El festival se realizará el 17 de febrero

Diana Uribe y su pasión por el reggae

La antropóloga, historiadora y filósofa habla de su papel en el Jamming Festival, su perspectiva académica de la música y la importancia de los sonidos afrocaribeños en la cultura colombiana.

Una de las canciones reggae favoritas de Diana Uribe es “Rasta Love”, de Ky-Mani Marley. / Archivo El Espectador

¿Qué es el Jamming Académico?

Es un espacio maravilloso que siempre ha existido desde la creación del Jamming Festival. Desde el momento en que empezó el evento, siempre he tenido una sección académica que le da mucha importancia a todo el fenómeno del reggae.

¿Cuál es su papel en el Jamming Festival?

Mi participación es hacer visible la cultura africana en sus diferentes aspectos, ya sea la parte de Jamaica o la parte de la interacción con África como una raíz profunda de la historia de Colombia. El visibilizar, por un lado, la historia de este país y, por otro, mostrar todo el trasfondo social, político, cultural e histórico que tiene el reggae desde sus orígenes.

¿Desde hace cuánto tiempo participa en este festival?

No he tenido la oportunidad de estar en todas las ediciones del festival, pero sí en la mayoría. Este año vuelvo después de no participar por dos años. En total, podría decir que he estado en cuatro de seis ediciones del Jamming.

¿Cuál es el papel de África en este evento y en Colombia?

Cuando fui a África Occidental me di cuenta de que había una gran influencia sobre nuestra cultura. Me fijé en su comida, en el contacto de la gente; estar allí era como estar en San Andrés o en el Valle. Lo que comprendí en ese viaje fue cuán profunda es la influencia de África en Colombia y cuán invisibilizada está. A partir del momento en que entré en esta conciencia, empecé a conocer y a reivindicar el papel de este continente en nuestra cultura, por eso hice el libro África, nuestra tercera raíz.

¿Por qué está tan invisibilizada?

Por efectos del colonialismo, es decir, creer que sólo la historia de la colonización es válida. A nosotros sólo nos hablan de Europa y nos hacen creer que este continente es nuestra única influencia. Nuestros apellidos, que conozcamos sólo aspectos europeos, pero resulta que tenemos una influencia indígena muy grande, porque sí veníamos de allá y eso era lo que había en esa tierra.

¿Por qué decidió participar en el Jamming Académico?

Amo la música reggae por encima de todo. Lo primero que me une a este evento es el gusto por este género. He estado metida por mucho tiempo en ese mundo. Segundo, cuando Javier, creador del festival, me contó de la posibilidad del Jamming Académico pensé que esto tendría más sentido si le explicaba a la gente la importancia de los que estaba oyendo. Combina toda la delicia del reggae con entender la conciencia que este género aporta a nuestra cultura.

¿Cuál es la importancia del reggae y demás sonidos afrocaribeños en la cultura colombiana?

El hecho de que existan espacios como el Jamming, y que requieran de una nueva producción del mismo significa que se ha logrado mantener una cultura reggae en la ciudad, en los jóvenes y demás personas que allí habitan. El reggae es una música de conciencia: en la medida que los jóvenes escuchen lo que están cantando, esas letras con mensajes espirituales y políticos, pueden lograr ver el mundo de una manera diferente.

¿Qué podrán esperar los asistentes a la nueva edición del Jamming Académico?

La gente ya se acostumbró al Jamming Académico y siempre va con el ideal de entender la importancia de la música que está oyendo. Ya hay un público que va en busca de conocimiento, de la referencia y del contexto en el que se dan esos géneros. La gente va a entender, a escuchar, a saber y a aumentar su nivel de conocimiento frente a esta cultura.

¿Qué ha sido lo más difícil de participar en un evento como el Jamming y hablar de la cultura africana?

Llevo nueve años tratando de construir la historia de África. Eso ha sido lo más difícil: construirla, más en Colombia, un país tan racista. Con el Jamming no he visto ninguna dificultad hasta el momento.