Publicidad
15 May 2022 - 2:00 a. m.

Atributos de las medias botellas

Entre Copas y Entre Mesas.
Los vinos producidos hoy se envasan en la botella estándar de 750 mililitros. Otras alternativas son la pícolo (187,5 mililitros) y la media botella (375 mililitros). / Archivo
Los vinos producidos hoy se envasan en la botella estándar de 750 mililitros. Otras alternativas son la pícolo (187,5 mililitros) y la media botella (375 mililitros). / Archivo
Foto: Archivo

¿Por qué, si las medias botellas tienen más atractivos que desventajas, no se han convertido en opciones más protagónicas en el mercado?

Antes de responder, conviene recordar que los vinos producidos hoy se envasan en la botella estándar de 750 mililitros. Otras alternativas son la pícolo (187,5 mililitros) y la media botella (375 mililitros). Los tamaños de mayor volumen, como la mágnum (1.500 mililitros), se reservan para vinos costosos.

En cuanto a la relación entre tamaño y vida útil, cabe señalar que los vinos pierden sus propiedades al guardarse en receptáculos pequeños, y esto es porque su frágil estructura es presa fácil del oxígeno. Tal efecto se reduce —y la protección repunta— cuando la botella tiene mayor grosor y capacidad de acopio.

¿Cuál sería un buen punto intermedio? Es aquí donde la media botella saca pecho frente a quienes buscan alta calidad y nuevas experiencias, a menor precio.

Más allá del costo, saltan a la vista otros atractivos:

- Permite probar grandes marcas a valores asequibles.

- Les facilita a los entusiastas pedir media botella de blanco con una entrada de mariscos y media botella de tinto con una bondiola a la brasa, en vez de ordenar una botella con cada plato.

- Es la opción perfecta para dos personas que no quieren beber demasiado.

- Resulta más motivante y económica que los vinos por copa.

- Es fácil de transportar y ameniza veladas entretenidas al abrir espumosos, blancos, rosados y tintos embotellados en dicho formato, sin consumir grandes cantidades.

- Es la oferta de rigor en los domicilios de comida.

- Entre conocedores —e incluso entre coleccionistas— se torna estratégica, pues como el contenido evoluciona más rápido en su interior, deja anticipar cómo evolucionará un gran vino en el tiempo, pues el líquido de media botella envejece tres veces más rápido que aquel guardado en envases grandes.

- Es cada vez más frecuente encontrar opciones de distintos orígenes, tipos, estilos y precios en las cartas de restaurantes y en las tiendas especializadas.

A pesar de estas ventajas, las bodegas del Viejo y el Nuevo Mundo han mermado su elaboración por razones de costos. Es cierto que el volumen del líquido es menor, pero su fabricación exige envases, corchos, cápsulas y empaques, además de pago de impuestos y tarifas de transporte marítimo, terrestre o aéreo, apretando significativamente los márgenes. Solo la demanda hará posible su permanencia.

Nota: el crítico español José Peñín acaba de sentenciar que la cosecha de Marqués de Riscal 2017 es la “mejor que he probado en mi vida”. Tomen nota: está disponible en Colombia en media botella.

Recibe alertas desde Google News