Caso Rebeca García: las denuncias, su estado mental y la captura en España

Acusada de acosar y amenazar a mujeres en Venezuela, Rebeca García y su hermano fueron capturados este martes en Madrid por los delitos de pornografía infantil y acoso. Estos son los detalles del caso.

Alejandra Ortíz
16 de mayo de 2024 - 03:15 p. m.
Acusada de acosar y amenazar a mujeres en Venezuela, Rebeca García y su hermano fueron capturados este martes en Madrid por los delitos de pornografía infantil y acoso.
Acusada de acosar y amenazar a mujeres en Venezuela, Rebeca García y su hermano fueron capturados este martes en Madrid por los delitos de pornografía infantil y acoso.
Foto: Redes sociales

Durante las últimas semanas, el nombre de Rebeca García se ha viralizado en las redes sociales por cuenta de varias mujeres venezolanas que han relatado el acoso que han sufrido durante siete años, tanto por parte de ella como de su hermano, Francisco García. Desde mensajes amenazantes y contenido sexual hasta la difusión de fotos y videos en las proximidades de sus hogares, así como la venta de un libro en Amazon con fantasías sexuales y delictivas, son algunas de las pruebas que estas mujeres han compartido en la red social X.

Este caso ha trascendido fronteras, llegando hasta España, donde los presuntos agresores fueron detenidos en dos ocasiones. La última detención tuvo lugar el pasado 14 de mayo en Madrid, luego de que Venezuela emitiera una Orden Internacional de Detención, para ser investigados por delitos relacionados con material de explotación sexual infantil y acoso.

Lea aquí también: Detienen en España a los hermanos venezolanos buscados por delitos sexuales

Tras siete años de presunto acoso, las víctimas han expuesto varios aspectos clave que conectan sus experiencias, revelando el modus operandi de Rebeca García. Esto incluye la inacción de las autoridades venezolanas, el comportamiento de la familia de los hermanos, así como el diagnóstico psiquiátrico de García, todo culminando en la emisión de una circular roja por parte de Interpol.

Las denuncias: hostigamiento en sus domicilios, mensajes, fotos íntimas y un libro en Amazon

A través de la red social X, se han expuesto las diversas formas en que Rebeca García presuntamente acosaba a mujeres. Las denuncias comenzaron el pasado 5 de mayo con el testimonio de la comunicadora social y maquilladora Anny de Trindade, quien relató que desde el año 2020 ha recibido diariamente mensajes intimidantes de García a través de diferentes medios, además de llamadas telefónicas y grafitis cerca de su domicilio.

“Desde el 2020 aproximadamente, esta mujer me ha llamado de diferentes números de teléfono, escrito por Instagram, insiste en mandarme regalos a mi trabajo e incluso me dejó un graffiti de Bello Monte.”, denunció Anny de Trindade a través de su perfil de X.

En entrevista con NTN24, la denunciante relató que todo inició cuando García la contrató para que le prestara sus servicios como maquilladora. De ahí en adelante, el acoso no se detuvo y empezó a recibir llamadas de Rebeca García desde distintos números de teléfono. Y pese a que la denunció ante las autoridades de Caracas, Venezuela, la policía no tomó cartas en el asunto.

Sólo un día después de haber hecho pública su experiencia, Anny de Trindade asegura haber recibido 76 mensajes intimidantes de la presunta acosadora.

Este testimonio animó a más mujeres a denunciar. El segundo relato fue de la usuaria de X Coco Aguirre, quien asegura haber estudiado con ella en la misma escuela. “Rebeca es cinco años mayor que yo, estudiamos en el mismo colegio y jamás en lo poco que pudimos coincidir hablé con ella”, detalló en su testimonio.

En el caso de esta denunciante, el presunto acoso llegó hasta las puertas de su casa en 2020. Iniciando con graffitis de su nombre y apellido en las calles aledañas a su domicilio y mensajeros con regalos. Sin embargo, con el pasar de los meses, el actuar de la mujer llegó al punto de entrar al edificio de la denunciante, forzar la entrada a su casa y amenazarla subiéndose al capó de su carro.

Fue en ese momento, cuando la mujer decidió denunciar a Rebeca García ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas de Venezuela, pero no obtuvo ninguna respuesta. “Ahí nos dijeron que ella no había cometido aún ningún crimen, por lo cual no nos podían ayudar de manera legal”, aseguró a través de su cuenta de X.

Lea aquí también: Ordenan investigar a “Rebeca García”, presunta acosadora de mujeres en Venezuela

No obstante, el acoso no cesó pese a que la víctima también se comunicó con los familiares de García, quienes le indicaron que no le prestara atención porque ella es una paciente psiquiátrica. En el año 2023, la acusada puso a la venta en Amazon el libro “Libro para Cocoaguirre” (el nombre de la segunda mujer que la denunció en redes sociales), en el que en 518 páginas narra situaciones ficticias de fantasías sexuales con las mujeres que acosa llegando, incluso, a hablar del secuestro del grupo de amigas de otra víctima.

