La ambigüedad de ser Esteman

Esteban Mateus Williamson, como casi nadie lo conoce, es el creador del fenómeno ‘No te metas a mi Facebook’ y el artífice de un estilo musical cercano a una propuesta teatral.

Esteman no es ni blanco, ni negro. Está en el punto neutro del péndulo y por eso tiene la libertad para desplazarse desde los contenidos independientes hasta los territorios de lo que se ha identificado como masivo. Dentro de ese entorno ambiguo del gris se divierte y hace lo posible para que su música refleje la característica de la tras escena, porque no hay nada oculto en su propuesta.

Esteban Mateus Williamson es su verdadero nombre. Estudió artes en la Universidad de los Andes, pero nunca quiso ser un artista de galería y sus intereses siempre se enfocaron hacia otros rumbos de la creación. Por eso Esteman surgió como una forma de burla hacia la parafernalia de los ídolos pop y su iniciativa quería darle una cara a la expresión (“este man”) que la gente utiliza a diario. Luego intentó que ese concepto se vinculara con contenidos visuales de otras épocas y con interpretaciones de legendarias estrellas como David Bowie y otras figuras de los comienzos del movimiento pop.

“Cuando estaba escribiendo No te metas a mi Facebook, que fue un monstruo viral inimaginable, ya tenía un chorrero de canciones en ese momento. Tengo una fuerte influencia de artistas de los 50 y los 60, porque eran personajes anglos que le encantaban a mi papá, pero también estaban los boleros que escuchaban mis abuelos. Después, en la universidad, apareció la burla y la parodia, y ahí ya enfoqué mucho más lo que quería hacer, que era mezclar muchos sonidos viejos con ideas contemporáneas”, comenta Esteman, quien cree que el pop es más que hacer una canción pegajosa y desborda el hecho de componer una letra básica. Sin embargo, cuando lo apuran trata de simplificar su música definiéndola como ‘estepop’.

A pesar de que Esteman se burla de casi todo, su nueva creación, Primer Acto, es muy seria, porque es un álbum que tiene dos años de desarrollo y, por fortuna, en él pudo manifestar todo lo que tenía en mente. Según el artista, la totalidad de las letras es real y la parodia tiene otra dirección, porque corresponde a la necesidad que existe en Colombia de expresarse a través del sarcasmo, evadiendo las manifestaciones explícitas. Haciendo algo de análisis, el músico piensa que lo que un día fue burla se transformó en teatro y eso es lo que se hace evidente en su show en vivo.

“Primer Acto se presenta casi como una obra de teatro en la que el público puede ver pequeñas escenas de la vida de Esteban Mateus y, por supuesto, también de Esteman, mostrando las diferentes caras de lo que significa la música para mí. Este álbum es la muestra de lo que ha sido mi proceso en esta actividad. No es un disco homogéneo, con un sonido parejo de comienzo a fin, y por eso hago la relación con una obra de teatro, porque la propuesta se va por diferentes épocas, sentimientos y sensibilidades”, dice el artista. En este registro contó con la colaboración de Andrea Echeverri y de la banda Monsieur Periné.

Con esta producción discográfica Esteman intenta ahora llegar a la escena internacional. Festivales en Argentina, México y España están ya en la lista de posibles plazas para que se escuchen con fuerza temas como No te metas a mi Facebook, Aquí estoy yo y otras tantas creaciones, que confirman que Esteman no es sólo una expresión sino una propuesta teatral interminable.

Temas relacionados