'No me gusta pintar con afán': Daniela Mejía

Desde este jueves y hasta el 14 de octubre estará abierta su exposición 'Naturalmente' en la Galería Arte Consultores.

¿Cuál de sus paisajes habitaría?

Cualquiera de los que tienen agua porque me produce mucha calma y  tranquilidad.

¿Dónde le gustaría ver un cuadro suyo?

En cualquier casa de alguien que lo aprecie.

¿Cómo es el país de sus pinturas?

Una Colombia verde y exuberante.

¿Cómo logra sus paisajes?

Yendo al lugar. A media hora de Bogotá hay paisajes bonitos. Vivir en Colombia me permite pintar lo que pinto.

¿Qué ha descubierto en sus viajes?

La belleza del país.

¿Por qué prefiere el formato horizontal?

Porque permite hacer el recorrido del ojo frente a un paisaje.

¿Qué sensaciones le produce la naturaleza?

Calma, libertad, alegría, sonrisa, aire puro.

¿Cuándo empezó su relación con los pinceles?

Desde que nací. En mi familia todos son artistas, para poder hablar con ellos me tocaba dedicarme al arte (risas).

¿Qué tan difícil es vivir de la pintura en Colombia?

Si uno quiere vivir de su trabajo, tiene que trabajar el doble, pero se puede lograr.

¿Cómo definiría hoy su obra?

Como algo muy personal. Pinto lo que quiero, no voy con la moda.

En sus obras encontramos poca presencia humana, ¿prefiere los paisajes sin hombres?

Lo que más me gusta es pintar personas, pero a veces no incluyo a la gente en mis obras.

¿Cómo es el paisaje de su alma?

Tranquilo, sin afán. Esta exposición retoma el arte lento. Ahora todo tiene que ser rápido, lo mío es pausado, sereno, no me gusta pintar con afán.

¿Qué paisaje de ficción le gustaría pintar?

Todos los de Tin tin.

Usted también ha ilustrado libros. ¿Qué obra de la literatura colombiana le gustaría ilustrar?

Cualquiera de Eduardo Caballero Calderón, porque es muy descriptivo.

¿Cómo recuerda su primera exposición?

Fue un concurso cuando tenía cinco años. El premio era que tomara unas clases de pintura y mi mamá no me dejó porque tal vez eso me hacía más daño que bien.

¿Qué cree hoy de eso?

Que tenía toda la razón.

¿En qué se parece usted a sus paisajes?

Tienen que reflejar algo mío. El alma está conectada con la mano.

¿Qué ha aprendido de la ‘Negra Nieves’?

Me enseñó a pintar.

¿A cuál pintor colombiano admira?

A todos los que he podido conocer en persona.

¿Qué obra le gustaría tener?

Una escultura de Donatello.

¿Cuál es el pecado del artista?

El sentir que cualquier otro artista es una amenaza.

¿A quién está dirigida su obra?

Nunca pienso en a quién dirigirla, creo que está dirigida a mí misma.

¿A qué le teme?

Cada vez tengo menos miedos.

Un lugar para perderse en Bogotá.

La plaza de mercado del 7 de Agosto me parece divina.

¿Cuál es el lugar del país que todos los colombianos deberían conocer?

El Pacífico.

Una frase para recordar.

Hablando del arte, en la naturaleza están todos los estilos futuros.