Daniela Belloso, otra de las mujeres denunciantes, relató a través de su cuenta de X, que por el acoso que sufrió por parte de esta mujer desde el año 2017, se vio obligada a vivir en España. En su caso, ella también habría estudiado en la misma institución que García y sufrió el mismo modus operandi: graffitis cerca a su domicilio, invasión a la propiedad privada, mensajes diarios de hostigamiento y fotos con descripciones sexuales.

“Finalmente me vi obligada a irme del país, no podía seguir viviendo con miedo todos los días. Al llegar a España cambié de número, email, cerré mis redes sociales, y aunque tomé todos los pasos necesarios para que no tuvieran ningún tipo de acceso a mi vida, el acoso persistió”, escribió Daniela Belloso en X.

Entre todas las denunciantes, Daniela Belloso ya se había pronunciado en redes sociales desde el año 2020 exponiendo el acoso que estaba sufriendo. Situación que la llevó a recibir mensajes de la familia de García acusándola de que ella sería responsable del suicidio de Rebeca.

Así es como en un efecto de bola de nieve, a a través de las redes sociales, muchas más mujeres se han unido a la denuncia contra Rebeca García, identificando un modus operandi de acoso común y atrayendo la atención de diversos medios de comunicación y, por ende, de la Fiscalía General de Venezuela.

Una de estas mujeres, Nicole Álvarez, afirma a través de su cuenta en X que esta denuncia masiva ya había ocurrido en años anteriores, pero que no se había tomado ninguna acción por parte de las autoridades venezolanas.

Su familia justifica el presunto acoso de Rebeca García con diagnósticos psiquiátricos

En medio de las denuncias, las mujeres consignaron en sus testimonios que durante esos siete años de presunto acoso se acercaron a la familia de Rebeca y Francisco García para pedir ayuda. Sin embargo, su familia justificaba el actuar de García aludiendo que tenía una condición psiquiátrica.

“Su familia no ha sido de ningún tipo de ayuda. Una vez grafitearon paredes de mi edificio y lo taparon, pero era lo mínimo que podían hacer, sus respuestas incluían: ‘ignorarla, se le va a pasar’, ‘no le tengas miedo, ella no te va a hacer daño’, ‘háblale y así se le quita’”, apuntó Daniela Belloso.

Según estos testimonios, la familia internó a García repetidas veces debido a sus brotes psicóticos, pero aún así el acoso no cesó. Desde los teléfonos celulares de los enfermeros, ella continuaba enviando mensajes a sus víctimas.

Después de todo el revuelo mediático y la polémica en redes sociales, uno de los familiares decidió pronunciarse en Instagram el pasado 13 de mayo, asegurando que las denuncias son una “campaña” para culpar injustamente a su familia de un problema que sólo se soluciona internando a Rebeca García en una clínica psiquiátrica.

“¿Está es la justicia que buscaban? Destrozar a una familia de tiene 10 años lidiando con un problema el cual ustedes, las víctimas del acoso de Rebeca, solo experimentan desde la pantalla o a lo lejos, esporádicamente”, concluyó el familiar de García, a través de su cuenta de Instagram.

La captura de Rebeca y Francisco García en Madrid

El pasado lunes 13 de mayo, se difundió en redes sociales la detención de los hermanos Rebeca y Francisco García en España, tras ser identificados por un ciudadano español en uno de los supermercados en el distrito madrileño de Hortaleza. Y, después de seis horas de interrogatorio, se confirmó por parte de las autoridades españolas que no existía ninguna orden judicial en su contra, por lo que fueron liberados.

Sin embargo, este martes se confirmó nuevamente el arresto de estas dos personas en Alcobendas, localidad de la región de Madrid. En esta ocasión, ya con una Orden Internacional de Detención emitida por Venezuela.

Según la Fiscalía General de Venezuela, Francisco García es acusado de difundir en redes sociales “fotografías de niños, niñas y adolescentes, con connotación sexual explícita e implícita”, en complicidad con su hermana, quien se dedicaba a “perseguir, acosar y hostigar a varias víctimas, valiéndose de plataformas de mensajería instantánea, redes sociales y llamadas telefónicas”. En algunos casos, llegó a “acceder sin el consentimiento de las víctimas a sus domicilios y lugares de trabajo” y las amenazó de muerte, agregó.

Por estos cargos, Rebeca García se expone a 30 años de cárcel y su hermano a 15, precisó la policía española.

Temas recomendados:

 

Noticioso(6975)Hace 10 horas
Nuevamente, tocó que los españoles solucionaran los problemas penales de nuestra plaga suramericana, acostumbrada a delinquir en nuestros países, en medio de la impunidad que la desidia y pereza de nuestras barrigonas autoridades locales.
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar