Tatiana Calderón, a dos pasos de la F1

La piloto colombiana, que hace parte de la escudería británica Arden International, es hasta ahora la única mujer confirmada que disputará el podio este año.

Tatiana Calderón empezó a participar desde los nueve años en campeonatos de karts en Colombia. / Cortesía

Este año competirá en la categoría GP3 Series con el equipo Arden International. ¿Qué significa ser en este momento la única mujer confirmada en esta categoría?

Es muy importante porque de esta categoría, que está dos pasos por debajo de la Fórmula 1, han salido muchos de sus pilotos. Es la época en que los equipos ponen sus ojos en esta categoría para fichar nuevos talentos. En GP3 no ha habido muchas mujeres, por eso sé que debo esforzarme bastante para dar el paso a la F1, que es mi sueño.

¿Por qué cree que no hay muchas mujeres en GP3?

Porque los equipos están buscando una mujer competitiva que pueda subir a la Fórmula 1 y en ese afán las hacen madurar demasiado rápido, y si no tienes la formación correcta para afrontarlo, puedes quedarte en el camino. Afortunadamente tuve la oportunidad de competir durante cuatro años en el European F3 Open y allí aprendí mucho. La idea es competir mano a mano con los hombres.

¿Cómo se está preparando para participar en esta nueva etapa?

La gente no se imagina lo demandante que puede ser manejar un carro de carreras, porque no tenemos dirección hidráulica, lo que nos hace estar en desventaja físicamente con los hombres. Tenemos simuladores que nos permiten practicar. Hago karts para estar más activa, porque el automovilismo es un deporte muy caro y no se puede practicar tanto como otros deportes.

¿Ha tenido la oportunidad de conocer a sus rivales de competencia?

Conozco a varios de ellos y la verdad es que va a estar muy complicado porque, por ejemplo, Ferrari tiene dos de sus pilotos metidos en esa categoría. Lo mismo pasa con McLaren, que tiene tres pilotos compitiendo. Pero creo que los rivales más fuertes son mis compañeros de equipo, Jake Dennis, que quedó como tercero en la Fórmula 3 europea el año pasado, y Jack Aitken, que ganó la Fórmula Renault 2.0 en 2015.

¿Es posible encontrar financiación fácilmente para competir?

Hasta ahora el apoyo ha sido de mi familia. Hemos tenido un par de patrocinadores pequeños, pero realmente ha sido gracias a mi familia que he llegado hasta aquí. Aun así, no es suficiente. Estamos en la búsqueda de patrocinadores para 2017.

¿Cómo recuerda la primera vez que subió a un kart?

A la edad de nueve años, mi hermana me llevó a una pista de alquiler de carros que había cerca de mi casa, y cuando me subí en el kart descubrí que eso era lo que realmente me gustaba. Iba todos los días después del colegio y los fines de semana. Con mi hermana convencimos a mis papás de que nos compraran un kart y empezamos a competir en el kartódromo de Juan Pablo Montoya. Desde entonces he tenido el mismo sueño, que es llegar a la Fórmula 1.

¿Cuál considera que ha sido la temporada más difícil?

El año pasado fue muy duro porque cambié de equipo y no lograba compenetrarme bien con ellos, no encontraba un carro con el que me sintiera cómoda, y creo que eso es clave. Si algo aprendí es que uno debe estar donde lo quieran y donde crean que uno puede hacerlo bien, por eso tomé la decisión de trabajar con otro equipo y en otra categoría.

A los 16 años pasó de competir en campeonatos de karts a participar en el campeonato Radical European Master de automovilismo. ¿Cómo fue el proceso de adaptación?

Los primeros años de adaptación fueron bastante duros, además, porque era la primera vez que competía en Europa, pero fue un buen año. Pude poner en práctica todo lo aprendido en Estados Unidos, donde corrí dos años más.

¿Cuál es el triunfo que más recuerda?

Fue en Estados Unidos, cuando gané mi primer campeonato de karts en Stars of Karting. Recuerdo que había mucha presión porque era la única mujer que había ganado un campeonato de karts en ese país. En la carrera había tres pilotos que estábamos peleando el campeonato, y tenía que quedar de octava y lo logré. En la última vuelta pasé de novena a octava y eso significó mucho para mí.

A pesar de que no hay muchas mujeres en este deporte, ¿a quién admira?

Aunque no hay muchas mujeres en el automovilismo, ahora tengo el privilegio de poder trabajar con Susie Wolff, que fue piloto de prueba del equipo Williams de Fórmula 1 hasta el año pasado. Ella es ahora mi mánager y es una persona a la que realmente admiro mucho y de quien he aprendido bastante.

¿Cómo maneja la ansiedad en la pista?

En ese aspecto, las mujeres podemos sobrellevarlo, porque todo está en la fortaleza mental y no física. La ansiedad antes de montarse al carro es muy grande, pero siempre he creído que cuando estoy en el carro he tomado buenas decisiones, porque sé leer las situaciones que se presentan.

Finalmente, ¿se puede vivir de ser piloto?

Sí. Es difícil poder dedicarse a los deportes, pero hay varias categorías donde te pagan por correr, y obviamente ese es el objetivo.

 

últimas noticias

La liga de Tito Puccetti