2 Mar 2021 - 2:00 a. m.

Richie Valdés: la salsa sin pausa

Ha sido cantante, compositor, arreglista y productor musical, además de cofundador de Guayacán Orquesta y director del Grupo Niche. Ahora lidera su propia agrupación con la que ha logrado posicionar varios éxitos.

Andrea Barraza Cabana*

Nació con el gen musical y el talento, pero sin entregar su vida a la música no habría conseguido ser quien es hoy. Richie Valdés tiene una carrera que se ha hecho sin pausa. No recuerda un solo momento de su vida en el que la salsa no hubiese estado presente.

Formó parte de las dos orquestas más importantes en el género, momentos que marcaron su trayectoria y que lo impulsaron en el medio artístico. En la historia de la salsa se ubica en el futuro, pues tras casi 40 años de carrera artística, aún le queda mucho guaguancó.

El papá y el párroco en su formación musical

Ricardo León Valdés Maldonado, más conocido en el medio como Richie Valdés, nació en Condoto, Chocó. Su niñez la alternó entre Bogotá y Quibdó, donde adelantó su bachillerato. El arte y la cultura fueron una constante en su vida. Su abuelo materno, Samuel Maldonado, fue un reconocido escultor que ayudó a terminar la Virgen de Guadalupe en Bogotá y el Cristo Rey de Cali; y su padre, Julio César Valdés, fue un destacado guitarrista y cantante que desde niño le inculcó la música como una disciplina.

Richie Valdés | Ventana Musical Pacifico y Caribe 24-02-2021

Para su papá era más importante que formaran el oído, por lo que Richie Valdés creció escuchando boleros y salsa de la gran colección que llegó a tener su padre. Fueron memorables en su vida las voces de la Sonora Matancera, Ismael Rivera y Tony Pabón, entre otros grandes de la música. También estuvieron presentes Pacho Galán y Los Corraleros de Majagual.

A la corta edad de 9 años, junto con su hermano Julio, con más sueños que instrumentos, fundaron su primera agrupación musical, Los Boys del Ritmo, nombre en honor a Los Negros del Ritmo, una orquesta que llegó a ser muy popular en Chocó y de la que su papá fue parte como bajista. Sin saberlo, en ese momento esta agrupación se convirtió en su escuela de formación personal.

En cuanto a formación musical formal, la recibió por parte del párroco Isaac Rodríguez, a los 12 años, con quien estudió solfeo y gramática musical con un nivel de conservatorio importado de España, de donde era oriundo el sacerdote. Con él aprendió a leer y a escribir música y técnicas de ejecución de instrumentos, como la trompeta.

El padre Isaac Rodríguez tuvo gran reconocimiento en Quibdó. Formar jóvenes en la música fue su vocación, solo a cambio de que sus pupilos integraran el coro de la iglesia. Precio muy bajo para la educación que recibieron de su parte grandes músicos como Alexis Lozano, Leonidas Valencia, Nicolás Cristancho, Pacho García y, por supuesto, Richie Valdés.

Cuando terminó sus estudios en la Normal Superior para Varones de Quibdó, donde se graduó como maestro, continuó su formación musical en Bogotá sobre piano y armonía. Sin embargo, no terminó sus estudios profesionales.

Nacimiento de dos grandes orquestas

Mientras el pequeño Richie experimentaba en la música, los entonces jóvenes Jairo Varela y Alexis Lozano formaron el Grupo Niche en Bogotá y rápidamente empezaron a sonar con sus primeros éxitos, que siguen vigentes hoy en día, como Al pasito , Tata y el Sol y Va pregonando.

La orquesta de Jairo Varela y Alexis Lozano se convirtió en un referente para Richie Valdés. Lo que no se esperaba es que años después, en 1983, tras la separación de los fundadores del Grupo Niche, Alexis Lozano fuera en búsqueda de los hijos del Gringo”, como era conocido el papá de Richie, para fundar su propia agrupación. Así fue como Richie y Julio, los hermanos Valdés, viajaron con Lozano a Bogotá y fundaron la Orquesta Guayacán.

Después de tres años de darse a conocer tocando en sitios nocturnos en la capital, como en La Teja Corrida y Ramón Antigua, lanzaron su primer álbum, Llegó la hora de la verdad, donde Richie Valdés fue el vocalista principal y que incluye el éxito Vas a llorar.

Valdés participó en las tres primeras producciones discográficas de esta orquesta. Que la sangre corra, su segundo disco, que incluye el famoso Por bocón, y el tercero Guayacán es la orquesta. Después de este último registro, Richie se separó de la agrupación por problemas en el interior del grupo entre su hermano William, que en ese momento era parte de la orquesta, y Alexis Lozano.

De Guayacán a Grupo Niche

Desde la primera producción musical con Guayacán, con la que se dio a conocer Richie Valdés, Jairo Varela le pidió que se uniera a su grupo, pero él no tenía planes de dejar la agrupación que había acabado de cofundar. Solo fue tres meses después de dejar la orquesta de Lozano y tres llamados de Varela para que Richie Valdés se decidiera a unirse al Grupo Niche.

Con este colectivo exploró otra faceta como músico. Estuvo orbitando entre la percusión, el teclado y los coros, hasta que en la producción de 1990, Cielo de tambores, Varela le asignó ser el vocalista de temas como Doña Pastora y Cielo de tambores. Según los críticos de música, este disco es el best-seller del Grupo Niche. Incluye otros éxitos indiscutibles como Una aventura, Se pareció tanto a ti, Busca por dentro y Cali ají.

La orquesta de Richie Valdés

Cuando aún estaba con el Grupo Niche, Richie Valdés empezó a pensar en tener su propia agrupación y con la aprobación de Jairo Varela, que además de ser el director de la orquesta fue su amigo, empezó a componer y a arreglar lo que serían sus primeros sencillos. Así fue como en 1993 debutó como solista con su canción Apuesta por mí, con la que ganó un Congo de Oro en el Carnaval de Barranquilla en 1995 y un Disco de Oro por ventas de más de 50.000 copias.

APUESTA POR MI - RICHIE VALDES [EN VIVO]

A partir de esta producción su discografía ha estado bajo el nombre de La Orquesta de Richie Valdés, con la que ha sacado cuatro producciones discográficas: Como pantera (1994), Richie Váldes y su concepto R (1996), Regreso (1999) y Cruzando fronteras (2006), y una serie importante de sencillos, entre ellos La salsa y la alegría, que fue himno de la Feria de Cali en su edición 62 en 2019.

Sucesor de Jairo Varela en Niche

Después de la muerte del que fue su guía, amigo y compadre, Jairo Varela, en 2012, los hijos del maestro le ofrecieron ser el sucesor de su padre en la dirección de la orquesta.

Valdés más que nadie conoce las entrañas del grupo y la esencia del maestro. Contó que llevaban tiempo discutiendo cuál iba a ser el camino del grupo para llevar el sonido de Niche a las nuevas generaciones. Tuvo esa responsabilidad por tres años, y lo dejó sin otra razón más que “hay procesos que se cumplen y ciclos que se acaban”.

Richie Valdés asegura que no vive del pasado y se mantiene atento al mercado. La producción de la salsa continúa ahí. Y los colombianos la siguen bailando y disfrutando en sus casas y las fiestas, por lo que apuesta por el futuro del género.

*De la Fundación Color de Colombia.

Comparte: