Es la protagonista de “La mamá del 10”, de Caracol Televisión

Karent Hinestroza, una mujer 10

Nació en Timbiquí, en la costa Pacífica colombiana. Su deseo de ser actriz la llevó a estudiar teatro en la Universidad del Valle, donde aprendió a tener una conciencia artística gracias a la cual ha trabajado en cine y televisión.

Karent Hinestroza participó en las películas “El vuelco del cangrejo” y “Chocó”. / Cortesía Caracol Televisión

Había participado en “La selección”. ¿Por qué cree que la vida la ha llevado a producciones relacionadas con el fútbol?

El fútbol me persigue y he aprendido a través de las producciones en las que he trabajado un poco del deporte, porque antes no sabía mucho. He conocido a los futbolistas y ese universo nuevo. Primero fui la esposa de un futbolista y ahorita soy la mamá de uno. Ha sido interesante. Me encanta porque todo lo que hay detrás del fútbol, esa pasión, une pueblo, une comunidad.

Llega como “La mamá del 10”. ¿Qué significa para usted este protagónico?

Creo que es la primera vez que estamos viendo que en la televisión nacional esta zona del país está como protagonista, el lugar de donde viene esta mujer, el departamento del Chocó. La mamá del 10 representa un homenaje para mis amigas, para mi mamá, porque el personaje lo construí inspirada en ella, una mujer guerrera que quedó huérfana a los tres meses y ha logrado todo lo que ha hecho de puro corazón y de pura guerrera.

¿También hay mujeres 10?

Sí, claro. Mi hijo es el número 10, pero esta es una mamá 10, una mamá top, que está ahí, que lo da todo por su hijo, que nunca se rinde. Una persona que nos inspira a luchar por nuestros sueños, por lo que es positivo y lo que vale la pena. Es una sensación de alegría, humildad y responsabilidad, porque de cierta forma esta historia se cuenta a través del punto de vista de la mamá y de cómo saca este niño adelante.

¿Cómo le fue explorando la faceta de madre en esta producción?

La faceta de madre la aprendí de mi mamá, cómo era ella con nosotros, con mis hermanos y conmigo; también de mis amigas. De pronto sí tengo un poco de energía maternal, que puedo desarrollar en escena. Me inspiré en esas mamás que son estrictas, disciplinadas, pero amorosas, dulces, que están dispuestas a todo por sus hijos. Esas son como las mamás que yo conozco, la mamá colombiana.

Todos la hemos visto en cine y en televisión. ¿En cuál se siente mejor?

Me formé como actriz de teatro y tengo una pasión fuertísima por éste. Tengo unos amores diferentes con cada una. Me encanta el cine, me parece que es lo más cercano a la vida y por eso amo cada vez que tengo la oportunidad de actuar en cine. Con series como esta he descubierto que pueden tener muchos elementos cinematográficos que me hacen disfrutarla más.

Estudió en la Universidad del Valle. ¿Qué aprendizaje le dejó estar en una universidad pública?

Más que simplemente aprender a actuar, te forman en una conciencia de artista, como una persona que realmente puede vivir del arte, que sabe trabajar en grupo, crear y proponer. La formación se enfoca mucho también en la humildad que debes tener para poder crear. Creo que la Universidad del Valle me enseñó eso, una institución con sentido social. También, lo más importante para mí fue aprender a poner mi arte a disposición de causas nobles.

¿Ha sentido discriminación en los medios por ser afrocolombiana?

En los medios no tanto como en la vida real. Me formé en el teatro y ahí no hay discriminación; siempre hacía los personajes de la rica o la clasuda. En la televisión siento que estamos avanzando. Con La mamá del 10 nos vamos a mostrar como un país mucho más avanzado, porque el mundo está mostrando esta diversidad, lo que somos, diferentes colores, la idiosincrasia que tenemos como nación, la diversidad, lo pluriétnico: indígenas, mestizos, negros. Ahora tenemos una serie que protagoniza una mujer negra que viene del Pacífico.

¿Todavía existe el racismo?

Para mí, preguntarme si existe racismo o no es como decir si creo que el agua moja. Sí lo hay, en todo el continente, porque somos una nación que se construyó con esas vergüenzas, donde todo el mundo quiere ser más blanco o más europeo, pero realmente somos una mezcla de todos. Sí creo que existe, sí lo he vivido. Afortunadamente, el trabajo siempre ha estado adelante de mi condición étnica.

Fue actriz revelación en los Premios India Catalina en 2014. ¿Cree que esos reconocimientos le abren puertas?

Es una alegría inmensa tener un premio, un reconocimiento a toda tu lucha, todo tu trabajo y formación. No creo que necesariamente un premio te ayude a abrir puertas; lo cierto es que sí te ayuda a ir posicionando tu trabajo para ratificarte que lo que estás haciendo está bien. Cada proyecto depende de diferentes cosas, lo que buscan para cada personaje es diferente.