Gastronomía y recetas
Publicidad

Y ahora, el Prosecco Rosé DOC

Entre Copas y Entre Mesas.

Hugo Sabogal
19 de febrero de 2022 - 09:00 p. m.
No sorprende, entonces, que la aparición del Prosecco Rosé DOC haya llamado la atención de los medios internacionales. / Archivo particular
No sorprende, entonces, que la aparición del Prosecco Rosé DOC haya llamado la atención de los medios internacionales. / Archivo particular
Foto: Archivo Particular

Los espumosos rosados no son novedad. Rondan las góndolas desde hace años.

Primero están los de marcas reconocidas, como Veuve Cliquot, Möet & Chandon, Bollinger y Dom Perignon, cuyo factor distintivo es el alto precio; por cierto, superior a los de sus contrapartes de color amarillo-naranja. En moneda local, estos prestigiosos rosados sobrepasan los $500.000 por botella.

Ante esta oportunidad de mercado, se desató una explosión de marcas de menor alcurnia, tanto en países tradicionales como en los del llamado Nuevo Mundo. Las opciones cuestan por encima de los $100.000 por botella o, a veces, menos.

También existe la alternativa del Cava Rosé, pero el espumoso español, cuya segunda fermentación se elabora en botella —como el champán—, carece de swing.

Ese perfil se lo ha apropiado el Prosecco italiano, que, desde 2011, se tomó el mundo por sorpresa. Su facilidad de consumo y sus bien diseñadas botellas y etiquetas ejercen una poderosa atracción. Sin embargo, con millones de unidades exportadas a los países compradores, hay de todo: desde el Prosecco hecho con especial cuidado hasta aquellos que operan en el segmento masivo.

Antes de la aparición del Rosé DOC —que implica pertenecer a una denominación de origen estrictamente regulada—, Italia ya producía espumosos rosados populares. Pero al quedar establecidas las condiciones para ascender a la categoría DOC, a partir de 2021, decenas de productores pisaron el acelerador para no quedarse atrás. Y lo hicieron sin miedo: la emisión de lanzamiento al mundo sumó sesenta millones de botellas. Se guiaron por dos razones: una, por ser un Prosecco, y dos, por pertenecer a la categoría del rosado, que sigue en ascenso. No sorprende, entonces, que la aparición del Prosecco Rosé DOC haya llamado la atención de los medios internacionales.

Elin McCoy, de Bloomberg, dice que el nuevo Prosecco Rosé DOC “se perfila como el nuevo anfitrión de rigor a la hora del brunch… y todo, por US$20”.

Florence Frabicant, de The New York Times, comenta que, “cuando un producto satisface las expectativas de miles de compradores, es fácil anticipar que tiene un éxito asegurado”.

Y Fiona Beckett, del diario londinense The Guardian, señala, al referirse a los exorbitantes precios de los champanes rosados de renombre, que “una buena noticia es la aparición de este nuevo espumoso rosado, con excelente relación calidad-precio”.

Se elabora con el método Charmat, o sea, con una segunda fermentación en tanque, y está compuesto de una mezcla de 85 % a 90 % de Glera, variedad local y columna vertebral del Prosecco, y 10 % a 15 % de Pinot Noir, uva de origen francés, que aporta elegancia y estructura. Su llegada a Colombia está por cumplirse.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar