Proflora 2017, hasta el 6 de octubre en Corferias

La ruta de las flores cultivadas en Colombia

Augusto Solano, presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores, considera que este producto –que sirve para expresar sentimientos– es el negocio de mayor valor agregado que tiene el país.

Según Augusto Solano, la floricultura genera 140 mil empleos. / Mauricio Alvarado - El Espectador

¿Las flores son colombianas?

Son cultivadas en el país, pero todas son patentadas, hay que pagar regalías para producirlas. Hay especiales –como las astromelias, los claveles y las rosas– y variedades para cada especie, de las cuales las casas especializadas sacan cada año nuevas versiones. Casi todas las que se cultivan acá son compradas, las únicas que pueden ser propias son el follaje, las heliconias y las hortensias.

Entonces, ¿la orquídea es una flor colombiana?

Acá no trabajamos casi con ellas. No se puede asegurar como tal que una es una flor colombiana, en el caso de las orquídeas es más un hobby del país, porque la verdadera potencia en ellas es Tailandia.

¿De dónde vienen las variedades de flores?

Muchas de las casas especializadas son de Alemania o Francia, donde la floricultura tiene hasta 100 años de antigüedad; aquí sólo son 50. Lo que hacen es hibridación genética (cruces), no modificación, las únicas flores que se sacaron por modificación fueron un clavel y una rosa azul, pero no funcionaron.

¿Cómo las eligen?

Se pueden hacer ocho mil cruces en un día, luego se evalúan qué tan bonitas son, su resistencia a las enfermedades, cómo se comportan viajando a sitios lejanos o cuál es su rentabilidad. Al cabo de seis o siete años se sacan tres o cuatro, las patentan y empiezan a ofrecerlas. Un floricultor visita la casa especializada, escoge cuál le gustaría cultivar y la negocia.

¿Cómo manejan las licencias?

Son permisos por períodos temporales o indefinidos, pero mientras él tenga planta tiene la autorización para cultivarla. Por eso las flores se encarecen y se venden en mercados donde hay altos ingresos, que son de primer nivel.

¿Qué características tiene una flor de primer nivel?

Muchos buscan que sea una variedad reciente, debe mostrar vigor, que su color sea bueno e intenso, no tener ninguna mancha y, por lo general, los tallos deben ser rectos porque los torcidos no se aceptan; en los mercados más exigentes buscan tallos de 70 u 80 centímetros. La cabeza debe ser lo suficientemente grande y la flor tiene que estar perfecta.

¿Por qué las flores cultivadas en Colombia son apetecidas en el extranjero?

Por su variedad y su calidad. En este negocio de exportación de flores somos el país que más diversidad tiene, porque aquí hay cerca de 40 especies y más de 1.200 variedades. Otros países competidores, como Ecuador, Etiopía y Kenia, están muy concentrados en sólo rosas. Eso ha permitido que acá se puedan hacer los bouquets, poniéndoles una receta especial. No es sólo qué flores van, sino cómo van y qué papel los acompaña.

¿Cuál es el principal mercado?

Estados Unidos, donde mandamos el 75 % de las flores, pero el resto va a más de 80 países y estamos llegando a sitios tan lejanos como Australia, Japón, Corea y Rusia. Tenemos una cobertura muy amplia.

¿Qué habrá este año en Proflora?

Encontrarán una feria mucho más grande donde está lo mejor de la floricultura colombiana, pero también de otros países. Habrá una afluencia de compradores inmensa, esperamos gente de cerca de 40 países y los compradores podrán visitar las fincas donde se cultivan.

¿Qué son flores sostenibles?

Hoy en día a los compradores y al consumidor final les interesa que el producto sea sostenible, haya responsabilidad ambiental y social. Asocolflores promovió hace 21 años Flor Verde, que se convirtió en una certificación socioambiental y es la segunda más antigua del mundo para flores después de una certificación holandesa.

últimas noticias