Intercambios estudiantiles, una experiencia que cambia el mundo

Noticias destacadas de Especiales

Uno de los muchos retos que ha tenido la educación en esta época de pandemia ha sido el de los estudiantes que están en otros países.

Más allá de viajar a cursar un semestre, los intercambios estudiantiles son el primer escalón para que los estudiantes adquieran una visión amplia y compleja del mundo y, en esa medida, puedan ser respuesta a los dilemas que plantea el planeta. Por eso mismo es importante conocer la oferta académica que existe en el país para quienes consideran irse de intercambio como parte de su proyecto de vida.

Con eso en mente, hablamos con Giovanni Anzola Pardo, director de internacionalización de la Universidad Externado de Colombia, quien contó lo importante que es un intercambio en el exterior.

¿Qué significa un intercambio internacional para la formación de un universitario?

Hoy los intercambios estudiantiles hacen parte del perfil profesional en las apuestas de formación de las universidades. Es una necesidad para cualquier profesional colombiano o del mundo. Cada vez más los problemas son comunes en todos los países, de manera que un intercambio busca explorar cultural, social y académicamente otros destinos, para tener una mayor comprensión del mundo e intentar buscar soluciones. Es por ello que un intercambio debe estar atado a la propuesta de formación de cada institución de educación superior y es mucho más que viajar a estudiar un semestre por fuera. Aquí se conjugan dos elementos: primero, la experiencia cultural, que le permite al estudiante tener una visión global, ser más asertivo en la toma de decisiones, ser propenso a la alteridad, a la otredad, al altruismo; darse cuenta de que somos distintos, salir de la zona de confort, mirar qué cosas se hacen bien en otros lados. En segundo término, la premisa académica, enfocada hacia obtener determinadas competencias (de comunicación, relacionamiento, etc). Al final, los intercambios están conectados con un proyecto de vida.

¿Cuáles son las motivaciones de los estudiantes internacionales que vienen al Externado?

Más allá de la experiencia académica, muchos vienen con la expectativa de explorar, de conocer la cultura, de tener una experiencia que les sirva para reconocer el mundo en su diversidad y complejidad. En la mayoría de los casos estos chicos tienen alto nivel de sensibilidad social. Vienen a involucrarse con las comunidades, a hacer investigaciones o como voluntarios.

¿Cómo han afrontar desde la academia la crisis de la pandemia con los estudiantes en intercambio?

Mientras muchas universidades resolvieron cerrar puertas tajantemente, el Externado hizo una apuesta revolucionaria. Somos conscientes de que salir al exterior es una necesidad y la pandemia no nos puede limitar. Siempre y cuando existan condiciones de seguridad razonables y si el estudiante quiere viajar, se permitirá su salida. Esto corresponde a nuestra premisa de educación para la libertad, más aun cuando sabemos que la pandemia llegó para quedarse. Lo que tenemos que hacer es adaptarnos. Hemos propuesto tres modalidades de intercambio: virtual, mixta y totalmente presencial en el país o institución de destino. Le apostamos a un manejo del miedo, partiendo de la base de que con o sin pandemia el mundo es un lugar con todo tipo de riesgos, pero también de oportunidades. La pandemia nos lleva a reconocer nuestra vulnerabilidad y a entender que necesitamos mejorar nuestras conductas y a construir una ciudadanía global, en la que todos seamos responsables con todos. En desarrollo de la crisis, hemos acompañado a nuestros estudiantes y desarrollamos estrategias para gestionar su regreso, y establecimos cuatro categorías de acompañamiento para determinar casos críticos, con participación de las familias. Ofrecimos información sobre apertura de fronteras, vuelos humanitarios; hicimos contacto con los consulados y programamos atención psicológica virtual. Teníamos 120 jóvenes por fuera y han regresado alrededor de cien. Algunos quisieron permanecer donde estaban. Y aquí teníamos cerca de treinta extranjeros, que ya volvieron a sus casas.

¿Cómo acceden los estudiantes a los intercambios?

Tenemos una nueva herramienta informática llamada Connext, que garantiza información suficiente sobre las oportunidades que hay en el mundo y trámites eficientes. Igualmente, desarrollamos un instrumento para determinar la afinidad cultural del país de destino con Colombia, de manera que los aspirantes estén al tanto de complejidades, por ejemplo, en el campo religioso, que requieren altos niveles de tolerancia y respeto. Y le posibilitamos al aspirante armar su plan de intercambio de acuerdo con sus intereses y posibilidades.

¿Qué aporte específico para mejorar el mundo pueden ofrecer los intercambios estudiantiles?

Debemos buscar que las nuevas generaciones se interesen por conocer y resolver los problemas del mundo. Por ejemplo, aquí en el Externado le apostamos a contribuir a la agenda de Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y queremos que vayan al exterior a entender esas problemáticas. Queremos formar profesionales que sean respuesta.

Comparte en redes: