El documental ya está en salas de cine en Colombia

Remo Anzovino, el músico de Gauguin

El autor italiano se encargó de componer la música para el documental “Gauguin en Tahití: El paraíso perdido”, con el que tuvo el desafío de transformar la pintura en sonido.

Remo Anzovino hizo la música para “Van Gogh” y “Monet”.  / Cortesía
Remo Anzovino hizo la música para los documentales sobre Van Gogh y Monet. Cortesía

¿Cómo llegó a componer la música del documental sobre Gauguin?

Ya había trabajado en largometrajes similares como Van Gogh y Monet. Paul Gauguin me inspiró porque su vida es como un libro de aventura y yo me perdí en sus viajes, en su paraíso perdido. El punto de vista que manejo en la película es el punto de vista de los dos, porque él es un ejemplo o un símbolo para otros hombres que cambian su vida para encontrar un paraíso que estaba perdido.

¿Entonces, ya era fan de Gauguin?

¡Sí! Pues, yo conocía a Gauguin de una manera muy superficial. Es decir, yo conocía sus pinturas, pero nada de su vida. Así que este trabajo se volvió para mí en una gran manera de explorar mi alma porque, en general, la música para mí es la mejor forma para entender mi alma y el alma de todas las personas.

¿Qué retos tuvo en este proyecto?

Esta película tiene tantos elementos y por su lenguaje cinematográfico, tiene imágenes muy grandes que se ven muy bien, los paisajes son enormes y el uso de la orquesta y el sonido es muy importante. Además, es la historia de un gran artista y sus pinturas. Transformar una pintura en una música es algo mágico, y eso es el desafío: crear música que se pueda introducir a la pintura.

¿Cómo se preparó para ese trabajo?

Me preparé para la película a partir de la lectura de muchos libros, leyendo la historia del artista, pero tenía mi propia forma de hacerlo. Yo vi la película, leí el guion, pero también traté de hacer un viaje personal a través de la historia. En el caso de la de Van Gogh, yo vi el largometraje y observé las pinturas de Van Gogh antes de empezar a componer la música; en los otros casos, como Monet, no lo hice. En esos casos hice uso de mi imaginación, de la fantasía.

¿Tiene algún “artista soñado” al que le gustaría hacerle la música?

Acabé de terminar la banda sonora de Frida Kahlo: viva la vida, una película hermosa sobre la mexicana. En estos días estuve grabando la banda sonora de esta cinta que se estrena en noviembre y sé que también llegará a Colombia. Frida Kahlo fue la artista para la que siempre soñé componer. En mis creaciones, las mujeres son muy importantes y Frida es un gran ejemplo de libertad y dolor. Yo tuve un sueño y ahora ese sueño es una realidad, porque nunca había podido escribir música para ella.

¿Qué aprendió de Gauguin?

Aprendí a ser un artista. Esta es la lección principal: ser un artista. Cuando tú escribes música, cuando conduces una orquesta, cuando necesitar hacer algún arreglo musical necesitas ser un artista.

Usted es abogado criminalista. ¿Qué tiene que ver eso con la música?

La música es todo para mí. La música es Palestrina, Renaissance y Coldplay; Miles Davis y Mozart, Stravinsky y los Sex Pistols. Con la música de películas sucede algo muy particular, porque el compositor debe experimentar mucho. Para esto es muy importante leer mucho, mucha literatura, ver teatro y baile; debes tener mucha curiosidad y mantener una mente abierta con todos los tipos de arte.

876304

2019-08-15T21:00:00-05:00

article

2019-08-15T21:00:01-05:00

[email protected]

none

El Espectador

Un chat con...

Remo Anzovino, el músico de Gauguin

36

3344

3380

 

últimas noticias