Gastronomía y recetas
Publicidad

Momentos de Syrah o Shiraz

Es frecuente encontrar en cartas de vinos y en estanterías de tiendas los nombres Syrah o Shiraz para referirse, en su orden, al delicado tinto originario del Valle del Ródano, en el nororiente de Francia, y a la potente cepa reinante en Australia.

Hugo Sabogal
02 de diciembre de 2023 - 09:00 p. m.
Los Syrah franceses de climas frescos exhiben, en particular, un color profundo, y se sienten carnosos, especiados, perfumados y refinados.
Los Syrah franceses de climas frescos exhiben, en particular, un color profundo, y se sienten carnosos, especiados, perfumados y refinados.
Foto: Cortesía

Desde lo legendario, se especula que la Syrah proviene de Siracusa, localidad siciliana de ascendencia griega. También se la relaciona con Shiraz, antigua ciudad de Persia, hoy Irán). Y se la asocia, asimismo, a una antigua variedad del Ródano, alabada en tiempos romanos.

Pero desde lo científico, un estudio ampelográfico —campo dedicado a la identificación y clasificación de las vides—, la Syrah o la Shiraz provienen de un cruce de dos uvas franco-alpinas: la blanca Mondeuse Blanch y la tinta Dureza. Otro análisis advierte que sus progenitores pudieron ser la tinta Mondeuse Noir y la blanca Viognier.

En cualquier caso, desde el punto de vista botánico, la Syrah o la Shiraz son la misma variedad, solo que con estilos diferentes. Así, el apelativo Syrah alude a vinos elegantes y refrescantes, en particular los elaborados en el norte del Valle del Ródano, mientras que los llamados Shiraz conciernen a aquellos hechos en la calurosa Australia e identificados con un estilo intenso y corpulento.

Eso sí, ambos comparten perfiles comunes como elegancia y capacidad de envejecimiento, al igual que sensaciones a frutos negros (cereza, casis, zarzamora y mora azul), lo mismo que sabores asociados a un tapenade de aceitunas y alcaparras, con un trasfondo de pimienta blanca o negra. Cuando se crían en barricas de roble, sugieren notas ahumadas y florales (violeta o lavanda).

Los Syrah franceses de climas frescos exhiben, en particular, un color profundo, y se sienten carnosos, especiados, perfumados y refinados. Tal es el caso de los originados en Hermitage y Crozes-Hermitage (sus cunas ancestrales). En cambio, los Shiraz australianos, de regiones calurosas, se tornan alcohólicos, corpulentos, intensos y maduros, como los de Nueva Gales del Sur, en particular los de Barossa. Solo en Adelaida Hills, al sur de Australia, revelan un estilo ligero y elegante, y por tanto se les llama Syrah.

Al mismo tiempo, existen otros ejemplares de climas frescos elaborados en California, Italia, España, Chile y Argentina.

Algunos próximos a nuestro entorno incluyen, de Chile, a Undurraga Terroir Hunter, del valle costero de Leyda; Montes Folly, del Valle de Apalta, en Colchagua; Lapostolle Cuvée Alexandre, del Valle de Colchagua; Concha y Toro Gravas de Maipo, del Valle de Maipo; Errázuriz Las Pizarras, de Aconcagua Costa; Ventisquero Tara Syrah, del desierto de Atacama, y Emiliana Salvaje, del Valle de Casablanca. En Argentina sobresalen Trapiche Iscay, del Valle de Uco, y Bodega Aleanna-El Enemigo, de Gualtallary, Mendoza. Motivos suficientes para deleitarse con la variedad tinta que le habla de tú a tú al Cabernet Sauvignon.

Temas recomendados:

 

Martha(69929)3 Dic 2023 - 12:10 p. m.
Salud!!
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar