Gastronomía y recetas
Publicidad

Malbec Nouveau

La tendencia acaba de recibir un significativo empujón durante el Día Mundial del Malbec, celebrado el pasado 17 de abril. La novedad es, precisamente, el ascenso en ventas de lo que ha dado en llamarse el Malbec Nouveau.

Hugo Sabogal
24 de abril de 2021 - 09:00 p. m.
En este momento, son varias las bodegas dedicadas a la producción de Malbec Nouveau o simplemente tintillos, incluso en Nueva Zelanda.
En este momento, son varias las bodegas dedicadas a la producción de Malbec Nouveau o simplemente tintillos, incluso en Nueva Zelanda.
Foto: Archivo Particular

El verano austral se aproxima y va siendo hora de que los paladares de cientos de miles de ciudadanos enclaustrados (debido a las repetidas cuarentenas) empiecen a sentirse impacientemente sedientos.

Este año, al igual que en los dos anteriores, la bebida de rigor será el tinto de verano, pero no en su versión simplista de mezclar vinos con gaseosas blancas. O sea, al estilo español.

Estos nuevos tintos de verano, en cambio, se basan en el tradicional proceso de la maceración carbónica, que arroja bebidas naturalmente frescas, ligeras y frutadas, sin ningún tipo de adiciones externas.

En Argentina, en particular, se han puesto de moda aquellos que se elaboran con variedades tintas como Malbec y Bonarda, consideradas las más representativas de las tintas locales.

Su ola de expansión ha comenzado a extenderse a otros mercados y es previsible que se comercialicen en Colombia en el próximo futuro, en particular porque la simpleza de su manufactura reducirá costos de elaboración y los convertirá en opciones asequibles. Enfrentarán a los Lambruscos italianos, que venían ganando participación, principalmente entre el público joven.

Para el sommelier y periodista argentino Fabrizio Portelli, quien ha visitado Colombia en varias oportunidades, el paso por boca de un tinto de verano es refrescante y fluido. “Sus expresiones (frutales, florales o especiadas) suelen ser elocuentes y directas. No se trata de grandes vinos, pero pueden llegar a convertirse en la mejor opción de acuerdo con la ocasión. Porque cuando hace mucho calor, el cuerpo necesita algo refrescante”, añade Portelli en una reciente nota publicada por el portal Infobae.

La tendencia acaba de recibir un significativo empujón durante el Día Mundial del Malbec, celebrado el pasado 17 de abril. La novedad es, precisamente, el ascenso en ventas de lo que ha dado en llamarse el Malbec Nouveau, en alusión al Beaulojais Nouveau, joven tinto francés elaborado mediante maceración carbónica y lanzado anualmente para marcar el final de la cosecha anual y el lanzamiento de los primeros vinos jóvenes.

El proceso de la maceración carbónica, vigente desde 1934, se le atribuye al francés Michel Flanzy, y consiste en apilar racimos enteros de uva en un tonel, con todo y escobajo o raspón (o sea la estructura leñosa que soporta los granos). Luego se agrega gas carbónico para evitar el ingreso de oxígeno, lo que facilita la fermentación dentro del fruto, sin acción de levaduras. El alcohol surge como resultado de una acción enzimática.

Como contraste, los tintos tradicionales se crean a partir de uvas previamente estrujadas, sin la presencia del raspón. En este caso, las levaduras presentes en el mosto (o agregadas) son las responsables de activar la fermentación.

En este momento, son varias las bodegas dedicadas a la producción de Malbec Nouveau o simplemente tintillos, incluso en Nueva Zelanda. Las botellas están adornadas con coloridas y simpáticas etiquetas, pensadas para llegar más fácilmente al público joven. Si los temores pandémicos merman un poco ante la aproximación de la temporada estival, habrá muchas razones para brindar con estos nuevos tintos, que muy seguramente se convertirán en otra opción enológica en países tropicales como el nuestro.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar