Alejandro González siempre quiso hacer rancheras

El ex vocalista de Bonka afirma que desde hace mucho tiempo quería hacer un disco con mariachi, pero que también quiere aprovechar todo lo que aprendió con la banda que lo vio crecer artísticamente.

Alejandro González quiere posicionarse como el mejor cantante de música ranchera en Colombia. / Cortesía
Alejandro González quiere posicionarse como el mejor cantante de música ranchera en Colombia. / Cortesía

¿Qué es lo nuevo de Alejandro González?

Me estreno como solista lanzando dos sencillos, cada uno con tres versiones, pensadas para que mi público pueda disfrutarlas en sus diferentes estados de ánimo. Los géneros que escogí fueron ranchera, balada y urbano.

¿De dónde nació la idea de grabar para su primer sencillo “Le hace falta un beso”?

Andaba buscando, entre muchas canciones mexicanas, el que sería mi primer sencillo y después de consultar con varias personas, mi hermana llegó un día diciéndome que había escuchado una canción que le había gustado mucho y era Le hace falta un beso, cantada por Chapo de Sinaloa, escrita por el mexicano Arturo Leyva; la escuchamos y nos decidimos por esa.

Su segundo sencillo fue casi alterno. ¿Cómo fue esta segunda grabación?

Después del éxito de mi primer sencillo, llegó Sony Music, me buscó, nos sentamos, les conté un poquito acerca del proyecto y me dijeron ‘queremos firmar contrato contigo’ y de esto hace ya tres meses. Entonces llega El amor de su vida, que es como la continuación de Le hace falta un beso.

¿Por qué hacer tres versiones?

Fue como una estrategia para llegar a diferente público, pero la versión original de las canciones que estoy haciendo ahora es en rancheras. Este género me fascina mucho, crecí con él y me llena mucho, pero también me pareció divertido aprovechar lo que aprendí con Bonka. Particularmente me gusta mucho lo que están haciendo ahora los artistas, fusionando su música con diferentes géneros.

¿Cómo recibió el público su propuesta de fusionar sus canciones?

Fue un éxito, a la gente le encantó, hasta el punto que tomé la decisión de que a cada sencillo que vaya a lanzar le hago versiones, teniendo obviamente la punta de lanza del proyecto, que es un disco totalmente ranchero, que es el género que vengo a defender y en el cual me quiero establecer fuertemente.

¿En qué etapa está ese trabajo discográfico?

En este momento estamos en toda la parte creativa. Estamos trabajando en las composiciones, los arreglos, busco ese sonido muy mexicano, letras de amor y de despecho que son características de este género.

¿Qué significó Bonka para usted?

Mucho. En esa banda crecí como artista, pasé buenos ratos y adquirí gran parte de la experiencia musical que hoy en día utilizo para desarrollar mi nuevo proyecto en solitario.

¿Cómo usted y sus amigos crearon esta banda?

Fue muy bonito porque fue algo muy natural. Se dio cuando estábamos en el colegio, éramos 5 mejores amigos escribiéndoles canciones bonitas a las niñas y siempre pendientes de que nos invitaran a los bazares, restaurantes y colegios, porque queríamos mostrarles lo que habíamos escrito. Prácticamente nuestra música se dio a conocer por el voz a voz, pues en esa época no habían redes sociales.

¿Siempre soñó con ser solista?

Sí, yo pienso que el tema de ser solista siempre está en la mente de uno, pero no era algo que me trasnochara, ni algo que me generara afán, tan es así que la vida misma me llevó al punto donde tuve que tomar la decisión y no por cuenta propia, se dio de manera muy natural.

¿Cómo llega la inspiración a la hora de componer?

Se basa prácticamente en lo que estoy viviendo, en situaciones y sentimientos reales; cuando compuse El problemón, estaba yo en este dilema en el que me gustaba una persona a la que no le gustaba, pero detrás mío había alguien a quien yo le gustaba y es ahí donde entro a jugar con las palabras y nace esta canción; considero que soy muy honesto a la hora de escribir.

¿En qué momento se sintonizan sus facetas de intérprete, compositor y productor?

Hay momentos en la vida de un artista en los que haces un pequeño receso para hacer otras cosas que pueden ayudarte a evolucionar. En Bonka tuve ese espacio y decidí hacer dos master en Music Bisnes aquí en Bogotá y uno en producción en Boston. Esto hizo que se me abriera mucho la cabeza, me di cuenta de que el campo de la música es bastante amplio y me parece muy chévere fusionar estas tres cosas en mi vida, aun siendo artista.

¿La música viene con usted desde su infancia?

Así es, mi infancia fue muy musical. Tengo una tradición paisa, lo que nos llevó a escuchar desde pequeños la música cantinera popular que oíamos en las vacaciones, y cada vez que nos reuníamos en familia terminábamos tocando con guitarra canciones de Juan Gabriel, Ana Gabriel y Vicente Fernández.

 

últimas noticias

Chucho Valdés, excelencia al piano

La liga de Tito Puccetti