribe sus rapeos. Por eso Víctor Ortíz A.K.A Vic Deal, le puso Luis7Lunes, porque cada día de Luis es como un lunes, de mucho trabajo y pocos ratos libres.

Han pasado poco más de dos años desde que empezaron a trabajar en El Armador del sol. Luis, quien ya había publicado su primer disco, Ruidos en Hamelin (2015) quiso sacar un EP de cinco, máximo seis temas y hacerlo todo con un solo beatmaker. Entonces le dijo a Vic Deal, que después de publicar dos de sus tres discos, Uno, dos (2012) y 1986 (2014), estaba dedicado, además de su trabajo como diseñador gráfico, a su tercer disco De Ego Tripas (2017) y a hacer beats, bajo la batuta de Gambeta, The Equation Beats y Crudo Means Raw.

Empezaron a trabajar y Luis tuvo que irse dos meses a hacer turnos en un hospital de Titiribí (Antioquia), y Víctor, que a la hora de hacer beats también se hace llamar Hakim Al-Khaliq, –que significa el sabio creador– empezó a mandarle a Luis las bases para su escritura.    

“La rutina era: trabajaba todo el día, me iba a la pieza donde dormía, donde tenía mi computador ¿y que más iba a hacer? Ponerme a rapear. De Titiribí me fui a España y la vuelta quedó como en Stand By. Y cuando volví, ya para terminarlo, Vic había hecho un montón de beats. Había tantas cosas más buenas que decidimos alargarlo, entonces ya no nos daba para un EP y resultamos haciendo un disco”, recuerda Luis.

El Armador del sol condensa en doce canciones aquellas cosas que le pasaron a Luis en esos dos años que duró escribiendo. Es un disco introspectivo y de tintes oscuros. Competitivo y retador, con una métrica impecable, que pasa de sonidos hardcore a otros más alegres, pero nunca bailables. Pero es sobre todo honesto, genuino.

“En muchos otros géneros yo puedo escribir una canción y que cualquier otra persona la cante. En este género no, lo que yo escribo es mío. El disco, a final de cuentas, lo único que va a producir en mí, independiente de muchas otras cosas fue como: ¡uf, me saqué todos esos dos años ya! Es algo muy personal y el disco va muy cargado de eso, de la vueltas buenas y malas que me han pasado en estos dos años”, dice Luis.

“El rap se trata como de ser genuino. Parte de entender el rap que hace alguien es entender su mundo, sus referentes, su cotidianidad.  Y eso no se puede fingir, cosa que en otros géneros sí, porque existe la fórmula para ser otro”, dice Vic.

Hace años que el rap colombiano, especialmente el que se hace en Medellín y en Bogotá, pasa por un gran momento y mantiene un crecimiento exponencial precisamente por eso, porque los grupos que han ido apareciendo, desde Alcolyrikoz hasta el Sr. Pablo, pasando por No Rules, Crudo Means Raw y Fly So High, han logrado atraer e identificar cada vez a más personas, no solo porque suenan bien, sino porque sus propuestas han sido genuinas.

Y pueden contar la misma ciudad, y pueden ser las mismas calles, pero se ven y se recorren de maneras diferentes, y de ahí parte la diversidad de perspectivas y narrativas. De ahí resultan canciones para todos, para el que las hace, para el que se las hacen y para el que las ve hacer. El Armador del sol es, entonces, una parte de la vida de Luis al ritmo de Víctor.

Luis7Lunes y Vic Deal se presentan este sábado en Boogaloop Club, en Boogtá.  

 

824134

2018-11-17T12:29:21-05:00

article

2018-11-17T12:29:21-05:00

jpiedrahita_250613

none

Sara Kapkin

Música

La jugada maestra de Luis7Lunes y Vic Deal

43

5679

5722