“Soy un aventurero”

Daniel Calderón, vocalista de Los Gigantes, quiere que el vallenato se convierta en un género reconocido en todo el mundo.

¿Cómo es Daniel Calderón y Los Gigantes?

Es una agrupación muy a la vanguardia de la música, somos muy entregados a nuestro trabajo, muy pasionales con el mismo. Y siempre entregando lo mejor a nuestros seguidores.

¿Qué tan aventurero es?

Soy muy aventurero, me apasiona experimentar.

¿Qué le gusta de Medellín?

Las mujeres, sin duda alguna.

¿Cuál fue la primera canción que aprendió a tocar en guitarra?

No he podido ser feliz, de Los Gigantes. Me la enseño mi papá a tocar, recuerdo que tenía 12 años.

Con qué se queda, ¿con el fútbol o el baloncesto?

El fútbol.

¿De qué equipo es hincha?

Del Nacional y del Manchester.

¿Qué es lo más difícil de mantener de la dinastía de los Calderón?

Siempre la gente me ve marcado como el heredero de la dinastía, así que siempre van a esperar más.

¿Cuál es la canción de Daniel Calderón y Los Gigantes que más éxito ha tenido?

Aventura, Quien eres tú, Cómo te atreves. La verdad me tocaría preguntarle a la gente, porque creo que las tres nos dieron mucho reconocimiento en el orden nacional.

Defina: ‘Pipe’ Calderón.

Es mi primo, un gran artista, guitarrista, digno de admirar.

Iván Calderón.

Es la influencia más grande que tengo en la música, mi ejemplo a seguir y a quien le debo todo lo que soy.

Héberth Vargas.

Gran parte de lo que son Los Gigantes es gracias a su trabajo y talento.

Ibio Calderón.

Aparte de ser mi tío, es a quien le debo la entrada a la agrupación.

¿En dónde dejó la ingeniería de sistemas?

Allá mismo, en la universidad.

¿Qué heredó de su papá?

Heredé la vena musical.

¿Qué instrumento le gustaría aprender a tocar?

El piano. Pero antes que esto, perfeccionar la guitarra y ser un maestro en ella.

El mejor reconocimiento que ha recibido.

El año pasado, al Mejor álbum vallenato. Y este año mi papá fue premiado como el Mejor productor del año.

Un buen compañero de tarima.

Todo mi grupo... muy compenetrado.

El mejor acordeonero.

Alvin Anaya, El mafia.

El mejor cantante vallenato.

Afortunadamente en Colombia tenemos muy buenos intérpretes.


¿Qué lo inspira?

El hecho de saber que le voy a cantar a mi público y, por supuesto, las mujeres.

Su mayor logro.

Mi hija Daniela, de cuatro años.

Si no fuera músico, ¿a qué se dedicaría?

La verdad, no me imagino en otra cosa, y si de escoger se trata, sería el fútbol. Es una de mis grandes pasiones.

¿Qué colecciona?

Fotos, me encantan. Son el vivo retrato de mí día a día.

¿Cuál es la canción que canta en la ducha?

What Goes Around, de Justin Timberlake.

¿A quién le cree?

A mi papá, Iván Calderón.

¿Y a quién no?

A las personas que no miran a los ojos.

¿Se considera el ídolo de las jovencitas?

Ídolo no, pero sí creo que con mi música he logrado llegar al corazón de mujeres jóvenes y adultas.

Sus aficiones.

Los Simpson, Dragon Ball, Play Station, la internet y el fútbol, por supuesto.

¿La fama no lo ha enloquecido?

No, y creo que no suceda, siempre he tenido muy buenos consejeros, como mi papá.

Un sueño.

Que el vallenato se convierta en un género reconocido mundialmente.

¿Duerme con pijama?

Sin pijama.

¿A quién le gustaría conocer?

A Cristina Aguilera.

Sus platos preferidos.

Fríjoles y sancocho.

Lo primero que le ve a una mujer.

Su rostro.

¿Qué tipo de música no le gusta?

La oriental.

Algo que no perdonaría.

La mentira y la infidelidad.

Temas relacionados