Giovanni Bietti: “Mi propósito es que salgan escuchando a Haydn”

En “Escuchando a Haydn” el musicólogo contó cómo el crecimiento artístico del compositor fue diferente al de todos los demás autores.

Tico Angulo

“Fui forzado a ser original”, esa fue una frase que dijo Haydn en alguna oportunidad cuando ya estaba en una edad mayor, y Giovanni Bietti fue el encargado de recordarla durante su última conferencia. En “Escuchando a Haydn” nos contó cómo el crecimiento artístico del compositor fue diferente al de todos los demás, ya que fue empleado a una corta edad por una familia de la nobleza, lo que obligó a encerrarse dentro de un mundo muy limitado.

Haydn ofrecía su música para el entretenimiento de la corte. Esta necesidad de crear constantemente le dio una ventaja frente a otros compositores. Debía buscar su propio camino y la manera de sentirse bien y hacer sentir bien a quien tenía la oportunidad de escucharlo. Haydn logró crearse a sí mismo en el ámbito musical. Sin una estructura predeterminada, se dio el lujo de romper con lo cotidiano y hacer cosas nuevas que pudieran satisfacer al público.

De manera sencilla, con ejemplos y demostraciones, Bietti mostró cómo Haydn, dentro de su propio mundo y su propia música, se convirtió en uno de los autores más subvalorados del siglo XVIII y XIX porque, más que un compositor, Haydn fue uno de los encargados de crear el lenguaje musical, haciendo que los instrumentos hablaran por ellos mismos y lograran tener un humor característico dentro de sus obras, otorgándoles un poder expresivo similar al que tiene la música vocal.

En palabras de Bietti, “la música de Haydn logra hacer sonreír, logra hacer disfrutar la vida, aun cuando falleció hace más de 200 años, y eso lo hace más maravilloso; y es lo que necesitamos el día de hoy, una música que nos entretenga y nos haga pensar, que nos eleve el espíritu”.

 

últimas noticias

“Follies”, el musical de la nostalgia

El laberinto de una generación sin nombre