Diana Saray Giraldo celebra los cien años de Vanguardia quitándose el apellido “Liberal”

La periodista explicó por qué decidieron renovar el nombre del periódico y habló de los grandes cambios que vienen a raíz de su aniversario.

Diana Saray fue declarada la Mujer del Año 2017 por su trayectoria editorial. / Cortesía
Diana Saray fue declarada la Mujer del Año 2017 por su trayectoria editorial.Cortesía

¿Qué retos implicó para usted asumir el cargo de “Vanguardia”?

Transformar una redacción de un periódico con cien años de tradición, que tiene la fortaleza que le ha dado ser el líder en la región durante diez décadas, pero que se enfrenta al igual que todos los medios a los desafíos que trae el mundo digital, nos ha permitido emprender desde hace un año un proceso de cambio en la sala de redacción con los periodistas, y hoy hemos generado una serie de contenidos multimedia que nos han permitido llegar a nuevas audiencias. Este es un camino hacia las suscripciones digitales, que será el paso siguiente en este proceso.

¿Cómo ha sido el proceso de integración entre lo digital y lo impreso que menciona?

De la mano de Alejandro Guzmán, que es el subdirector del periódico, comenzamos este proceso, porque él es un periodista experto y con toda su trayectoria en el periodismo digital. Lo que quisimos fue, en primer lugar, hacerles entender a los periodistas que hoy en día, si uno se queda solo con las habilidades de escritura y reportería simple, ya no tiene cabida en este campo. Fue una labor de convicción, de entender este proceso, y luego iniciamos durante un año completo una capacitación a todos los periodistas en herramientas multimedia. Hoy puedo decir con mucho orgullo que mis periodistas pueden manejar todas las herramientas digitales. No digo que el periodismo tradicional sea malo, todo lo contrario; lo que sí es un hecho es que necesita complementarse con todo lo que están haciendo las nuevas generaciones. Un periodista tiene que tener la capacidad hoy de contar la misma historia en diferentes formatos y con una narrativa distinta.

Usted es la segunda mujer en “Vanguardia” en tener el cargo de directora. ¿Qué piensa sobre la evolución que ha tenido el rol de la mujer en el periodismo?

Creo que nos hemos ganado un liderazgo a punta de trabajo. He visto que, hoy en día, quienes se han atrevido a denunciar y a llevar el liderazgo del periodismo de denuncia son las mujeres. El periodismo actual tiene un gran toque femenino en cuanto a su fuerza. También se ha roto el estereotipo de que la mujer que estudia periodismo lo hace porque quiere ser presentadora de televisión. Yo tengo la redacción llena de mujeres berraquísimas, mi productora de video es mujer, las que más trabajan en lo económico son mujeres, y creo que este es un medio de matriarcado.

¿Qué transformaciones se vienen para “Vanguardia” con su aniversario número 100?

El primer gran cambio lo verán los lectores este domingo, porque desaparece “Liberal” y se convierte solo en Vanguardia, pues el nombre de Vanguardia Liberal obedece al nacimiento de un medio en una época en la cual los medios estaban atados a un partido político, y eso hace muchas décadas dejó de ser. Hoy en día es un medio que no está atado a ningún partido político. Seguimos siendo liberales en cuanto a la defensa de las libertades y los pensamientos. Este es un medio defensor de las libertades individuales, la libertad de expresión y tradicionalmente hemos sido un medio que no está a favor el poder.

¿Qué pasará con los contenidos?

Se vienen contenidos con bastante análisis, más personajes y más historias. Nuestra esencia es el contexto regional. A Vanguardia la leen porque quieren saber lo que pasa en la región, así que nuestro ejercicio es mirar cómo todos los grandes temas nacionales e internacionales impactan directamente a la región, por eso habrá más contenido de impacto regional. Otra gran propuesta es que sabemos que la gente está cansada de los medios. Te dicen en la calle: “Yo no veo noticias porque para qué, ¡todo es malo!”, y yo sí creo que los medios de comunicación somos responsables del ánimo de un país, y desde ese punto de vista hemos querido también que, al mismo tiempo que se cuentan las noticias, las denuncias de corrupción y todo lo negativo, se cuenten las cosas positivas de gente que está trabajando, que ha trascendido mucho más allá. Quiero que sea una Vanguardia que, cuando los lectores terminen de leer el periódico, digan: “Qué historia tan bonita”.

¿Qué se ha conservado de la esencia de este periódico en 100 años?

La solidez, un referente de periodismo bien hecho, una defensa del libre pensamiento, la independencia y el ciudadano. Esos principios son la esencia de Vanguardia y lo van a seguir siendo.

¿Qué opina sobre la crisis que están atravesando los medios de comunicación?

Negar la crisis de los medios en el mundo no tiene sentido. Creo que ha faltado la capacidad de entender que cambió la manera de contar las historias y que hoy es una cuestión de audiencias: dependiendo de a quién le hables, el formato con el que lo hagas, el medio para el que lo hagas, tienes que contar la historia de manera distinta. Hoy, a pesar de toda esta crisis, veo una inmensa oportunidad para los medios de volver a su esencia de ser los que cuentan la historia, pero tienen que reinventar la manera como lo hacen.

 

últimas noticias