Sandra Beltrán y el éxito de revelar lo prohibido

La actriz santandereana, que se dio a conocer como la “Diabla” en “Sin tetas no hay paraíso”, se encuentra en Miami disfrutando de su hijo, después de terminar las grabaciones de “El señor de los cielos” en México.

Con 40 años, Sandra Beltrán se siente como de 30. Asegura estar pasando por el mejor momento de su vida al ser madre de Luciano. / Archivo particular

Empezó en la televisión haciendo comerciales de Johnson & Johnson y continúo en “Padres e hijos”...

Y desde ahí no he parado de trabajar. Hice un poco de todo. En el tiempo que estuve estudiando actuación en Bogotá hice algunos comerciales. Presenté un casting para Padres e hijos y lo pasé; ahí tuve 15 minutos de fama. Fue en la época en que estaba estudiando con Paco Barrera, en Estudio 21.

No fue tan fácil convencer a sus papás de que lo suyo era la actuación. ¿Qué pasó? ¿Cómo los persuadió?

Pusieron el grito en el cielo, dijeron no, pero era algo que siempre estuvo ahí. Desde la época del colegio estuve en el mundo del teatro y finalmente se dieron las cosas. Ahora llevo 20 años de trayectoria y se han visto los frutos.

¿Cómo fue dejar Bucaramanga y empezar de cero en Bogotá?

Fue difícil, pero las cosas se fueron dando. Empecé trabajando como recepcionista, mesera, asistente de ventas, y en las noches estudiaba actuación. Tuve a Ronald Ayazo, Consuelo Moure, Raúl Wiesner y Victoria Hernández como profesores. De ellos aprendí el amor y el respeto por esta profesión.

El reconocimiento de su trabajo como actriz llegó con el personaje de la “Diabla” en “Sin tetas no hay paraíso”. ¿Le habría gustado que llegara antes?

Pienso que todo llega en el momento oportuno. Luego de terminar de grabar la serie pude comprender la importancia que tuvieron los personajes, porque estábamos representando un problema social. Por eso intentamos hacer reflexionar a las mujeres que sin tetas sí hay paraíso y que no siempre el camino fácil es el mejor.

Luego de “Sin tetas no hay paraíso” las series de televisión se han centrado en presentar el narcotráfico. ¿Qué piensa de este fenómeno?

Como televidente creo que no siempre es bueno vender este tipo de historias, porque afectan la imagen del país. Pero como actriz sería como darme un puñal en la espalda, porque es mi trabajo y considero que con la serie, en la que trabajé, pudimos revelar lo que hasta ese momento era un tabú y que aun así eran historias que podían estar sucediendo en cualquier hogar, y por eso había que enfrentar esa realidad y mirar qué podíamos hacer para evitarla.

Hace poco terminó de grabar la tercera temporada de “El señor de los cielos” en México. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar en otro país?

Fue muy especial. Me gustó trabajar con actores internacionales y con algunos colombianos que hacían parte del elenco. Además, en los ratos libres disfruté de la cultura del país. Siempre me ha gustado México. Ahora estoy con mi hijo Luciano en Miami.