Hijos de Clovis Fernández continuarán la tradición de su padre en los mundiales

Una de las imágenes más desgarradoras de 2014. Sus lágrimas fueron las del mundo entero tras la goleada 7-1 de Alemania ante Brasil. Esta será la primera Copa del Mundo en 28 años sin el hincha número 12 de la canarinha, quien falleció en 2015 a causa de un cáncer de riñón.

EFE

Cómo olvidarlo, una de las imágenes más desgarradoras del Mundial de 2014. Todos los lentes se quedaron con Clovis Fernández, el hincha más fiel de Brasil, quien fue testigo de la catastrófica eliminación 7-1 de su país ante Alemania. Ese viejito de bigotes blancos y sombrerito gaucho aplanado, de Rio Grande do Sul, abrazando, inconsolable, a la dorada copa mundo que mandó fabricar con pedestal de madera. 

El día más triste de su vida, y sus lágrimas, por unos minutos fueron las del mundo entero. En septiembre de 2015, justo después del fracaso de Brasil en la Copa América, perdió la batalla contra un cáncer de riñón a sus 60 años de existencia. Este será el primer mundial en varias décadas sin Clovis. Y es por eso que sus dos hijos están en Rusia siguiendo la tradición y el legado de su padre. Uno de ellos, el más parecido, con un bigote idéntico al que cargaba su progenitor.

“La Copa más tocada por la gente es la que cargaba mi papá. La otra es exclusiva para los ganadores”, recuerdan. Clovis Fernández se hizo fanático de Brasil desde que vio por televisión a Pelé y compañía ganar en México-70. La selección lo quiere como símbolo y amuleto. La FIFA le dedicó un reportaje como “jugador número 12”, porque desde Italia-90 recorrió el mundo con la canarinha.

Siete mundiales, seis Copas América, cuatro de Confederaciones, unos Olímpicos, la hoja de vida del "jugador número 12" apoyando a su Brasil. Este año se sentirá su ausencia. Y en Rusia, siguiendo su legado, están sus hijos al pie del cañón. La leyenda continúa. 

Temas relacionados