Willi Türk, a la espalda de los grandes

El mánager visitó Colombia para conocer su escena musical y buscar alianzas.

¿Qué significa manejar hoy a una banda independiente?
Es una ventaja. Creo que es una gran ventaja construir una banda. Es muy difícil hacerla crecer, hacerlos famosos o por lo menos conocidos y lograrlo es una gran fortuna.

¿Cuál considera la mejor estrategia para hacerlo?
Escribir buenas canciones, buenas letras y ofrecer buenas presentaciones en vivo.

¿Con qué grupos trabaja en el momento?
Ahora sólo trabajo para Jools Holland. Me encargo de las presentaciones y bases de datos en los países de habla alemana.

¿Qué dice de Jools Holland?
Primero que es uno de los mejores pianistas del mundo y segundo que es la persona más adorable del mundo. Conoce tanta gente famosa, fue nombrado por la Reina de Inglaterra como Miembro del Imperio Británico por su trabajo con la música. Es uno de los mejores amigos del Príncipe de Gales, el Príncipe Carlos y anda por ahí como una persona normal, y entra a un pub y se toma una cerveza y sigue siendo tan adorable como lo es con todo el mundo. Es un gran ser humano. Además vive para la música. Ha intentado lanzar un disco en el mercado germánico, que es el tercero más grande del mundo y tocar con algunas bandas de esos países. Yo soy su consultor en ese aspecto y me honra mucho trabajar para él.

¿Con quienes ha trabajado en el pasado?
Trabajé mucho para Chris Jagger, hermano de Mick Jagger. Hicimos un álbum juntos que se llamó “Act of Faith” (Acto de fe), donde David Gilmour, de Pink Floyd participó en dos canciones. No es fácil ser el hermano de la estrella del rock más grande del mundo. Sin embargo, Chris es feliz; no acepta nada de su hermano y vive en una granja con sus pollos. Aunque sin dinero su esposa no lo es tanto. Trabajé para Robbie Williams, Prodigy, Foo Fighters. Bandas inglesas como Radiohead, Blur. Trabajé también para Shakira en el 2003, me encargué de la prensa de una de sus giras en Austria.

¿Qué diferencia encuentra entre la industria de la música hace 10 años y la de ahora?
La industria de la música está muriendo, porque no se dieron cuenta cuán lejos ha crecido la Internet. Han sido flojos, se rieron de la Internet, no se la tomaron en serio y ahora les está pasando cuenta de cobro. Sólo se preocupan por los más más grandes y las bandas pequeñas están muriendo, porque no hay nadie que las apoye y que las juzgue. Yo dejé de trabajar con compañías disqueras porque ya no tiene nada que ver con la música. Se trata sólo de hacer dinero.

¿Cómo describe a la escena europea en relación a las nuevas propuestas musicales?
Hay algunas bandas jóvenes y frescas, pero el problema es que no hay muchas buenas. Las bandas están alcanzando fama muy rápido, luego sacan uno o dos buenos álbumes y luego desaparecen. Ya no tienen la obligación de hacer álbumes clásicos. Aunque yo lo miro desde un punto de vista muy conservador.

¿Qué ha percibido de la escena musical colombiana?
He visto a los músicos que hacen vallenato, a grandes de la Salsa como a Joe Arroyo y a la Orquesta Guayacán de Cali. Por supuesto conozco también a Carlos Vives y a todas las grandes estrellas, por eso llegué al vallenato. La gente aquí ama la música. Hay música por todas partes. Incluso las bandas que no son buenas, a todos les gusta cantar y tocar y eso me gusta. Hay música por todos lados y por eso me gusta este país.

Una experiencia memorable como manager.
Tengo muchas. Una de las mejores fue cuando estaba en Tour con los Foo Fighters entre 1996 o 1997 por los grandes festivales europeos y eran las mismas bandas yendo de un lado a otro y, por supuesto, mucha gente iba a ver a David Bowie. Él era la gran estrella. Creo que fue en Belfort, Francia, subió al escenario mientras Foo Fighters estaba tocando. Yo estaba de pie al lado del escenario y de repente sentí que alguien me tocó el hombro y cuando volteé era ¡David Bowie! Y me preguntó ¿tu estás con la banda, cierto? Yo respiré y sólo pude decir “…sí, sí”. Sólo quería saber cuál era el nombre de la canción que estaban tocando y de toda la gente que había me preguntó a mí. Fue emocionante también para la banda ver que David los estaba mirando. Era la primera vez que se conocían. Luego se volvieron grandes amigos. Fue una gran experiencia.

