Publicidad

“La Sinfonía de los Bichos Raros”: una oda a la diferencia

Puerto Candelaria salda su deuda con el público infantil, que siempre ha estado atento a sus producciones, y lo hace con un musical que tiene desarrollos audiovisuales y editoriales.

Juancho Valencia y Sofía Carvalho
31 de agosto de 2022 - 02:00 a. m.
La invitación que propone Puerto Candelaria a través de “La Sinfonía de los Bichos Raros” es a hacer un símil con la sociedad y el momento actual. / Andrés Wolf
La invitación que propone Puerto Candelaria a través de “La Sinfonía de los Bichos Raros” es a hacer un símil con la sociedad y el momento actual. / Andrés Wolf
Foto: ANDRESWOLF

Queremos contarles con la calma de la mantis y tan largo como el cuerpo del ciempiés, la historia de la creación de La Sinfonía de los Bichos Raros, un musical que desde su inicio fue mucho más allá de eso y que hoy tiene vida propia en Puerto Candelaria. Ahora ya puedes disfrutar una a una sus canciones donde más feliz te sientas.

Le puede interesar: Monitor Music Awards 2022, la premiación a lo mejor de la música en Colombia

Así comienza la aventura

Después de ganar el máximo premio musical (el Grammy Latino a Mejor Álbum Cumbia) y celebrar sus 20 años de existencia en 2019, Puerto Candelaria se aventura a recorrer el antiguo sueño de realizar un proyecto dirigido a los más pequeños habitantes del mundo imaginario y real del Puerto de la Candelaria: los niños y las niñas. Un proyecto que además de un sueño era una deuda con ese público que siempre ha estado atento, dispuesto y abierto a lo que la agrupación entregaba y que ha entendido, quizás más que los adultos, nuestra apuesta estética y política.

“La Sinfonía de los Bichos Raros” es una fábula candelaria que de maneras divertidas y artísticamente poderosas quiere transmitir mensajes, metáforas y simbolismos positivos para la sociedad, en el estilo único y reconocido internacionalmente de la agrupación durante más de dos décadas. En este caso, son los bichos, esos animales ‘pegachentos’, con infinidad de patas, colmillos y a veces peludos, los protagonistas de esta puesta en escena musical, con canciones inspiradas en la cultura popular de Latinoamérica en la actualidad. Canciones que hablan de estos seres no desde una perspectiva lastimera, sino empoderada, llena de ritmo, melodía y mucha diversión, siempre invitando a una sonrisa o carcajada por la originalidad de su poesía.

Pero, ¿por qué sinfonía?

La sinfonía es la novela de la música; lo que el cine cuenta con imágenes o la literatura con palabras, la música lo cuenta con canciones. Son historias musicales que se entrelazan y llevan a los personajes a una transformación de su alma durante el recorrido. En esta Sinfonía, cada uno de los diez bichos elegidos tiene su momento de brillar, de contarle al mundo sus maravillosas características, de expresar su opinión nunca escuchada y de invitar, como siempre sucede en el Puerto, al baile y la reflexión al mismo tiempo.

Todo esto enriquecido con la participación de Rap Bang Club y Delfina Dib, raperos consagrados que ampliaron el espectro sonoro de Puerto Candelaria hacia los ritmos urbanos, para encontrar en sus códigos ese lenguaje que pudiera conectar con un público joven hasta ahora bastante descuidado en sus gustos musicales e intereses particulares. Puerto Candelaria ha cultivado con delicadeza durante su historia esa capacidad de transitar por cualquier camino musical y es por esto que podemos escuchar en sus instrumentos un rap o un trap, navegando con tranquilidad al lado de su cumbia guapachosa.

Le puede interesar: Octavio Panesso y el alcance de la “neuromúsica”

¿Por qué esos bichos espeluznantes?

La invitación que propone Puerto Candelaria es hacer un símil con la sociedad y momento actual. Una sociedad que discrimina al que se ve diferente, al que piensa diferente, al que no se acomoda a unos estándares de comportamiento o de belleza. Una sociedad que elimina al otro antes de escucharlo, que lo elimina porque no lo conoce o incluso solo por ser “feo”.

La Sinfonía de los Bichos Raros no pretende que nos enamoremos perdidamente de estas originales creaciones de la naturaleza. Lo que sí pretendemos es invitar a conocer estos bichos que, aunque nos parezcan desagradables, tenebrosos, que llevan “vestidos” con colores que están fuera de moda o que tienen una miradita horripilante, tienen algo para enseñarnos, tienen poderes maravillosos, tienen un espacio valioso en la naturaleza y merecen respeto por parte de nosotros los humanos, quienes tantas veces nos hemos asumido únicos en el planeta.

Y, ¿por qué raros?

Los Candelarios nos hemos sentido identificados durante nuestra carrera con los bichos, con los raros, con esos seres que quieren tener una vida curiosa, propositiva, positiva, pero que no se adaptan al mundo común y corriente.

Esta oda a la rareza celebra la diferencia en múltiples colores, innumerables formas de vivir, de lucir, de ser y de amar, todas hermosas, todas válidas. La invitación está abierta a reconocer en cada uno y en los demás ese bicho raro y a sonreír con la posibilidad de que ambos habitemos el mundo.

Para mayor precisión en la rareza, la creación de todas las canciones estuvo acompañada por la asesoría de la científica colombiana Elisa Chaparro, PhD. Bióloga de la Universidad de Los Andes, doctora en Biotecnología y maestra en Parasitología de la Universidad de São Paulo, Brasil; quien ha trabajado toda su carrera con estos interesantes bichitos y en divulgación científica, garantizando que los datos que se dicen de ellos en la “Sinfonía” son verídicos. Todas las canciones fueron compuestas por Juancho Valencia acompañado para “Araña” y “Ciempiés” por Jacobo Vélez el Callegüeso de la agrupación La Mambanegra de Cali.

Hemos pensado esta sinfonía de maneras divertidas, para disfrutar en diferentes momentos: el musical en vivo, los videos realizados en coproducción con el Teatro Colsubsidio, sus canciones y bailes en plataformas de escucha, también un libro interactivo, que es el primer producto editorial de Puerto Candelaria y que amplía la experiencia musical ofreciendo historias y actividades para que toda la familia abra un espacio lejos de las pantallas, disfrutando esa deliciosa textura del papel. Y, como adelanto, muy pronto llegará a la pantalla una serie en la que esta pandilla de seres se embarca en una aventura imposible, que les traerá el redescubrimiento de su esencia.

Por eso hoy los invitamos a ser ¡diferentes!, ¡espeluznantes! ¡apabullantes! como un bicho, como un bicho raro más que habita el mundo imaginario y a la vez real de Puerto Candelaria. ¡Bienvenidos!

Le puede interesar: Karol G sorprendió desnuda a sus seguidores en lanzamiento de “Gatúbela”

¿Sabías que La Sinfonía de los Bichos Raros es la primera producción musical para niños realizada 100 % con energía solar? Tanto Merlín Producciones –donde fue realizada la producción musical–, como el Teatro Matacandelas –donde se hizo el montaje audiovisual–, son dos compañías que pasaron de ser consumidoras a prosumidoras de energía solar, ¿qué te parece?

Yo te respondo primero: “RARO, PERO BIEN”. Les invitamos a seguir las redes exclusivas de La Sinfonía de los Bichos Raros, para conocer los nuevos rumbos que toman estos bichitos. Encuéntranos como @sinfoniabichosraros en Instagram, Tik Tok y Facebook.

Por Juancho Valencia y Sofía Carvalho

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar