Acaba de debutar en el cine nacional

Marianne Schaller, en “Período de prueba”

Se considera más una cantante que una actriz. De ahí que tenga su propio proyecto musical, “Bemba colorá”, y sea una de las protagonistas del formato “Mujeres a la plancha”.

Marianne Schaller ha participado en series como “Los Morales” y “La ronca de oro”. / Daniela Murillo

Debutó en el cine con la cinta “Período de prueba”, que está en cartelera. ¿Cómo llegó a integrar ese proyecto?

No me tuvieron que convencer mucho. Estaba en Nueva York, y cuando llegué a Colombia no tenía teléfono y estaba incomunicada. Había terminado la serie Los Morales y en el vuelo de regreso le dije a mi esposo: “Quiero que me llamen a decirme que escribieron un personaje para mí”. Y eso fue lo que sucedió con Período de prueba. Todo el equipo estaba seleccionado y faltaba la protagonista, que era yo. No tuvieron que convencerme mucho, en realidad.

Es su primer protagónico y su primera película. ¿Qué aprendió de esa experiencia?

Todas las jornadas de grabación fueron muy divertidas. Semanas completas de compartir en familia, y a partir de Período de prueba puedo decir que se puede hacer un proyecto audiovisual sin tanta presión.

Su papel es Sofía. ¿Cómo fue la creación de ese personaje pensado para usted?

Sofía ha sido el personaje más light que he hecho. Me han tocado personajes antagónicos muy fuertes y algunos muy jocosos. Para ella me tocó bajarle a mi tono barranquillero extrovertido y quedarme con la parte de mí que es tranquila y dulce. Todos los personajes de la película son alborotados y Sofía es el polo a tierra.

¿Qué estaba haciendo en Nueva York?

Grababa el más reciente video de mi proyecto musical, Soy bemba colorá, que se llama Dale para abajo. El tema saldrá en el álbum que lanzaré en noviembre próximo.

¿A su vida llegó primero la actuación que la música?

Así es. Primero me conocieron por la actuación, pero tengo que decir que la música nació conmigo. Cuando era pequeña solamente quería ser cantante, y cuando llegué a Bogotá se me abrió el espectro de la actuación. Hice muchos castings porque necesitaba vivir de lo que me gusta realmente, porque soy comunicadora social.

¿Cómo define la voz en su proyecto “Bemba colorá”?

Durante muchos años tuve trauma por tener la voz tan ronca, porque estaba acostumbrada a las voces tan delgaditas de mis amigas. Ahora estoy muy reconciliada con lo que tengo y la voz de Bemba colorá es, simplemente, distinta. Lo que pasa es que este es mi álter ego y a través de ella puedo hacer todo lo que no logro hacer como Marianne Schaller.

¿Cómo se ha preparado para la música?

Desde muy niña estoy en clases de música. Además, colecciono vinilos y eso me ha ayudado a perfeccionar el oído. No tengo un género favorito, más bien le trato de sacar provecho a todos los estilos musicales.

También forma parte del proyecto “Mujeres a la plancha”. ¿Cómo le va ahí?

En Mujeres a la plancha me divierto mucho. Eso ha sido un taller intensivo, porque se trata de estar en concierto todas las semanas y eso me ha otorgado una técnica muy especial.

Ha trabajado en “El man es Germán”, “Amor de Carnaval” y “En la ronca de oro”, ¿cuáles personajes disfruta más?

En La ronca de oro fui la antagonista. Ahí interpretaba a Clarisa de las Américas y fue muy exigente para mí, pero después llegó Dionisia Cassette en Los Morales y ahí me divertí mucho.

Lleva diez años en la actuación. Ahora el panorama está más difícil para los actores.

La industria ha empeorado mucho. Hay muchos colegas sin trabajo y esa situación es muy dolorosa. Por fortuna tengo mi proyecto musical y eso me mantiene ocupada siempre.

¿Encontró diferencias entre grabar para televisión y filmar para cine?

La diferencia es total. En un proyecto cinematográfico uno puede grabar unas tres escenas al día, mientras que en televisión se graban unas 18 en una jornada.

¿La cantante nutre más a la actriz o es al contrario?

Siempre he pensado que soy una cantante. Además, el hecho de estar en una tarima compartiendo música también es una forma de actuación.