Gastronomía y recetas
Publicidad

Clima y vinos

El estilo del vino depende de dónde se elabore. Una forma de verificarlo consiste en comparar los vinos de clima frío con los vinos de clima cálido. Una vez hecho el ejercicio, resulta más simple elegir opciones que satisfagan nuestros gustos, preferencias y expectativas.

Hugo Sabogal
17 de junio de 2023 - 09:00 p. m.
Entre las principales cepas tintas de clima frío figuran Pinot Noir, Merlot y Cabernet Franc; y entre las blancas, Riesling, Sauvignon Blanc y Chardonnay.
Entre las principales cepas tintas de clima frío figuran Pinot Noir, Merlot y Cabernet Franc; y entre las blancas, Riesling, Sauvignon Blanc y Chardonnay.
Foto: Cortesía

Vale precisar que las franjas donde la viticultura encuentra las condiciones idóneas para prosperar están ubicadas entre las latitudes 40º a 50º, en el hemisferio norte, y 30º a 40º, en el hemisferio sur, aunque debe señalarse que, como resultado del calentamiento global, dichas latitudes han ido estirándose hacia los polos.

En términos de regiones productoras, Alemania, Reino Unido, norte de Francia, sur de Nueva Zelanda, extremo norte de Norteamérica y extremo sur de Suramérica están marcadas por temperaturas frías durante el día (entre 12 ºC y 15 ºC) en la fase de maduración. En cambio, España, Italia, Suramérica, Australia y Sudáfrica registran durante el día un rango cálido de entre 17 ºC a 22 ºC en la fase de maduración.

Las regiones dominadas por climas fríos reciben menos horas de sol y esto hace que las plantas produzcan menos azúcar. A menor cantidad de azúcar, menor nivel de alcohol, y, también, taninos bajos y un cuerpo más liviano. Y, adicionalmente, la limitada cantidad de azúcar facilita el incremento de la acidez natural en la fruta. Todas estas circunstancias se conjugan para entregar blancos ligeros, crujientes, elegantes, refrescantes, transparentes y expresivos, con aromas cítricos, vegetales, florales y minerales. Los tintos también se tornan elegantes, con taninos finos, aromas de fruta roja y sugerencias herbales o florales.

Entre las principales cepas tintas de clima frío figuran Pinot Noir, Merlot y Cabernet Franc; y entre las blancas, Riesling, Sauvignon Blanc y Chardonnay.

Como contraste, las regiones dominadas por climas cálidos se distinguen por tener muchas horas de sol y baja pluviometría. Este rango elevado de temperatura obliga a la planta a generar azúcar, y a más azúcar, más alcohol.

Entonces, el estilo de estos vinos se expresa así: cuerpo, entre medio y alto; alcohol, alto; acidez, entre media y baja; sensación en el paladar, potente; taninos, entre medios y altos; color, intenso y oscuro; dominan sabores a frutos negros y rojos maduros (en los tintos) y a frutas tropicales (en los blancos). Las variedades tintas más representativas son Cabernet Sauvignon, Malbec, Syrah, Tempranillo y Zinfandel; y, entre las blancas, Chardonnay y Viognier (aunque la primera se produce también en zonas frías).

Resulta entonces claro que los vinos difieren en sabor y estilo por acción del clima en el que se producen. Espero que los detalles aquí expuestos le ayuden a elegir el origen predilecto, sin olvidar que los vinos provenientes de altas elevaciones en zonas cálidas también se someten a condiciones similares a los de clima frío.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar