“No podemos callar”, la canción de Arelys Henao en contra de la violencia de género

“Mujeres, no permitamos que nos maltraten. Por miedo y amor no podemos callar” es el mensaje que deja el nuevo sencillo de la reina de la música popular.

Captura de pantalla de Youtube

Arelys Henao cumplirá pronto dos décadas en la industria musical relatando en sus canciones la cotidianidad femenina. Sin embargo, en su más reciente sencillo, la artista decidió retratar un tema que también toca a la mujer, pero del cual es difícil hablar: el abuso y la violencia de género.

No podemos callar va dirigido a las mujeres que son víctimas de maltrato por parte de sus parejas. Con sus letras, ritmos y melodías populares busca empoderar a quien lo escuche para denunciar y buscar ayuda en situaciones de abuso.

Le puede interesar: "A mi violador ustedes lo oyen y lo ven todos los días": Claudia Morales

Aunque Arelys Henao tenía pensado este tema desde inicios del 2017, el asesinato de una sobrina la motivó a lanzarlo y comenzar con una campaña de concientización, pues, según la Fiscalía y Medicina Legal, cada 12 minutos una mujer es agredida por su pareja o expareja en el país, sin embargo, el 96% de estos delitos quedan impunes.

De esta manera, Henao busca que su canción, que hace parte del álbum Mi Historia, se convierta en un motor de fuerza e independencia que invite a la acción de las mujeres víctimas.

Lea también: Las palabras que Nicole Kidman dedicó a las actrices mayores de 40 años

El sencillo fue grabado en el estudio Rancho Viejo de Vicente Fernández, en Guadalajara, bajo la dirección de Javier Ramírez y el ingeniero de Grabación Alejandro Ramírez, junto con la composición de Hernán Darío Hernández.

En el video musical, producido y dirigido por Lucho Velasco, participaron los actores colombianos Carolina Acevedo y Ramiro Meneses.

Además de esto, algunas celebridades colombianas han compartido su apoyo a la campaña #NoPodemosCallar.

 

 

últimas noticias

¿Qué hay para escuchar en Rock al Parque 2018?

Rock al Parque 2018: cuando la música es todo