¿Qué es lo más importante de ser manager?
Respetar a los músicos. Respetar lo que hacen y entender por qué lo hacen.

¿Qué consejos daría a los jóvenes músicos?
Ensayar, ensayar y ensayar.

¿Cree que hay posibilidades para los grupos colombianos en el exterior?
Totalmente. El mundo está abierto. Lo bueno de la música es que no hay barreras. La música es para todos. En el mundo de la música no hay guerra civil, no hay frontera.

¿Cuáles le parecen los puntos más fuertes de la música colombiana?
Hay músicos, y músicos jóvenes que se han dedicado a tocar música nueva con instrumentos tradicionales, como la gaita, instrumentos indígenas. Creo que hay una tradición que debe seguirse y mezclarse con nuevos ritmos. Los europeos son muy abiertos a las cosas que no conocen. Cuando es bueno, cuando los hace mover los pies, lo siguen.

¿Qué es lo que más le ha gustado de la música colombiana?
Algunas personas podrán odiarme por esto o pensarán que tengo un muy mal gusto musical, pero me encanta esa canción de Jorge Celedón “Qué bonita es esta vida”. Me encanta la letra. Cuando me siento mal la pongo en mi i-pod, porque bueno, “me gusta el olor de la mañana”. Pero también me gustan mucho las canciones tradicionales viejas, como esa que dice “Santa Marta, Santa Marta tiene tren, Santa Marta tiene tren, pero no tiene tranvía…” Colombia ha tenido momentos duros y terribles. Tristemente ha habido siempre mucha violencia y todavía la hay. Las canciones permiten que la gente viva en una especie de mundo de fantasía. Un mundo lleno de más amor y más corazón.

¿Elige siempre las bandas para quien trabaja?
No cuando trabajaba para compañías disqueras, pero ahora que trabajo independiente, sí.

¿Qué es lo primero que mira un manager en una banda?
Cómo actúan en vivo.

¿Pueden los músicos independientes vivir de hacer música?
Sí, pueden. Aunque yo siempre les recomiendo que se dediquen también a otras cosas y que estén rodeados por el mundo de los medios.

¿Qué nuevas bandas le parece que merecen tener más reconocimiento?
Sería muy injusto mencionar a unas pocas. Creo que todas las buenas bandas merecerían reconocimiento. Se trata de buscar y usar las oportunidades, y trabajar duro, trabajar profesionalmente.

¿Cuáles son para usted los mercados más abiertos para nuevas propuestas?
Hay un mercado que está creciendo en Santiago de Chile, una gran escena en Argentina, una escena fantástica en Brasil. Las bandas colombianas deberían enfocarse más en el mercado sudamericano que en el de Estados Unidos o por Europa. Por supuesto que todos quieren tocar allá, pero en Suramérica hay una gran escena que debe ser conquistada.

¿Cuál es un error común que cometen los músicos cuando empiezan?
Un error común es que piensan que son lo suficientemente buenos, se vuelven flojos y ya no ensayan más. Son muy narcisistas.

¿Sigue siendo la radio una buena manera de dar a conocer nueva música?
Hoy en día la radio sólo se dedica a programar hits. Es por eso que las radios independientes cumplen un papel importante para dar a conocer buena música.

Usted quería hacer una gira con Joe Arroyo, ¿cuál era la idea?
Conocí a Joe Arroyo en Santa Marta hace dos años y quería organizar una gira por Europa con él. Logré hablar un poco con su manager. Era una gran leyenda de la salsa y hubiera sido un placer para mí. Quería también llevarlo al programa de Jools Holland, estoy seguro de que a Jools le hubiera encantado. Sin embargo iré a visitarlo y a hablarle un poco en su tumba.

¿Le hubiera gustado dedicarse a la música en vez de promoverla?
Sí, claro que sí. Toqué la guitarra y canté por un tiempo con mi grupo, saqué algunos discos pero no era lo suficientemente bueno. Tuve que admitirlo y cambiar de planes.

¿Cuál cree usted que es el gran mito de la industria de la música?
La gente piensa que si tienes un contrato con una casa disquera significa que vas a ser famoso, pero en realidad eso no quiere decir nada… sólo que le vendiste el alma al diablo.

Temas relacionados