Gastronomía y recetas
Publicidad

La revolución “seltzer”

Según NielsenIQ, consultora estratégica que aporta una visión inteligente del consumidor mundial, “no importa cómo se lo enmarque, el seltzer duro ha conseguido la trayectoria de crecimiento más sostenible en todo el panorama del alcohol en Estados Unidos”.

Hugo Sabogal
06 de mayo de 2023 - 09:00 p. m.
En 2021, el valor del mercado global de seltzer duro alcanzó US$13.400 millones, con ventas, solo en Estados Unidos, de US$48.000 millones.
En 2021, el valor del mercado global de seltzer duro alcanzó US$13.400 millones, con ventas, solo en Estados Unidos, de US$48.000 millones.
Foto: Cortesía

La categoría de bebidas tipo hard seltzer (seltzer duro) crece sin parar en todos los mercados y representa el mayor reto para los grupos cerveceros y de bebidas gasificadas tradicionales. Tal es la escala del fenómeno, que estos gigantes, en vez, de enfrentarlo, se han sumado a él.

Según NielsenIQ, consultora estratégica que aporta una visión inteligente del consumidor mundial, “no importa cómo se lo enmarque, el seltzer duro ha conseguido la trayectoria de crecimiento más sostenible en todo el panorama del alcohol en Estados Unidos”.

En 2021, el valor del mercado global de seltzer duro alcanzó US$13.400 millones, con ventas, solo en Estados Unidos, de US$48.000 millones.

¿Qué es el seltzer duro? El seltzer duro aduce a la mezcla de una bebida gasificada (seltzer) con una baja adición de alcohol (dura). El contenido de alcohol se sitúa alrededor del 4,7 %. Su inicio se remonta a Australia, en los años 90, con un gran salto, desde 2013, en Estados Unidos, tras el lanzamiento de White Claw.

El ingrediente de alcohol varía: de origen fermentado (como el de la cerveza), o a partir de destilados como vodka o ginebra o mediante el uso de alcohol etílico.

Sin embargo, donde el nuevo consumidor ha puesto su mira es en el seltzer “bueno”; o sea, el preparado con azúcar fermentada y sabores afrutados naturales. Esto significa porcentajes de alcohol bajos y calorías reducidas.

Los usuarios con preferencias saludables no consumen seltzer duro con adición de malta porque quieren evitar la ingesta de gluten.

En el otro extremo de la ecuación, los fiesteros se inclinan por el seltzer duro bueno (que no utiliza alcohol destilado) para reducir los efectos de la resaca.

En suma, los millennials parecen haber encontrado en el seltzer duro su tipo de bebida favorita: les resulta ligera, refrescante, con menos calorías, menos alcohol, menos azúcar, libre de gluten, menos embuchadora y con resaca baja o moderada.

Por todo lo anterior, los veganos, incluso, encuentran aquí una versión de bebida alcohólica hecha a su medida.

Entre las marcas más sobresalientes figuran White Claw, Truly, High Noon Spirits, Bud Light Seltzer y Bon & Viv.

La contraofensiva proviene de grupos cerveceros tradicionales como Corona, cuya Corona Tropical busca entregar en su oferta de valor, no por coincidencia, “una nueva bebida alcohólica gasificada con sabores naturales y baja en calorías. Perfecta para disfrutar en cualquier momento del día gracias a su sabor suave y ligero”.

Lo mismo han hecho gigantes mundiales como AB InBev, Constellations Brands, Molson Coors, Carlsberg y Coca-Cola, con su Topo Chico Hard Seltzer. Igual, Cervecería Polar, de Venezuela, lanzó su Polar Light Mix. Y la ola sigue.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar