La primera familia afro trans en tener una hija biológica en Colombia

El año pasado, Mar Celeste se convirtió en la primera niña afro que nació de un embarazo trans en el país. En estos diez meses, Valerie y Theo, sus padres, se han propuesto criarla lejos del estigma para que se sienta orgullosa de sus raíces negras y trans. Esta es su historia.

Mariana Escobar Bernoske
24 de octubre de 2023 - 01:00 a. m.
Mar Celeste, a su corta edad, ya ha hecho presencia en varios encuentros de mujeres afro y LGBTIQ+ a nivel nacional.
Mar Celeste, a su corta edad, ya ha hecho presencia en varios encuentros de mujeres afro y LGBTIQ+ a nivel nacional.
Foto: Cortesía

El día que Valerie y Theo se enteraron de que esperaban un bebé sintieron emoción y mucho miedo. Llevaban más de seis meses intentando quedar en embarazo, pero nunca obtenían un resultado positivo, por eso habían tomado la decisión de desistir del sueño. Theo entró a su primer semestre en la universidad y Valerie continuó con su trabajo y estudios en educación popular. A los dos meses, hubo un retraso menstrual y el presentimiento de Theo fue real: estaba embarazado. Valerie y Theo son personas con experiencia de vida trans, es decir, su identidad de género no corresponde con el sexo que se les asignó al nacer.

Lea: Aleska Montoya, primera candidata trans en el Partido Conservador

El 30 de diciembre de 2022 nació en Cali Mar Celeste. Ese día, Valerie y Theo se convirtieron en la primera pareja afro trans con una hija biológica en Colombia. Aunque a primera vista pareciera que son un pareja heterosexual como cualquier otra, sus experiencias de vida como personas afro y trans traen consigo una carga adicional a los retos de ser mamá y papá. Hoy su prioridad es velar por Celeste y, aunque no ha sido fácil, tienen claro que no quieren que ella sea vista como “el caso raro”.

Podría interesarle: La compañía de ballet que cuestiona la gordofobia en Bogotá

Los procesos de gestación para la población trans aún son un tabú. Por una parte, las terapias de reemplazo hormonal, ya sea testosterona o estrógenos, pueden afectar la fertilidad a largo plazo. Y, por el otro lado, la división de los servicios de salud sexual y reproductiva por sexo aumentan las barreras de acceso y llevan también a que la mayoría no reciba un asesoramiento. Como denuncian desde la Liga de Salud Trans, a muchos hombres trans les ofrecen la histerectomía bilateral, es decir, retirar completamente útero y ovarios, recibiendo algunas veces comentarios prejuiciosos de que “si quieren ser hombres, ya no los necesitan”.

Theo y Valerie hoy recuerdan entre risas la primera vez que fueron a una cita de la EPS, tenían siete semanas de gestación e iban preparados para discutir cualquier traba. “Las de la recepción se pasaban la cédula de él de un lado al otro y, como en ese momento no se notaba (el embarazo), ellas no estaban seguras de qué hacer”, comparte Valerie. Les dijeron que debían confirmar si realmente estaba embarazado, pero gracias al asesoramiento de la doctora de medicina familiar de la Universidad del Valle, institución en la que estudian, llevaban una prueba particular de sangre que lo probaba.

Lea también: Jurados de votación: así funciona el protocolo de voto trans

Con derechos de petición en mano y una enfermera, que al final se convirtió en su amiga, lograron navegar el embarazo y los controles prenatales sin “tantos problemas”. Cuando salían a la calle, la estrategia para evitar agresiones era “aparentar que estaba gordito y no que era un hombre embarazado”, afirma Theo. Para la pareja, lo más bonito de los meses de gestación fue tener una red de apoyo y sus momentos favoritos fueron las ecografías. Según Valerie, cuando escuchó el corazón de su hija se dio cuenta que sería una mamá intensa, en el buen sentido de la palabra, pues quería estar siempre para ella.

Al momento del nacimiento, tuvieron que programar una cesárea de urgencias, ya que Theo no dilataba lo suficiente y habían intentado durante varias horas inducir el parto sin resultado. Sufrió violencia obstétrica y por momentos no reconocieron su identidad de género. Valerie tuvo que pelear una semana más para obtener un registro que estableciera que el padre fue quien dio a luz y que ella era la madre biológica. “Estábamos tan metidos en nuestra alegría que en un punto ya ni le paramos bolas. Pero pues sí, fue un proceso violento”, añaden.

En video: El clóset LGBTIQ+: ¿refugio o prisión?

El embarazo lo pudieron vivir de una manera más privada, pero en el transcurso de los últimos diez meses han aprendido a equilibrar la maternidad y paternidad con su activismo trans. Como dice Theo, ser una familia abiertamente trans, afro y visible en Cali no es fácil. La capital del Valle del Cauca es considerada la ciudad más violenta de Colombia según el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Icesi. Además, cifras de Caribe Afirmativo dan cuenta de que el departamento es el que más registra casos de violencia contra la población LGBTIQ+. “Uno pensaría que con la niña disminuirían los comentarios y agresiones, pero no. Nunca voy a olvidar el día que un señor me gritó ‘por eso se merecen que los maten’ en un supermercado, porque no quise hacerle caso a una señora sobre cómo debía alzar a mi hija”, comparte Valerie.

Maternar y paternar como personas con experiencia de vida trans resignifica el sentido mismo de estas palabras. La experiencia de un hombre cisgénero al ser papá no es la misma que la de un hombre trans que decide gestar y, en la otra esquina, hacer visible que ser mamá no está determinado por un parto es un reto. Como explica Mariángeles Castro Sánchez, directora del Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad Austral en Argentina, “no se trata solo de cuidar y entablar lazos afectivos profundos, sino de reflexionar acerca de nuestros roles, complicidades y privilegios lejos de estereotipos de género”.

Podría interesarle: Khamala, la app de taxis conducida por y para mujeres en Colombia

Aunque en el país existen otros casos de personas trans que decidieron tener hijos biológicos, todavía hay mucha desinformación sobre cómo brindarles una atención oportuna y respetuosa a estas familias. Valerie dice que cada salida con su hija viene incluida con una “clase magistral de género” para quienes tienen preguntas sobre el tema, pero también ha aprendido a ignorar comentarios para cuidar su salud mental. Asimismo, reconocen que tener el apoyo de otras personas trans ha sido fundamental para no sentirse solos en el proceso.

A Mar Celeste le gusta ocupar toda la cama, robar del plato de comida de su mamá y papá y que la lleven a la piscina; eso sí, no disfruta para nada que la bañen. Tiene los mismos crespos que Valerie y cada vez que habla Theo se queda viéndolo como si nada más importara. A su corta edad ya ha hecho presencia en varios encuentros de mujeres afro y LGBTIQ+ a nivel nacional, en los que ha mostrado por qué es importante una sociedad en la que las infancias negras y diversas puedan ser libremente.

Pero, sobre todas las cosas, estando cerca de cumplir su primer año de vida, la felicidad que Mar Celeste le trae a esta pareja les ha ayudado a sanar heridas de sus infancias y vidas adultas como personas trans. Aunque todavía tienen muchas dudas sobre la crianza e incertidumbres frente al futuro que le espera a su hija, saben que educarla desde el amor y el respeto a la diferencia es la clave. Con el paso de los años, llegarán más retos, pero hoy Theo y Valerie tienen la certeza que están forjando un espacio seguro para su hija en esta familia orgullosamente trans.

Mariana Escobar Bernoske

Por Mariana Escobar Bernoske

Comunicadora social con énfasis en periodismo y producción sonora/radiofónica. Ha participado en investigaciones sobre Derechos Humanos desde una perspectiva feminista y de género. Tiene estudios en el Centro Latinoamericano de Derechos Humanos y la Universidad de Strathclyde.mescobarb@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Paula(59064)16 de noviembre de 2023 - 06:10 p. m.
Bienvenida Mar Celeste. Que siempre te rodeen personas hermosas y un halo de alegría te proteja de gente de mala onda.
Atenas(06773)24 de octubre de 2023 - 11:58 a. m.
Y EE se solaza dándole vitrina a estos desvirolados sujetos o sujetas. Un luengo artículo q’ explica por qué vive escaso de suscriptores; y al respecto, ya q’ tanto gusta de exaltar lo de las minorías, sus impositivos derechos, entonces más le valdría ir allí a buscar sus nuevos lectores. Es una pena si lo recordamos como el decano del periodismo colombiano; mas hoy, entre Semana y ET, en las métricas de lectura online, lo cuadruplican en ventaja y eso q’ ¡la suscripción vale el doble!
  • Wilson(cps64)28 de octubre de 2023 - 03:49 p. m.
    Usted da miedo.
Aldemar(14308)24 de octubre de 2023 - 11:47 a. m.
Felicitaciones a esta valiente pareja. Así se van sentando precedentes diferentes en esta parroquia tradicional y conservadora. Que disfruten su hermosa Mar Celeste!
carlos(98692)24 de octubre de 2023 - 04:36 a. m.
Pobre niña tener como padres a este par de degenerados.
  • Nelson(68100)24 de octubre de 2023 - 12:42 p. m.
    Una cosa es no compartir ideologías o valores morales y otra atacar la dignidad de la persona. No estoy de acuerdo con la historia que se publica y los métodos que se utilizan, pero hablemos de otra manera.
  • Mar(60274)24 de octubre de 2023 - 05:08 a. m.
    Carlos, qué tienen de degenerados? siquiera usted está contento con el cuerpo que le tocó, dígame donde no fuera así y podría haber sido así. Mire que tan bueno que se puede ser muy feliz, que las cosas se resuelven, por eso la gente se tiene que adaptar a lo real, esa pareja y su hijita son reales, el que no acepta la realidad es usted, el que está mal, es usted, no él y ellas.
  • -(-)24 de octubre de 2023 - 05:07 a. m.
    Este comentario fue borrado.
Óscar(22193)24 de octubre de 2023 - 03:08 a. m.
A la final son una pareja heterosexual, con los cables trocados en todo caso. Y necesitaron de los dos sexos o si no se friegan. Pobre hija!
  • Mar(60274)24 de octubre de 2023 - 04:01 a. m.
    Oscar, por qué, pobre hija, si la gente acepta la diversidad, como debe ser, qué tiene de diferente para ella? al contrario enriquece lo aburrido de siempre. Que bueno que existe la diferencia, eso enriquece la vida!
  • Andrés(au4pm)24 de octubre de 2023 - 03:50 a. m.
    lol, pobres los trogloditas que piensan como Usted. ¡Viva, deje vivir y despierte que la humanidad ya salió de la caverna! Pero usted sigue metido de cabeza ahí
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar