Gaeleen Quinn, una ingeniera con el corazón en la cocina

A través del festival Wine and Food Festival busca reconocer el talento de las chefs colombianas y exaltar los ingredientes del país, en un espacio que pretende apoyar la labor de la Escuela Taller de Bogotá.

Gaeleen Quinn lidera el festival en compañía de su hermana, Iris Quinn. Mauricio Alvarado - El Espectador

Usted no es chef, pero le encanta la cocina. ¿Qué la acercó a la gastronomía?

Soy ingeniera industrial de la Universidad de los Andes, pero siempre he sido una glotona. Mi papá era igual y a él también le encantaba la cocina, creo que ahí comenzó mi gusto. Además, mientras estudiaba trabajé con un cocinero muy reconocido que me ayudó a meterme más en la industria y a aprender mucho. En Italia, donde hice mi máster, adquirí otros conocimientos porque es un país que respira gastronomía.

¿Por qué surgió la idea de hacer Wine and Food Festival?

Vivo en el exterior y me di cuenta de que las personas bogotanas tenían mucho interés en el mundo gastronómico, hecho que me pareció una oportunidad para mostrar nuestras fortalezas en este ámbito. Quisimos conectar a la comunidad internacional con nuestro país.

¿Por qué eligió que el vino fuera el acompañante de las comidas?

El vino es el gran acompañante de muchas comidas en el mundo y cada vez hay más libertad en el maridaje, es más flexible. No sólo queda bien con los platos internacionales, sino también con los colombianos. Antes las personas eran consumidoras de jugo de mandarina, ahora son curiosas y quieren tomar vino. Ya hay más importadores del producto y otros festivales como Expovinos, muestran también esa evolución.

¿El vino es para cualquier paladar?

Es para el que le guste. Obviamente hay gente a la que le parece algo muy ácido, pero hay una variedad tan amplia, que me costaría entender a alguien que no encuentre su sepa o su región. Es un mundo muy extenso por conocer.

¿Por qué quieren que las mujeres chefs sean protagonistas?

Es un reconocimiento al talento femenino, porque nosotras tenemos la gran fortuna de que Colombia, a diferencia de otros países en Latinoamérica, tiene muchas mujeres chefs buenas. Queremos mostrarle al mundo ese conocimiento y fortaleza especial que tenemos. Las protagonistas de este festival están lideradas por Leonor Espinosa.

¿Qué hay que aprender del talento femenino en la cocina?

No hay que tener miedo de entrar en una industria que se considera masculina. Si hay talento, se puede tener éxito.

¿Qué tipos de ingredientes quiere exaltar?

Ciento por ciento ingredientes colombianos, eso ha sido una evolución del festival. Desde el segundo año les pedimos que vinieran a cocinar con estos ingredientes, porque eso es parte de su aporte, mostrar cómo lo nuestro es flexible, versátil y rico para mezclarlo de maneras distintas. Ellos van a la plaza de mercado para escoger lo que necesitan y conocen las regiones para inspirarse con nuestra cultura.

¿Colombia tiene ingredientes únicos?

Muchos. Todas nuestras frutas les encantan a los extranjetos. También hay buenos lácteos, productos de búfalo y cerdo. Apenas estamos conociendo nuestra riqueza.

¿Cree que esa riqueza permite atraer chefs internacionales?

Sí, ellos quedan encantados con los ingredientes y las personas, se convierten embajadores de país. Pero también nos interesa que el mismo bogotano conozca esa variedad que tenemos.