Humor con grandes ambiciones

Hassam estudió lenguas modernas y terminó siendo humorista tras su paso por “Sábados Felices”. Ahora protagoniza su primera película y espera hacer más con el resto de sus personajes.

Gerly Hassam Gómez Parra ganó el concurso de humoristas de “Sábados Felices” 11 veces consecutivas. / Cortesía

¿Cómo fueron sus primeros años?

Mi mamá fue madre soltera hasta que se casó con la persona con la que tuvo cuatro hijos y que es, prácticamente, mi papá. A través de mis hermanos me di cuenta de que era bueno para hacer reír. Ellos fueron el primer público que tuve.

¿Por qué estudió lenguas modernas?

En 1999 no encontraba qué hacer ni un trabajo fijo o estable. Alguien me dijo que debería estudiar; encontré la licenciatura y, porque siempre tuve una buena aptitud verbal, me fue muy bien. Hacía artículos en la revista de la universidad y escribía mucho. Con el tiempo integré todo eso con el humor.

¿Cuándo descubrió su interés por la comedia?

Lo descubrí por medio del teatro, cuando estaba en el grupo de artes escénicas de la universidad. La comedia tiene un componente que no posee ningún otro género dramático y es que te conecta mucho con la gente. Los muchachos de mi semestre jugaban mucho billar; nunca aprendí a jugar, pero ellos me llevaban para que los hiciera reír.

¿Cómo entró a participar en “Sábados Felices”?

En 2003, cuando estudiaba en la Universidad Distrital, vi una fila ni la berraca y como buen colombiano pregunté: “¿Qué hay allá, qué estarán regalando?”. Fui y era un casting para Sábados Felices. Ese año fue mi primera aparición en el programa y en la televisión nacional.

¿Cuál es la historia de su récord en el programa?

En esa época, cuando un concursante ganaba diez veces consecutivas se volvía parte del elenco. Ese récord se rompió porque, cuando gané mi décimo programa hubo un problema con el reglamento y no pude entrar. Me invitaron a hacer otro programa y, gracias a Dios y al cariño del público, gané. Soy el único que ha ganado en el programa once veces consecutivas.

¿De dónde sale la inspiración para sus personajes?

Al comienzo, de las experiencias; pero esa fuente se fue agotando. Uno se vuelve más sedentario y se mueve en círculos sociales más pequeños. Ahora, gran parte del material sale de un ejercicio diario en el que escojo de qué voy a hablar y me siento a escribir. Siempre estoy en constante creación de material.

¿Es difícil hacer humor en Colombia?

Los colombianos somos muy prestos a reír. Lo difícil es no agredir, porque siempre sale alguien lastimado. Si cuento un chiste de borrachos siempre va a haber alguien con un pariente que sufre de alcoholismo. El compromiso es nunca hacer nada con mala intención y trabajar para llevarle al público cosas nuevas.

¿Cómo se le ocurrió la película del “Agente ñero ñero 7”?

Como la mayoría de mis ideas: pensando en un monólogo de Sábados Felices. Pensé cómo sería un James Bond a la colombiana y después nos sentamos a botar ideas con el productor y el guionista.

¿Qué le parece la película?

Siempre me doy muy duro y, aunque creo que faltaron cosas, estoy muy contento con el resultado. Me gusta mucho cuidar los detalles y quiero llegar a hacer una película que me dé una satisfacción total. Eso va a ser difícil porque siempre voy a encontrar pretextos para seguir diciendo “aquí faltó algo”.

¿Planea seguir haciendo cine?

Si esta película convence a los colombianos, me gustaría hacerle una saga. También quisiera hacer cine con mis personajes. Creo que podemos hacer un humor muy bueno, aunque el público todavía no está educado para eso.

¿Qué comediantes admira?

Hay referentes muy altos, como Primo Rojas, que hace un humor no televisivo. A nivel mundial hay comediantes que quisiera alcanzar, como Jim Carrey, George Carlin, Andy Kaufman, Bill Hicks o Eddy Murphy. Los cómicos colombianos podemos competir, somos muy graciosos, pero nos falta arriesgarnos.

 

últimas noticias