Otra vez el transfuguismo

La campaña de Juan Manuel Santos coquetea con casi todos los sectores.

Al parecer el afán del Partido de la U, o más bien de la campaña presidencial de Juan Manuel Santos, no es sólo captar figuras del Partido Conservador sino también del liberalismo y hasta de Cambio Radical. El propio Juan Fernando Cristo, senador y jefe de debate del aspirante Rafael Pardo, denunció que Rodrigo Rivera, gerente político de la campaña presidencial del candidato de la U, llamó uno por uno a los congresistas liberales para ofrecerles puestos burocráticos a cambio de respaldar la campaña del líder de las encuestas.

“A Rivera le han encomendado la tarea no de hacer política sino de llamar con lista en mano a los dirigentes liberales para ofrecerles puestos en el gobierno a cambio de apoyar la campaña de la U. Basta tomar los nombres del liberalismo en el Senado, a excepción de Galán, Cristo y otras dos personas, con todos los demás congresistas se han comunicado para promover el transfuguismo”, dijo el senador liberal.

La versión de Cristo de clientelismo y acoso telefónico y personal fue respaldada por el senador liberal Camilo Sánchez, quien contó que le hicieron una llamada que él no contestó. No obstante, le dejaron un mensaje en su buzón que decía que era de parte de Rodrigo Rivera de la campaña de Juan Manuel Santos, para que se comunicara con él. “Para mí, a Rivera lo están utilizando de bobo útil para conseguir a los amigos del Partido Liberal. Me parece triste que lo utilicen para que se convierta en el que sonsaca liberales”, sostuvo.

Sin embargo, en el Partido de la U la única voz que se conoció fue la de la fórmula a la vicepresidencia de Santos, Angelino Garzón, quien se limitó a decir que no hará agresiones a otros candidatos y a explicar lo que según él quiere su jefe político: “Santos ha dicho que invita a sectores independientes, conservadores, liberales y a los diferentes sectores de la sociedad como trabajadores, campesinos, indígenas, afrodescendientes, comunidad gay, comunidades de mujeres, es decir, a la diversidad política y social del país a respaldar su candidatura como una candidatura incluyente, porque quiere un gobierno plural”.

Pero según Cristo, la U no sólo quiere desarticular al liberalismo sino también a Cambio Radical. En consecuencia, el director programático de la campaña de Germán Vargas Lleras, Ignacio Guzmán, dijo que aunque no ha conocido esta situación en sus filas no resulta extraña dicha denuncia, pues calificó a la U como “el rey del transfuguismo”, recordando que se han llevado dirigentes de diversas colectividades.

“Es normal que ellos busquen dirigentes, ellos son especialistas en eso, especialmente Juan Manuel Santos; dejémoslo que continúe. Se han llenado de mucho cacique y poco indio, como en la vieja política. El resultado lo vamos a ver en las elecciones”, aseguró Guzmán. Entre los congresistas de Cambio Radical, tanto Germán Varón como Alfonso Valdivieso sostuvieron que hasta ahora los integrantes de este movimiento se siguen consolidando alrededor de la campaña de Vargas Lleras.

Claro que el transfuguismo ad portas de las elecciones presidenciales casi que es una tradición en Colombia, con la diferencia de que ahora tiene consecuencias legales por la Ley de Bancadas. Basta recordar los comicios presidenciales de 1998 cuando se enfrentaron Horacio Serpa Uribe y Andrés Pastrana. En ese entonces se conformó un grupo denominado “Liberales con Andrés”, entre otros, integrado por Jorge Mario Eatsman, Luis Guillermo Giraldo, Alfonso Valdivieso, Humberto de la Calle, entre otros. 

En 2002, cuando la carrera por la Presidencia era entre Álvaro Uribe y Horacio Serpa, hacia el mes de febrero Germán Vargas —que se había comprometido a respaldar al liberalismo— rompió su promesa y adhirió al aspirante antioqueño, lo que fue calificado en el momento como el comienzo de una gran desbandada. Lo propio hicieron Juan Manuel Santos y  Carlina Rodríguez. Eso sin contar con que Uribe tuvo desde el comienzo el apoyo de dos congresistas de sus afectos que estaban matriculados en el Partido Liberal y que lo han acompañado en todo su proyecto político:  Mario Uribe y  William Vélez.  Desde  el conservatismo lo apoyaron Enrique Gómez Hurtado, Roberto Camacho, Luis Alfredo Ramos, entre otros, dejando en el aire el proceso interno para elegir candidato a la Presidencia con figuras como Augusto Ramírez y Juan Camilo Restrepo.