Pabla Flóres, matrona del bullerengue

Noticias destacadas de Música

Heredera musical y de sangre de Eulalia González Bello, ‘La Yaya’ de María La Baja, Bolívar, con dos producciones discográficas y el título de Mejor Cantadora en el Festival Nacional de Bullerengue en Necoclí, Antioquia, se convirtió en protagonista del año.

Pabla Flóres, conocida como ‘La Payi’, conversó en Cuarentena Musical Pacífico y Caribe David Lara Ramos sobre aspectos y momentos significativos de su tradición musical.

Flores está nominada en la categoría Música y Artes de Afrocolombianos del Año, distinción que otorgan El Espectador y la Fundación Color de Colombia, por dos álbumes: Concierto Pal Mundo y otro denominado Pedagogía + Cultura.

Concierto Pal Mundo recoge algunas de las presentaciones en vivo que realizó Pabla Flores y que muestran temas de la tradición como el Pal Lereo Pabla, que también es el nombre de su grupo.

La artista asegura que quiso “exponer los bullerengues que he compuesto y que el mundo conozca a Pabla Flóres González, ‘La Payi’, a través de sus canciones bullerengueras”.

Pedagogía + Cultura es un trabajo de investigación y también de rescate de manifestaciones culturales relacionadas con los juegos infantiles que se hacían en María La Baja en los tiempos en que no había luz. Los juegos se realizaban al son del tambor, al son del bullerengue.

Este busca, a través de las grabaciones, poder transmitir las enseñanzas y valores que están marcados por la música afro. Pabla afirma que el bullerengue debe ir a las instituciones y convertirse en escuela.

“Hice este álbum porque es algo que se va a llevar pedagógicamente en las instituciones para que los niños aprendan el bullerengue a través de los juegos y rondas tradicionales, como yo lo hacía de niña”. El álbum tuvo el apoyo del Ministerio de Cultura y la Escuela Tambores de Cabildo.

Su grupo, Pal Lereo Pabla, fue ganador en el Festival Nacional del Bullerengue en Necoclí, donde además ‘La Payi’ obtuvo el galardón de Mejor cantadora.

El premio fue producto de mucha dedicación y horas de práctica. ‘La Payi’ sostuvo que fueron muy cuidadosos con los detalles, se dedicaron a corregir todo lo que debían corregir, se aseguraron de tener una presentación personal impecable y, además, de buscar un equipo que supiera hacer los vídeos con buena calidad.

Varios de los integrantes de su grupo llevan años de experiencia en esta expresión del folclor colombiano. “Algunos de los que están en el grupo, como Neder Barraza y Luis Alfonso Valencia, eran niños cuando le tocaban el tambor a mi mamá”, compartió Pabla.

“Nosotros nos dedicamos a cantar y a hacerlo con respeto y mucha dedicación para cuidar el tesoro que nos dejaron los que ya murieron”.

En Pabla Flores se concentran más de 10 años de trabajo ligado estrictamente a una raíz ancestral que es su madre, ‘La Yaya’. La canción Pal Lereo Pabla surge cuando Jhonny Rentería, su compositor, se dio cuenta de que Pabla lereaba y que lo hacía siguiendo los pasos de su madre Eulalia.

El lereo dentro del bullerengue es una de las manifestaciones y expresiones creativas más importantes. Pabla asegura que “si el bullerengue sentao no se lerea no es bullerengue sentao, es una conversación cantada. Yo aprendí de mi mamá que el bullerengue se adornaba con el lereo y eso es lo que le da el punto”.

Pabla recuerda a su madre como una mujer muy enamorada del bullerengue, que se empoderó tanto con esta música que “no sentía enfermedad cuando escuchaba un tambor”. ‘La Yaya’ crió 9 hijos y le tocó sostener sola su casa por mucho tiempo.

“Cuando llegamos a María La Baja se iba a vender pescado en todas las calles para traernos de comer; si le quedaba pescado lo fritaba. Eso le tomaba mucho tiempo. Sin embargo, muchas veces mientras lo hacía, llegaban a invitarla para salir al fandango, como se decía antes, a cantar bullerengue. Dejaba ese pescado y se iba a cantar.”

La devoción de Eulalia era el bullerengue. “Fue tan grande en su vida que en sus últimos días estaba tan preocupada, ni siquiera por dejarnos solos, sino porque ‘¿quién va a hablar de bullerengue cuando me muera? No quiero que se vaya a perder esa tradición’, me decía. Todo el cansancio producto de su lucha lo sanaba con su canto del bullerengue”.

La actividad de Eulalia está concentrada en la Casa de la Cultura Eulalia González Bello.

Pabla finalizó asegurando que la mejor y más grande herencia que le dejó su madre fue el bullerengue, “un canto sanador”.

*De Fundación Color de Colombia para El Espectador

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

Pabla Flóresbullerengue