Gastronomía y recetas
Publicidad

Selección Latour

Dentro del movimiento de bodegas del Viejo Continente en el mercado local, que encabeza España, seguida de Italia y Francia, figura Maison Louis Latour, de Borgoña, reconocida dentro y fuera de su país.

Hugo Sabogal
21 de octubre de 2023 - 09:12 p. m.
Como ocurre con algunas de las bodegas reseñadas aquí en fechas recientes, Latour exhibe su propio pedigrí histórico, completando 226 años consecutivos de trabajo en manos de la misma familia.
Como ocurre con algunas de las bodegas reseñadas aquí en fechas recientes, Latour exhibe su propio pedigrí histórico, completando 226 años consecutivos de trabajo en manos de la misma familia.
Foto: Cortesía

En Borgoña, dentro de sus 48 hectáreas de cultivo, Latour cuenta en altura con 27 superetiquetas Grand Cru (máxima categoría borgoñesa). Esto la convierte en la poseedora del mayor número de esa connotada referencia. También ofrece, colina abajo, rangos descendentes como Premier Cru, Village Appellation y Regional Appellation.

Como ocurre con algunas de las bodegas reseñadas aquí en fechas recientes, Latour exhibe su propio pedigrí histórico, completando 226 años consecutivos de trabajo en manos de la misma familia.

En lo que es hoy Borgoña, romanos y galos plantaron viñedos en el año 125 a. de C. Además, de 312 datan registros enológicos, los cuales aumentaron cuando, en 630, los monjes se encargaron de detallar y proteger la viticultura durante las invasiones bárbaras. Fueron ellos quienes introdujeron el concepto de terroir, refiriéndose a la suma de componentes que avalan la identidad de una región: clima, suelo y factores de intervención humana, como ubicación y altitud de los cultivos, exposición con respecto al Sol, al igual que prácticas agrícolas. En particular, el clima es continental, con inviernos fríos y veranos calurosos, y los suelos -formados hace 180 millones de años- se componen de piedra caliza, arcilla y marga, esenciales para vinos de excelencia.

En 1790, tras la Revolución Francesa, los viñedos les fueron arrebatados a los religiosos y repartidos entre pequeños labriegos. Después, en 1797, los Latour, quienes tenían experiencia como viticultores, fundaron Maison Louis Latour, y desde entonces iniciaron un proceso de expansión, al cual adicionaron su irrupción en el círculo de los negotiants, o comercializadores de vinos, aún vigente.A hoy, los Latour poseen viñedos localizados en 130 distintas denominaciones de origen, toda una proeza. Además, son dueños de su propia tonelería.

Vale señalar que en la viticultura borgoñesa predominan los cepajes Chardonnay y Pinot Noir, los cuales dan vida a los grandes vinos de Latour y sus colegas.

En la expansión promovida por Louis-Fabrice Latour, actual propietario y presidente del grupo y, además, representante de la onceava generación de dueños con el mismo nombre y apellido, figura la anexión de mercados como Latinoamérica y Colombia. Hasta ahora han llegado los blancos Maison Louis Latour Chablis “La Chanfleure” (2021), sin barrica, y Maison Louis Latour Meursault (2019), con barrica, así como los tintos Maison Louis Latour Côte de Nuits (2020) y Corton Domaine Latour Grand Cru (2014), todos armonizados con alta cocina en una reciente cena ofrecida en el restaurante Pajares Salinas, en Bogotá. Los distingue un evidente toque de elegancia, fineza, encanto frutal y trasfondo mineral.

* Importa Wine & Co.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar